Sorpresa absoluta

Entrenar hasta el cansancio no es lo mejor para tu cuerpo, según la ciencia: esto dicen los especialistas

Un nuevo descubrimiento sacude a la ciencia: entrenar de más, no es beneficioso para tu cuerpo.

En esta noticia

Entrenar hasta el cansancio es una práctica común en el mundo del fitness, donde se valora el esfuerzo extremo como sinónimo de resultados óptimos.

 Ante esto, la ciencia decidió ahondar más sobre este paradigma. Investigaciones recientes sugieren que ir al límite constantemente puede no ser la mejor estrategia para el cuerpo humano.

Horóscopo Chino: animal por animal, así le irá en el amor a cada signo durante abril, según la astrología china

La rutina ideal para ganar fuerza y resistencia: dura solo 25 minutos y ejercita el cuerpo completo

Entrenamiento extremo: la ciencia dio su veredicto sobre esta actividad 

Según un artículo del sitio The Conversation, las investigaciones actuales en el campo del entrenamiento físico, observaron que tanto el exceso como la insuficiencia de ejercicio pueden ser contraproducentes para el rendimiento.

Esto se debe a que el cuerpo humano tiene límites en cuanto a su capacidad de adaptación al estrés del entrenamiento

El punto óptimo de fatiga es clave para estimular el crecimiento muscular y mejorar el rendimiento (Fuente: archivo)

Cuando se supera el umbral de fatiga óptima, el organismo puede experimentar un aumento del riesgo de lesiones, una disminución en la eficacia del entrenamiento y un mayor tiempo de recuperación

Por otro lado, realizar un entrenamiento por debajo de este punto mínimo no estimula lo suficiente al cuerpo para generar adaptaciones positivas. 

Por lo tanto, encontrar el equilibrio adecuado en la intensidad y la duración del entrenamiento es esencial para optimizar el rendimiento y minimizar el riesgo de lesiones. 

La intensidad y duración del ejercicio deben adaptarse a las capacidades individuales (Fuente: archivo)

Este enfoque se alinea con la noción aristotélica de virtud, que aboga por encontrar el término medio entre los extremos opuestos. 

De esta manera, se promueve una visión más holística y eficaz del entrenamiento físico, alejada de concepciones simplistas como "no pain, no gain" (sin dolor no hay ganancia), que pueden llevar a malinterpretaciones sobre cómo mejorar el rendimiento deportivo.

  La recuperación adecuada es tan importante como el propio entrenamiento (Fuente: archivo)  

Cuando se entrena menos, los resultados son mejores

La ciencia desmitifica la idea de que entrenar hasta el agotamiento sea la clave del éxito deportivo. De hecho, numerosas investigaciones respaldan la noción de que, en ocasiones, menos es más cuando se trata de ejercicio físico.

  • Menos es más: estudios han demostrado que realizar un entrenamiento con una pérdida de velocidad del 20% en la serie, es decir, con una fatiga moderada, puede resultar más beneficioso que entrenamientos donde la fatiga es del 40%.

    En otras palabras, hacer la mitad o menos de las repeticiones posibles puede llevar a mayores ganancias en el rendimiento.

  • Desarrollo de la fuerza: la fuerza, considerada la cualidad física fundamental, se desarrolla mejor en entrenamientos no extenuantes.

    Según Julio Tous Fajardo, investigador en Ciencias del Deporte, la capacidad de aplicar fuerza en menos tiempo es fundamental incluso en pruebas de resistencia como la maratón.

  • Hipertrofia vs. rendimiento: entrenamientos excesivamente fatigantes pueden conducir a una mayor hipertrofia muscular, pero desde el punto de vista del rendimiento deportivo, esto puede ser perjudicial.

    El tamaño muscular no siempre se traduce en mejor rendimiento, sino en la capacidad de los músculos para ejercer fuerza de manera eficiente.

Horóscopo de la semana: así serán los días para cada signo del zodíaco del 8 al 14 de abril

El ejercicio de Pilates en pared que es ideal para hacer después de los 40 años: fortalece el abdomen, mejora la postura y activa el metabolismo

Salud: ¿es en vano sacrificarse excesivamente? 

Para comprender el presente conviene revisar a los antiguos griegos, aquellos que, sorprendidos ante el poder de la razón, fundaron geniales fuentes de conocimiento en múltiples campos del saber, entre ellos el entrenamiento.

  • La virtud del equilibrio: Aristóteles, uno de los pensadores más destacados de la antigua Grecia, postulaba que la virtud consistía en evitar los extremos y buscar el término medio.

    Aplicado al entrenamiento, esto implica que tanto el exceso como la falta de ejercicio pueden ser perjudiciales para la salud y el rendimiento físico.

  • Filosofía y entrenamiento, una combinación vital: aunque muchas corrientes actuales consideran la filosofía y el entrenamiento como conceptos divergentes, la realidad es que ambas se complementan.

    Integrar la sabiduría filosófica en la práctica del ejercicio físico nos lleva a cuestionarnos por qué deberíamos optar por un enfoque de sacrificio extremo cuando hay alternativas más eficientes y saludables disponibles.

Antes de realizar o modificar tu rutina diaria, se recomienda consultar con un especialista.


Temas relacionados
Más noticias de Salud
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.