Brasil: Bolsonaro y Guedes presionan a la Corte para 'volver a la normalidad' ante la crisis económica

Según el ministro de Economía, los empresarios brasileños ya están alertando sobre un posible desabastecimiento en 30 días

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el ministro de Economía, Paulo Guedes, advirtieron a los jueces del Supremo Tribunal Federal (STF) que, de seguir las medidas de distanciamiento social, la mayor economía de América latina estará al borde del colapso económico. En el país, sin embargo, el coronavirus está lejos de ser contenido: los contagios ya alcanzan  132.267–aunque se especula que la cifra real podría ser mayor– y se reportaron 9054 muertes.

“Las consecuencias, el efecto secundario de combatir el virus no pueden ser más dañinos que la enfermedad en sí", argumentó Bolsonaro, una frase que suele repetir para justificar el fin de la cuarentena. A su salida, el mandatario declaró que algunos estados fueron demasiado lejos en sus medidas de distanciamiento social, y que se deben tomar medidas lo antes posible para sacar a la economía de "cuidados intensivos".

Brasil: de aliado total al temido rival: por qué Bolsonaro apunta contra Moro

Frente al avance del Covid-19 en sus estados, varios gobernadores  han establecido medidas más o menos restrictivas y la mayoría han cerrado negocios y servicios no esenciales. Algunos antiguos aliados de Bolsonaro, de hecho, se han alejado de él por la prioridad que le da a la economía. Las autoridades de los estados norteños de Maranhao, Pará y Ceará declararon cuarentenas en ciertas áreas esta semana, pero las medidas parecen haberse aplicado sólo ligeramente.

El presidente llegó al máximo tribunal acompañado de Guedes y un grupo de 15 empresarios del sector textil, energía, calzado y automotriz, entre otros, como un gesto para sumar presión sobre los jueces de la Corte Suprema. En el STF interpretaron la visita como una interferencia indebida del Ejecutivo en el Poder Judicial.

Brasil: la producción industrial se desplomó 9,1% y opera en niveles de 2003

Guedes, por su parte, advirtió que los empresarios le están diciendo que existe el peligro de que la producción se paralice y que dentro de 30 días falte comida en las góndolas. "Todo está organizado, pero los empresarios dicen lo siguiente: 'Existe el peligro de que las cosas empiecen a desorganizarse', alertó y agregó que los subsidios de emergencia que el gobierno está proporcionando a los sectores más pobres se agotarán pronto.

Las instituciones financieras encuestadas por el banco central de Brasil prevén que la economía se contraerá un 3,8% este año, y las organizaciones no gubernamentales señalan que cada vez más familias se saltan comidas porque los ingresos se agotan.

El ministro de Economía también repitió un llamado a los trabajadores públicos para que renuncien a los aumentos salariales durante dos años, y dijo que ha pedido a Bolsonaro que vete las secciones de un proyecto de ley que ofrece ayuda a autoridades locales que permiten aumentos.

Tags relacionados