"Si me obligan a cerrar, quiero que cierre todo, no pago un impuesto más": el pedido de un empresario que se hizo viral

Pablo Speroni, dueño de gimnasios, hizo un pedido que se volvió viral: exige que si no puede abrir sus comercios, no debería pagar ningún impuesto.

Los gimnasios son uno de los sectores más golpeados por las restricciones del Gobierno y uno de los que primero sufrieron las consecuencias de la segunda ola del COVID-19: obligados a cerrar, los que sobrevivieron a la primera ola ahora se encuentran al límite y protestan por su apertura con protocolos.

En este marco, Pablo Speroni, dueño de tres gimnasios ubicados tanto en la Ciudad como en la Provincia de Buenos Aires, expresó su reclamo mediante dos carteles muy llamativos en los que exigía que, si el Gobierno iba a cerrar "todo lo que le da de comer", que se terminara también "todo lo que le cobran".

La protesta de Speroni, también vocero de la Unión de Gimnasios Argentinos, fue viralizada rápidamente en redes sociales: "Cerrá todo, pero todo. Cerrá el local que le da de comer a mi familia y a las de mis empleados, pero también cerrame AFIP, ARBA, etc.", comenzaba el texto.

Y proseguía: "Cerrame lo que me da de comer y cerrame todo lo que me cobrás: no te pago más la luz, el teléfono, el alquiler, ni autónomos, ni cargas sociales, ni IVA, ni Ganancias, ni Bienes Personales, ni patente, ni impuesto municipal, ni seguro, ni ningún otro impuesto que se te cante cobrarme ¡No te pago nada, y ahí estamos a mano!".

En conversaciones con Eduardo Feinmann para Radio Rivadavia, el vocero de la UGA ilustró su molestia con la situación del 2020: "Ya estuvimos ocho meses encerrados el año pasado ¿Sabés lo que nos dio el gobierno de la Ciudad? Dos meses de ABL ¿Sabés lo que nos dio Nación? Nada. Cero. El ATP lo recibimos, pero había que poner la diferencia del salario".

Speroni no es el único frustrado por la imposibilidad de trabajar: el cartel fue expuesto en una marcha ante la Jefatura de Gabinete la cual, según el comerciante, fue "pacífica, con distancia y con protocolo". Allí, muchos individuos en situaciones similares, tanto trabajadores de gimnasios como de otros rubros afectados, se hicieron eco de la protesta.

Finalmente, el segundo cartel presentado por Speroni en la marcha iba dirigido directamente a la clase política y en este aseguraba que los gimnasios son "centros de salud", un punto que el comerciante también sostuvo ante otra entrevista para el programa Intratables: "Nosotros estamos para sumar porque consideramos que somos agentes de salud, porque realizamos actividad física, que libera endorfinas, lo que refuerza el sistema inmunológico y te hace más fuerte para combatir esta enfermedad".

El sector insiste en "buscar otra alternativa" al cierre definitivo, el planteo principal pide que el Gobierno les permita la apertura cuidando los protocolos y la cantidad de gente permitida, y utilizando todas las medidas sanitarias necesarias para evitar contagios.

"Nosotros entendemos que estamos en plena segunda ola y estamos para sumar, no somos los loquitos que quieren ir a entrenar. Entendemos lo que está pasando. No tendríamos ningún problema (en dejar de funcionar un tiempo), pero como bien decía el cartel, sacame todo", agregó el comerciante, quién concluyó asegurando que "pagar los sueldos del 1 al 10 es imposible" sin ayuda.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios