CABA

Robaron más de 1600 kilos de bronce de monumentos icónicos en barrios porteños

En las últimas semanas dos monumentos, ubicados en las plazas Alemania y Francia, se sumaron a la ola de saqueos de bronce que se intensifica en la Ciudad de Buenos Aires. Los detalles.

El robo de bronce de monumentos y edificios -sumado al vandalismo a esculturas para su posterior reventa- es uno de los problemas más acuciantes del espacio público en la Ciudad de Buenos Aire, que sufre desde el año pasado una intensa ola de saqueos y destrucción en este ámbito.

Rodríguez Larreta ya tiene $81 mil millones más de presupuesto para llegar a fin de año

La movida más reciente implicó el robo de más de 1600 kilos de bronce de distintos espacios en los barrios de Palermo y Recoleta, con la Plaza Alemania y el Monumento a Francia en la Argentina como las víctimas más perjudicadas.

Este último, ubicado en Plaza Francia en el barrio de Recoleta, sufrió el robo de unas tres placas de 250 kilos cada una que se encontraban en la base de la imponente escultura que se ubica frente al Museo Nacional de Bellas Artes.

El monumento fue donado a la Argentina por la comunidad francesa con el objetivo de conmemorar el Primer Centenario de la Revolución de Mayo y es obra del artista Émile Peynot.

Por otro lado, el espacio más agraviado fue el de la gran fuente -monumento denominada "Riqueza Agropecuaria Argentina"- ubicada en Plaza Alemania, en el barrio de Palermo: 7 placas de las 16 que posee la estructura -donada a la Argentina por la colectividad alemana en el país en 1910- fueron robadas en agosto pasado para luego ser fundidas y vendidas como bronce.

El resto de los escudos, los cuales representan cada una de las zonas de Alemania, fueron quitados por el Gobierno porteño para su preservación y restauración y actualmente se encuentran en el Área de Monumentos y Obras de Arte (MOA) de la Ciudad, según confirmaron oficialmente. Se espera que entre el 2022 y el 2023 se repongan nuevamente las 15 piezas faltantes, tanto las robadas; que se volverán a realizar, como las originales. 

Tal como confirmó el subsecretario de Paisaje Urbano porteño, Juan Pablo Vacas, fueron robados los escudos pertenecientes a los distritos de Hamburgo, Bremen, Berlín, Nordrhein-Westfallen, Sachsen, Brandenburg y Niedersachsen junto a las placas que indican su nombre. Mientras tanto, solo la placa del Estado de Land Hessen permanece intacta en su lugar.

Venden en "súper oferta" un histórico palacete porteño: dónde está y cuánto cuesta

Se calcula que cada escudo pesa entre 100 y 120 kilos por lo que sólo de Plaza Alemania se han robado entre 700 y 840 kilos de bronce. Los compradores son depósitos ilegales ubicados en su mayoría en el conurbano bonaerense o los barrios porteños de Constitución, Balvanera y San Nicolás; pagan entre 400 y 600 pesos el kilo y revenden el lingote a unos $ 900 aproximadamente.

Así, los ladrones de Plaza Alemania podrían obtener más $ 500.000 solo de la venta de este metal no ferroso que es ampliamente utilizado para todo tipo de objetos, desde cañerías hasta objetos artísticos. Por su parte, quienes extrajeron los 750 kilos de Plaza Francia podrían cobrar hasta $ 450.000 por su hurto.

La plaza posee rejas que se cierran durante la noche, no obstante, se encontró roto uno de los candados que cierra la entrada por la calle Castex. Así, la misma queja se repite entre los vecinos y organismos que se ocupan del espacio público de la Ciudad: no hay seguridad y el perimetrado de las áreas no es suficiente para evitar estos delitos.

Así lo resaltaron desde la organización comunitaria porteña Casco Histórico Protege quienes, aunque apuntaron que se dedican casi exclusivamente a la zona que abarca parte de los barrios de San Telmo y Monserrat, indicaron que "la mecánica se repite" tanto en zonas como Recoleta o Palermo como en las que conforman el Casco Histórico.

"Es imposible que las cámaras no vean nada más en estos lugares", manifestaron en consonancia con las quejas de vecinos de la zona que argumentan que robos de este tipo precisan tiempo y no pueden ser realizados de forma sutil, por lo que resulta extraño que -tal como indicaron desde la Ciudad- aún no hayan aparecido videos de los hurtos.

Desde Casco Histórico Protege resaltan que estos delitos de robo de placas y ornamentos de metal en monumentos y edificios comenzaron a intensificarse a partir del 2019, un accionar al que contribuyó la baja de la movilidad en las calles a raíz de la cuarentena.

La organización exige que se aborde la problemática "seriamente para encontrar soluciones", y proponen una variedad de herramientas tecnológicas que podrían aplicarse para evitar o detectar los delitos: "Sensores de movimiento, chips con geolocalizacion, sistemas de videovigilancia enlazados, apps de seguimiento", enumeran.

"Es casi irrisorio que en toda esta zona se encuentre la mayor densidad de cámaras de vigilancia en la vía publica y no se pueda evitar el robo de estos objetos que requiere un tiempo y logística que lo hacen vulnerable a la videovigilancia", destacan desde Casco Histórico Protege.

Frente a este problemática, respecto a la cual se estima que unas 30 toneladas de bronce de espacios públicos fueron robadas en los últimos años, el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño realizó -desde febrero de este año- 92 procedimientos en los que se clausuraron 39 depósitos ilegales que comercializaban estos productos de cobre; incluidos picaportes, crucifijos o placas de cementerios, cables y tableros de timbres, entre otros.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios