Ciencia

El misterio de los cerebros que se conservaron 12.000 años: la ciencia no puede explicar el por qué

Los cerebros humanos son los tejidos blandos que más frecuentemente se conservan en el registro fósil.

En esta noticia

¿Cómo es posible que algunos cerebros se hayan conservado durante más de 12.000 años cuando otros órganos se desintegran rápidamente? Un grupo de arqueólogas y paleontólogas logró recopilar miles de muestras de partes blandas, encontrando que el cerebro es el tejido que mejor se conserva. 

Este hallazgo es particularmente intrigante, considerando que la materia gris es extremadamente frágil y susceptible a la descomposición después de la muerte.

En aproximadamente un tercio de estos casos, la ciencia aún no ha podido explicar cómo estos cerebros han resistido el deterioro durante milenios. ¿Qué sugieren las arqueólogas y paleontólogas y dicha investigación científica?

Roosevelt Dime: cómo es la particular moneda de 10 centavos de dólares que para los coleccionistas vale 800.000 euros

El impacto de comer arándanos en el desayuno todos los días en la salud, según los científicos

El estudio que demostró que los cerebros fueron conservados a lo largo de los milenios

El extenso estudio liderado por la antropóloga forense Alexandra Morton-Hayward de la Universidad de Oxford, publicado en Proceedings of the Royal Society B Biological Sciences, ofrece una perspectiva global sobre la conservación de cerebros a lo largo de la historia.

Los cerebros de mecanismo desconocido plantean preguntas importantes sobre los procesos de preservación natural. (Fuente: Unsplash)

Según una nota de El País, ese estudio analizó datos de más de 13.000 partes blandas provenientes de 213 yacimientos en todo el mundo, y destaca cómo los cerebros, con 4405 ejemplares documentados, constituyen la parte blanda más frecuentemente conservada, desafiando la noción de su rareza en el registro fósil.

Resultados de la investigación:

Los hallazgos muestran una distribución impresionante de cerebros fósiles, con presencias en todos los continentes, excepto la Antártida, siendo Europa la región con mayor concentración.

Las frutas que no tenés que comer a la noche: estos son los motivos por los que hay que evitarlas en la cena

Saludable a los 50, los 60 y los 70 años: cuáles son las vitaminas que no te pueden faltar en tu organismo, según tu edad

La investigación también revela los métodos detrás de esta sorprendente preservación:

  • Deshidratación por calor: la mayoría de los cerebros se conservaron por deshidratación, generalmente debido al calor, con ejemplos notables como 500 cerebros en una necrópolis egipcia que datan de hace 6.150 años.

  • Saponificación: un proceso por el cual las grasas corporales se convierten en una sustancia cerosa, preservando alrededor del 30% de los cerebros analizados, principalmente encontrados en un cementerio medieval de París.

  • Congelación y curtido: métodos menos comunes de conservación, con solo un pequeño porcentaje de cerebros encontrados en zonas de congelación como Alaska y los Alpes, o conservados mediante curtido en turberas húmedas de Europa.

Pero, existen casos misteriosos que desafían a la ciencia:

A pesar de los avances en la comprensión de estas técnicas de preservación, queda un grupo de 1328 cerebros cuyos métodos de conservación siguen siendo un enigma, incluso para los científicos.

La humedad usualmente acelera la putrefacción, pero algunos cerebros se han conservado en condiciones de alta humedad. (Fuente: Unsplash)

Estos cerebros, que incluyen algunos de los más antiguos de la muestra con más de 12.000 años de antigüedad, no se ajustan a ninguno de los procesos identificados anteriormente y fueron hallados en una amplia variedad de contextos arqueológicos, desde tumbas hasta naufragios.

El enigma de la preservación: los cerebros que se conversaron durante 12.000 años

En el corazón de la investigación sobre la preservación de tejidos cerebrales se encontraron entonces con este misterio particular: un conjunto de cerebros cuya conservación no se puede atribuir a ninguno de los mecanismos conocidos hasta ahora.

Alexandra Morton-Hayward señaló que estos cerebros, a menudo el único tejido blando que sobrevive junto a huesos y dientes, presentan características únicas que podrían indicar un modo de preservación específico del sistema nervioso central.

Características distintivas:

De los 1328 restos cerebrales de mecanismo desconocido analizados, 1308 fueron encontrados como el único resto blando, lo que sugiere que el cerebro tiene un modo de conservación que es exclusivo y diferente al de otros órganos.

La protección del cráneo no explica completamente la preservación de algunos cerebros, sugiriendo factores bioquímicos internos. (Fuente: Unsplash)

Morton-Hayward explicó que la ausencia de factores ambientales comunes y la frecuente presencia de arcillas y hierro en los entornos funerarios podrían jugar un papel en este fenómeno.

Además, se observa que estos cerebros provienen de yacimientos con niveles de precipitación superiores a los asociados con otros métodos de conservación, un factor que normalmente aceleraría la descomposición de material orgánico.

Hipótesis de investigación:

  • El equipo de investigación está explorando la posibilidad de que una interacción química específica entre proteínas, lípidos y hierro, elementos abundantes en la materia gris, sea la clave para entender esta conservación excepcional.

  • Esta hipótesis sugiere que elementos bioquímicos endógenos del cerebro podrían facilitar un mecanismo único de preservación que hasta ahora ha eludido la comprensión completa de los científicos.

Próximos pasos y factores complementarios:

  • Interacción química potencial: exploración de cómo la combinación de proteínas, lípidos y hierro podría contribuir a la preservación.

  • Análisis ambiental: investigación de cómo las condiciones climáticas, especialmente la humedad elevada, afectan la conservación del cerebro.

  • Comparación con otros tejidos: estudio de por qué el cerebro se conserva cuando otros órganos blandos no lo hacen, incluso en condiciones similares.
Temas relacionados
Más noticias de Arqueología
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.