Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Carne brasileña en mal estado ya afecta negociaciones con la UE

Pese a gestión del presidente Temer, varios países suspendieron las importaciones bovinas brasileñas. En Europa acusan a sudamericanos de falta de controles

Carne brasileña en mal estado ya afecta negociaciones con la UE

La Comisión Europea (CE) le prohibirá el acceso al bloque comunitario a aquellas compañías brasileñas que le exportaban productos cárnicos y ahora están implicadas en el escándalo Carne Débil –que reveló adulteraciones de carnes de Brasil en mal estado para garantizar su comercialización, en los mercados interno y externo–.

De los 21 frigoríficos implicados en la trama revelada por la Policía Federal (PF) brasileña, cuatro tenían permiso para exportar a la Unión Europea (UE), y sólo ésos cuatro son los que no podrán ingresar ahora sus productos a la UE.

La investigación de la PF reveló una mafia integrada por agentes públicos y directivos de empresas que adulteraban carnes ya caducadas mediante químicos y falsificación de fechas en etiquetas, entre otras irregularidades. Hasta ahora fueron suspendidos 33 fiscales del Ministerio de Agricultura, mientras una veintena de directivos de empresas y fiscales del área de vigilancia sanitaria están detenidos en forma preventiva.

El comisario de la PF Mauricio Moscardi señaló que existía una red de corrupción dentro del gobierno para legalizar la carne "maquillada" que involucraría a funcionarios del PMDB del presidente Michel Temer y otros del Partido Progresista.

La operación de la policía identificó a las empresas BRF y JBS –que negaron haber cometido irregularidades– y a rivales menores como implicados en el caso.

El escándalo se destapó en simultáneo a los esfuerzos por acelerar el acuerdo de libre comercio entre el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y la UE. En el 2016, el bloque europeo –segundo mayor consumidor de carne mundial tras EE.UU.– importó 65 millones de kilos de carne bovina brasileña, por valor de 449 millones de euros.

A raíz del escándalo, los productores europeos pidieron "salvaguardar los estándares de seguridad", solicitaron que los países del Mercosur aseguren "la trazabilidad de la ganadería" y acusaron que "estos países no tienen los mismos estándares que nosotros". El portavoz comunitario de Comercio, Daniel Rosario, aseguró que el futuro acuerdo comercial "no va a debilitar sino reforzar" las "exigentes normas de calidad y seguridad alimentaria" de la UE.

Por su parte, China –que es el principal socio comercial de Brasil y su segundo cliente de carne vacuna y aviar– decidió suspender la importación de productos de carne bovina brasileña como "medida de precaución". Corea del Sur anunció que endurecerá las inspecciones de carne de pollo importada desde Brasil y que prohibirá temporalmente las ventas de productos avícolas de BRF.

Chile -sexto importador de carne roja brasileña- también decretó un bloqueo temporal, a lo cual el ministro de Agricultura Blairo Maggi dijo que Brasil podría tener una "reacción fuerte" si Chile le cierra completamente el mercado a sus carnes, y aseguró contar con "la autorización" de Temer para tomar medidas.