Guiño a Bolsonaro: el Congreso de Brasil sancionó la reforma jubilatoria

El Senado de Brasil sancionó anoche, en una segunda votación, la reforma previsional impulsada por el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, con la que el Estado prevé ahorrar unos u$s 217.500 millones en 10 años. El proyecto fue aprobado con 60 votos a favor y 19 en contra.

La iniciativa impone por primera vez en el país una edad mínima para jubilarse, de 62 años para las mujeres y 65 para los hombres. También establece un tiempo mínimo de aportes al sistema previsional para poder jubilarse, de 15 años para las mujeres y 20 para los hombres. Entre sus puntos centrales, además, la propuesta de enmienda de la reforma establece que en el sector público, el tiempo mínimo de contribución será de 25 años.

La iniciativa propuesta por la gestión Bolsonaro fue aprobada por 60 votos a favor y 19 en contra

La propuesta de la administración Bolsonaro fue presentada como enmienda constitucional, lo que requirió un engorroso trámite parlamentario, con dos votaciones en la Cámara de Diputados y otras dos en el Senado, en todos los casos con mayorías calificadas.

La reforma previsional es una de las mayores apuestas del presidente brasileño para recomponer una economía del vecino país, cuyo producto bruto perdió siete puntos porcentuales entre 2015 y 2016, recuperó apenas 1% en 2017 y 2018, y este año crecerá 0,8%, según las últimas proyecciones.

La reforma establece en 62 años la edad jubilatoria para las mujeres y en 65 años para los hombres

La administración Bolsonaro sostuvo desde el comienzo de su gestión, el 1 de enero, que la reforma previsional es clave para restablecer la confianza de los inversores en el futuro financiero del país. De todos modos se prevé que la mayor economía latinoamericana registre déficits presupuestarios hasta al menos el año 2023, según estimaciones del propio gobierno.

Los avances en las reformas económicas, incluida la revisión de las pensiones, también facilitaron un ciclo de relajación monetaria al eliminar la incertidumbre que podría aumentar las primas de riesgo del país, apuntó Reuters. A fin de julio, el Banco Central de Brasil bajó la tasa de interés de referencia a un mínimo histórico de 5,5% y señaló que hay más recortes en camino debido a una mejora en las perspectivas de inflación.

Tags relacionados