Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El senado de Brasil aprobó la ley que congela el gasto público por 20 años

El presidente Michel Temer logró que el congreso vote su proyecto para poner un techo a las erogaciones estatales. Ahora espera avanzar en la reforma del sistema jubilatorio

Michel Temer logró que se aprobara un proyecto clave para su programa económico

Michel Temer logró que se aprobara un proyecto clave para su programa económico

El Senado brasileño aprobó en forma definitiva la enmienda constitucional que congela el gasto público durante 20 años a partir de 2017. Así el presidente Michel Temer logró su más resonante victoria política y puede avanzar con las medidas de austeridad que tiene previstas en su programa de gobierno.

El proyecto que llegó con media sanción de la Cámara de Diputados, fue aprobado por 53 votos a favor y 16 en contra, logrando así la mayoría calificada necesaria.
Este "techo del gasto" implica que el presupuesto sólo podrá aumentar para compensar la inflación del año anterior.

Temer y su ministro de Finanzas, Henrique Meirelles, esperan ponerle coto al gigantesco déficit fiscal, previsto en 163.000 millones de reales (u$s 48.000 millones) de 2016, y empezar a recuperar la confianza de los mercados para sacar al país de su peor recesión en más de un siglo.

Aunque, según una encuesta de Datafolha, un 60% de los brasileños se opone a la enmienda, el gobierno decidió avanzar. Para ello necesitó de la colaboración del presidente del Senado, Renan Calheiros, un aliado político que consiguió ser confirmado en el cargo pocos días antes por la Corte Suprema, luego de haber sido apartado por un fallo de un miembro de ese mismo tribunal por un hecho de corrupción.

Organizaciones estudiantiles y la Central Única de Trabajadores (CUT) convocaron a protestas por la tarde en Brasilia y se reportaron incidentes en varias ciudades.
Ahora el gobierno de Temer tiene vía libre para avanzar en los siguientes aspectos de su plan de ajuste. En primer lugar la reforma del sistema de jubilaciones.

El presidente brasileño afirmó que era necesario tener "coraje" para impulsar la medida. "Esta votación completó el ciclo de la primera reforma que hemos presentado para sacar al país de la recesión en que se encuentra desde hace dos años", declaró Temer y la calificó de "victoria extraordinaria".

Según el Gobierno, ese límite del gasto detendrá el proceso de aumento de la deuda pública en relación al Producto Bruto Interno (PBI), lo que considera "indispensable" para recuperar el equilibrio fiscal, que ha alcanzado niveles históricos en los últimos años.

Según datos oficiales, entre 1997 y 2015, el gasto público en Brasil creció a una media del 6 % por encima de la inflación del año anterior, lo que el Ministerio de Hacienda calificó de "insostenible".
La expectativa de que la partida de Rousseff volviera a generar inversiones se vio desmentida por un agravamiento de la recesión, que este año será de 3,5%, después de haber llegado a 3,8% en 2015.

La decisión parlamentaria se tomó en medio de nuevas revelaciones de la Operación Lava Lato. En los últimos días, varios ministros, legisladores y hasta el propio Temer, fueron mencionados por ejecutivos de la constructora Odebrecht como beneficiarios de sobornos. Aunque el presidente negó haber pedido diez millones de reales para financiar la campaña electoral, su imagen no para de caer en las encuestas.