Innovación

El Gobierno gastó $ 885 millones en una supercomputadora: cómo es y para qué sirve

Se trata de una supercomputadora que se usará en todo el país. Para qué sirve y cómo funciona.

Argentina confirmó la compra e instalación de una nueva super computadora. La  supercomputadora estará funcional a partir del mes de mayo y  será 40 veces más potente que la que se usa actualmente en el país, la Huayra Muyu.

El dispositivo fue comprado a la empresa Lenovo y será instalado en el Data Center del Servicio Meteorológico Nacional, pero el organismo solamente usará un 10% de sus recursos: el resto podrá ser usado por el sistema científico nacional. La inversión se justifica dado que el Sistema Nacional de Computación de Alto Desempeño (SNCAD) que reúne a las instuticiones usuarias de estos dispositivos de alto rendimiento, encontraron que en el país había apenas un 10% de la capacidad de cálculo necesaria para muchas de las investigaciones que se llevan adelante en el país.

La inversión representó unos $ 885 millones, aunque se trata de una máquina con una potencia de cómputo que la ubica en el puesto 82 del ranking mundial de computadoras más poderosas. Dentro de América latina, solo compite con otra de similar capacidad que se encuentra en Brasil. El grueso de la inversión estará a cargo del Ministerio de Ciencia mientras que el Ministerio de Defensa aportará $ 250 millones.

Este equipo tiene una capacidad de 15,3 PetaFLOPs (Floating Point Operations Per Second u Operaciones de Coma Flotante por Segundo). La computadora será utilizada, primordialmente, para realizar cálculos. Es por eso que la capacidad realizar operaciones de coma flotante es importante: la coma flotante es un tipo de notación matemática que permite trabajar eficientemente con números muy grandes o muy pequeños. Para el SMN es importante ya que se usa para simular fenómenos naturales altamente precisas (huracanes, terremotos, maremotos, impacto de asteroides).

De hecho, Lenovo explica que un superordenador como el que ha comprado Argentina se puede aplicar en astrofísica, astronomía, estudio de dinámica de fluidos, Big Data y el diseño de fármacos, entre otros usos.

Casi el 90% de la capacidad será para universidades, institutos y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet).

Temas relacionados
Más noticias de supercomputadora

Las más leídas de Innovación

Destacadas de Infotechnology

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.