Uruguay le pasa a Argentina el mando del Mercosur: qué pasará con Europa

En una ceremonia virtual, este miércoles Lacalle Pou le hará el traspaso de mando del bloque a Alberto Fernández. Funcionarios de la Unión Europea confirmaron que no están dispuestos a firmar el acuerdo de libre comercio sin una nueva cláusula ambiental.

En una ceremonia virtual que se realizará el miércoles, el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou entregará a su par argentino Alberto Fernández el mando del Mercosur, tras seis meses de presidencia que continuaron con el estancamiento del bloque pese a los anuncios y el interés de Uruguay por revitalizarlo.

La semana pasada, el canciller Francisco Bustillo terminó una extensa gira que lo llevó a Bruselas, Berlín y París, en la que realizó los últimos intentos por avanzar en la firma del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, pero sufrió en primera persona las resistencias de los países europeos. 

En Francia, Bustillo se entrevistó con Franck Riester, el ministro delegado de Comercio Exterior del gobierno de Emmanuel Macron, quien la manifestó que su país no estaba dispuesto a firmarlo debido a la política forestal de Jair Bolsonaro en la Amazonía. 

“El ministro delegado recordó que nuestro país no podía dar su apoyo al acuerdo tal y como está, en particular a la luz del riesgo de que dicho acuerdo conlleve un incremento de la deforestación importada en la Unión Europea. Ambos ministros acordaron seguir este diálogo, haciendo partícipe a la Comisión Europea, para que estas preocupaciones se tomen en cuenta , señaló la cancillería francesa en un documento que fue replicado por la embajada de ese país en Uruguay.

La intención de los europeos es incluir una nueva cláusula con mayores compromisos medioambientales, algo rechazado por Uruguay. La cancillería entiende que “abrir el acuerdo es un retroceso porque habilita la posibilidad de que otros países -particularmente Argentina- puedan aprovechar la ocasión para rechazar lo acordado. 

Alberto Fernández ya manifestó sus reparos al TLC, pero también dijo que piensa cumplir con lo ya acordado, por lo que la diplomacia uruguaya prefiere mantener la tapa del acuerdo cerrada, porque además entienden que la revisión retrasará varios años la firma. 

Por su parte, en Alemania Bustillo se reunió con Heiko Maas, el ministro de Relaciones Exteriores, y ambos reconocieron la necesidad de “encontrar soluciones que atiendan preocupaciones aún vigentes en materia de desarrollo sostenible y que faciliten concretar la firma del acuerdo durante el primer semestre de 2021.

También mantuvo un encuentro con Peter Altmaier, el ministro Federal de Economía y Energía, con quien coincidió en la importancia económica-comercial y política del acuerdo. “Al respecto, el ministro Altmaier aclaró que el compromiso de Alemania con el acuerdo birregional permanece incambiado con el objetivo de firmarlo en 2021 , según sostuvo el comunicado uruguayo.

Antes de las reuniones con franceses y alemanes, Bustillo estuvo en Bruselas, el corazón de la Unión Europea, donde están las mayores voces a favor de la firma. 

El comisario de comercio de la UE, Valdis Dombrovskis, expresó su “compromiso con el acuerdo y señaló que daría “instrucciones a los negociadores de la eurozona para que cerraran los temas pendientes “a la brevedad . “Ambos coincidieron en la importancia de aunar esfuerzos y coordinar los próximos pasos para que ambas partes puedan apoyarse y complementarse durante esta etapa final , agregó.

Más allá de la expectativa de Lacalle Pou, la presidencia de Uruguay comenzó con turbulencias, dado que Ernesto Talvi renunció a la cancilería en el medio de la cumbre presidencial en que el presidente asumía la responsabilidad ante sus socios. 

“El bloque está acostumbrado a discursos que en el papel no se traducen en acciones , dijo Lacalle Pou a finales de julio, cuando tenía expectativa por ser el mandatario que estuviera al frente del Mercosur en el momento en que se rubricara un acuerdo que ya lleva más de veinte años de negociaciones.

Tras asumir Uruguay la presidencia pro témpore, los europeos comenzaron a manifestar sus reparos, y fue la canciller alemana Angela Merkel la que le transmitió al presidente uruguayo la imposibilidad de terminar el 2020 con el acuerdo firmado

Lacalle Pou transmitió por vías diplomáticas que tenía interés de viajar a Bruselas para mostrar la importancia que Uruguay le daba al acuerdo, aunque la pandemia hizo que la misión se pospusiera, y fuera Bustillo quien terminara en la ciudad belga. 

Además de la salida de Talvi, el semestre terminó con un cambio en la dirección general de Mercosur de la Cancillería, ya que Bustillo cesó a Valeria Csukasi, la jefa negociadora de Uruguay.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios