Uruguay gestiona con la UE para ratificar el acuerdo con el Mercosur

Tras una conversación con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente uruguayo afirmó que hay que resolver temas medioambientales y de procedimiento para avanzar con el acuerdo entre los bloques.

Tras su llamada con la canciller alemana Angela Merkel –que preside este semestre la Unión Europea (UE), el mandatario de Uruguay –que actualmente tiene la presidencia pro témpore del Mercosur–, Luis Lacalle Pou, dijo que "el acuerdo (Mercosur-UE) avanza aunque no con la velocidad esperada" y que quedan por resolver "temas ambientales" y "de procedimiento (además de la pandemia)", y agregó en un tuit: "Convenimos en hacer un seguimiento con nuestros equipos y evaluar resultados".

Fuentes oficiales dijeron a El Observador que el gobierno uruguayo cree que será "muy difícil" que el acuerdo Mercosur-UE se pueda firmar este año, debido a la "cada vez más complicada" interna entre los países europeos –particularmente los austríacos y holandeses que rechazan el texto, mientras los belgas y los franceses cuestionan a Jair Bolsonaro por la deforestación de la Amazonia, algo que el presidente brasileño niega– y el nivel de incertidumbre.

Hace minutos conversé con la Canciller Alemana, Angela Merkel.
El acuerdo avanza aunque no con la velocidad esperada. Temas ambientales y de procedimiento (además de la pandemia) quedan por resolver. Convenimos en hacer un seguimiento con nuestros equipos y evaluar resultados. pic.twitter.com/fvhOBbIno7

— Luis Lacalle Pou (@LuisLacallePou) August 31, 2020

En este sentido, al finalizar la conversación que duró aproximadamente media hora, el canciller uruguayo, Francisco Bustillo, dijo que fue una charla "linda" y destacó especialmente "la franqueza con la que se habló". Según Bustillo, "el mensaje de Merkel es de un gran optimismo en cuanto a que se va a lograr la firma del acuerdo", aunque aclaró que es poco probable que se pueda formar este semestre.

Entre las señales pesimistas, hace 10 días, Merkel expresó "serias dudas" sobre el futuro del acuerdo ante las amenazas ecológicas en la Amazonia brasileña. “Lo que ocurra allí es algo que afecta a todo el mundo. Por eso, vemos el futuro del acuerdo con escepticismo , había dicho Stephan Seibert, vocero del gobierno alemán, tras una reunión de Merkel con activistas ambientasles, entre ellas, Greta Thunberg. Recientemente, además, dimitió un funcionario influyente en la negociación, el comisario de Comercio de la UE, Phil Hogan, tras infringir las restricciones sanitarias impuestas en Irlanda, su país, contra el coronavirus.

El jueves pasado, el vicepresidente de Brasil, el general Hamilton Mourao, advirtió que el "gran esfuerzo" por lograr un acuerdo "puede empezar a hacer agua" por la falta de consenso en ser ratificado por los parlamentos. Se refirió a los cuestionamientos que la administración de Bolsonaro recibe de la UE y a "Argentina, que sufre una crisis continuada con su deuda pública, con el aumento de los casos de la Covid-19 y los atrasos en las licencias para la venta de automóviles". Mourao evaluó necesaria la creación de un grupo de negociación que reactive el acuerdo.

No obstante, durante la presentación del presupuesto 2020-2025, Lacalle Pou advirtió que tendrá una política "muy agresiva" respecto al comercio exterior y el acuerdo es una de las principales claves de esa agenda. Aunque sus planes se desbarataron por la pandemia, el presidente uruguayo planea viajar a Bruselas (la sede del bloque europeo), a China (país que tiene pensado visitar en noviembre, según Búsqueda), Estados Unidos, y sus principales socios del Mercosur: la Argentina, Brasil y Paraguay.

 

 

 

 

 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios