Estados Unidos: ¿qué pasará con el Congreso si ganan los demócratas en Georgia?

Incluso frente a una derrota, los republicanos todavía pueden demorar la agenda de Joe Biden en temas clave como el medio ambiente, la inmigración y el control de armas, entre otros 

Los demócratas se quedaron con el congreso de los Estados Unidos, luego de que el candidato Jon Ossoff le ganara a David Perdue 50,3% a 49,7%. Pese al estrecho margen, todo indica que Perdue no estará habilitado para pedir un recuento. Más temprano, Raphael Warnock había superado a Kelly Loeffler.

Ahora, ambos bloques quedaran empatados 50-50 y será Kamala Harris, en su rol de presidenta del senado, la encargada de desempatar las votaciones. Además, Chuck Schumer desplazará a Mitch McConnell como líder de la mayoría, lo que le permitiá tener a los demócratas el control sobre la agenda del senado.

Sin embargo, los republicanos, aunque con menos poder, todavía tienen recursos para complicar las iniciativas de Biden. Algunas cuestiones claves como la confirmación del gabinete, el nombramiento de jueces y las leyes vinculadas al presupuesto y gasto, pueden ser aprobadas por mayoría simple, por lo que no representan un desafío. En este sentido, Biden tampoco tendrá mayores problemas para conseguir nuevos paquetes de estímulo fiscal en el contexto de la crisis económica por la pandemia

Salvo esas excepciones, no obstante, casi todas las leyes requieren una mayoría de 60 senadores para terminar el debate y pasar a la votación, un requisito que podría significar una traba importante a las ambiciones de Biden especialmente en temas de medio ambiente, migración, control de armas y derechos laborales, entre otros.


Mientras tanto, Donald Trump está dando sus últimos manotazos en su intento de aferrarse al poder: no sólo presionó al secretario de Estado de Georgia para que le “encontrara 11.780 votos (un voto extra sobre la diferencia que obtuvo Biden); también trató de forzar al vicepresidente Mike Pence –que debía presidir la sesión del congreso donde se certificaron los votos del Colegio Electoral–  para que impidiera el conteo de algunos de los votos, en el contexto de sus denuncias de fraude.

En un desafío abierto contra Trump, minutos antes de que empezara la sesión, el vicepresidente aclaró públicamente: “mi juramento de apoyar y defender la Constitución me impide reclamar la autoridad unilateral de determinar qué votos electorales deben ser contados y cuáles no .

Hasta ahora, Pence (que volvió a ser candidato a vice de Trump en las últimas elecciones) había logrado mantener un cierto equilibrio, mostrándose siempre leal al mandatario –especialmente frente a los ataques por el manejo de la pandemia–; aunque con cierta distancia en algunas cuestiones controversiales.

Pero mientras el congreso se preparaba para sesionar, Trump apareció en un acto en las cercanías de la Casa Blanca y le dijo a sus seguidores que no se rendiría y no concedería la derrota. El acto –que buscó sumar presión sobre Pence y los senadores republicanos– derivó en algunos enfrentamientos entre la policía y los militantes.

 

Adentro del congreso, un grupo de 13 senadores republicanos liderados por Ted Cruz, objetó el conteo y pidió que se investiguen las acusaciones de fraude impulsadas por el propio Trump.  Si bien la mayoría de los legisladores republicanos se opuso al planteo –entre ellos el líder de la mayoría McConnell–, es un indicio de la interna que Trump abrió en el partido y que probablemente seguirá creciendo una vez que deje la Casa Blanca, el próximo 20 de enero.

Tags relacionados

Más de Internacionales

Compartí tus comentarios