Mercado cambiario

Analistas advierten que la brecha actual es artificial si no suben las reservas ni los bonos

La mejora de la brecha, que se estabilizó en niveles de 60%, no vino acompañada de subas en los bonos, ni de acciones así como tampoco de una mejora en las reservas netas. El mercado desconfía.

La brecha cambiaria tuvo una mejora sustancial desde octubre pasado a la fecha. La misma colapsó a niveles de mediados de 2020 sin embargo, dicha dinámica no vino acompañado de mejoras en el mercado de bonos así como tampoco en las reservas. Por este motivo, analistas advierten que se trata de una baja artificial de la brecha y genera alarma hacia el futuro por la falta de estabilidad cambiaria que la misma genera.

Actualmente la brecha cambiaria se encuentra en niveles del 60%. Esto es menos de la mitad de lo que se registraba en octubre pasado cuando la misma había tocado niveles cercanos al 130% y en momentos en el que el dólar contado con liquidación acariciaba los $180.

Sin embargo, dicha mejora no vino acompañada de un fortalecimiento de las reservas. Tanto las reservas brutas como las notas no han mejorado sustancialmente. 

Actualmente las reservas brutas se ubican en niveles de u$s 40.000 millones, prácticamente en los mismos niveles que comenzó el año. Por su parte, las reservas netas se estabilizaron pero no mejoraron. Las mismas se ubican en torno a los u$s 2815 millones y se encuentran en valores cercanos al 2016.

Julio Calcagnino analista de TSA de Grupo Transatlantica y Maximiliano Bagilet de la misma compañía explicaron que existen componentes artificiales en la apreciación del tipo de cambio.

"Los componentes artificiales en la baja del dólar se dan no solo por una cuestión de intervención en los mercados de bonos sino también ante un escenario de presión bajista por desdolarización de portafolios para pago de impuestos y un saldo comprador del BCRA en el mercado oficial y su posterior uso en los mercados de renta fija. Con esta operación, finalmente se termina recomprando parte de la expansión de base monetaria generada por la adquisición de divisas comerciales", advirtieron los analistas.

En el último trimestre del año pasado el mercado sentía que el dólar se escapaba y se encendieron las alarmas en el Gobierno. Por ello se implementaron controles cambiarios cada vez mas estrictos. El Gobierno logró pasar el verano y frenar el dólar  junto con el fin del drenaje de reservas. Sin embargo, el costo que encontró fue la de castigar a las paridades de los bonos ya que vende deuda argentina para calmar al tipo de cambio.

Nicolás Cappella, analista de Invertir en Bolsa (IEB),señala que la presión sobre los dólares financieros disminuyeron debido en gran medida a la intervención del gobierno en lo que podemos denominar un "Super Rulo" del BCRA.

Según sostuvo Cappella, dicha intervención consta de que el BCRA compra dólares al tipo de cambio oficial que opera en niveles de $ 93.08, en el MULC. Debido al cepo y las restricciones cambiarias, actualmente en el MULC hay muchos vendedores que compradores de dólares y por ello el BCRA interviene y compra dólares al Tipo de cambio oficial. Luego el gobierno puede utilizar esos dólares para vender en el mercado bursátil (Mep o contado con liqui) en torno a los $150

"Mediante esta operatoria el gobierno parece haber domado por lo pronto los dólares financieros evitando que continúen subiendo, a la vez de que controla el ritmo de devaluación del dólar oficial, lo que hace que la brecha se achique consistentemente. Sin embargo, esta operatoria tiene como lado adverso la necesidad de un cepo cambiario muy estricto", explicó.

A su vez, desde el especialista afirmó que las acciones y bonos locales no han reaccionado positivamente pese a haber una estabilidad cambiaria.

"Esto lleva a pensar que el mercado está esperando un "driver" político como ser una victoria de la posición en las elecciones legislativas de este año para iniciar una suba sostenida en sus activos, los cuales se encuentran fuertemente castigados", dijo Cappella.

Con una visión similar, un operador de bonos de un banco local advertía que la mejora del dólar no viene acompañada de una dinámica similar en el resto de las variables, lo cual hace desconfiar de la calma cambiaria y de su estabilidad futura.

"Vemos que los bonos siguen bajo presión. El riesgo país no logró caerse y se sostiene en niveles de 1600 puntos. Las acciones permanecen en niveles muy deprimidos, cerca de los mínimos de octubre y de marzo de 2020. A su vez, tampoco se vio una mejora en las reservas ya que si bien el BCRA compra dólares, los usa para calmar al tipo de cambio. Por lo tanto, se trata de una calma poco genuina y enciende las alertas para el futuro", dijo el trader.

Oferta y demanda de dólares

Si bien el BCRA compra dólares, dichas adquisiciones no elevan las reservas netas ya que los billetes son utilizados para calmar al tipo de cambio. El BCRA usa los dólares para comprar bonos contra dólares y los vende contra pesos, y de esa manera abastece de liquidez al contado con liquidación. 

Esta dinámica ha sido aprovechada por los fondos del exterior que estuvieron desarmando posiciones de activos locales, comprando contado con liquidación y llevándose las divisas al exterior.

En el mercado en estos días fue noticia la baja de la ponderación de Templeton en la tenencia global de bonos en pesos.

Los analistas de Bull Market Brokers explicaron que a Templeton le quedan unos u$s 1800 millones en bonos en pesos y que el BCRA hizo de contraparte, por lo que esperan que dicha dinámica se sostenga hacia adelante, manteniendo la brecha en niveles del 60%.

"Templeton vendió unos u$s 600 millones en los últimos meses y el BCRA hizo de contraparte. Creemos que esto seguirá y le pondrá un piso a la brecha en el 60%. La brecha está muy estable, ya que vemos que el mercado ve bajas en el contado y el Mep y rápidamente busca posicionarse. El gobierno encontró cierta armonía, puede darles salida a los fondos de afuera a una razón de u$s 10 millones por día, mientras los locales no demandan posiciones en dólar financiero. Si ambos se juntan pierde el equilibrio y debe vender más bonos contra pesos que comprar bonos contra dólares", afirmaron desde Bull Market Brokers.

Sin embargo, advirtieron también que el hecho de que la brecha este estable desde hace casi un semestre no es sano.

"En el exterior todas las monedas emergentes sufrieron fuertes caídas con respecto a la Argentina. Esto en algún momento impactará. Hay un cumulo de desequilibrios que deberán ajustarse, y cuanto más tarde más fuerte será la explosión. Cualquier eventualidad puede ser un catalizador. Con que un fondo del exterior se anime a salir más fuerte que el ritmo actual, muchos locales le seguirán, y la mesa del BCRA estará en un aprieto", remarcaron.

Ya sea por cuestiones impositivas para el pago de la renta a las grandes fortunas junto con el rally de la soja que empujó a los exportadores a liquidar más, se notó una baja en el tipo de cambio. Sin embargo, el mercado encuentra demanda gracias a la salida de fondos que buscan salir de inversiones en moneda local

Nicolás Chiesa, director de Portfolio Personal Inversiones (PPI) sostuvo que se observó una baja genuina del dólar, con ventas corporativas que empujaron al tipo de cambio a la baja. Sin embargo advirtió que hay demanda de dólares por salida de fondos del exterior de posiciones en pesos.

"Se estuvo observando últimamente una baja genuina del tipo de cambio y de hecho creo que podría haber caído más si no fuera por el desarme de posiciones de carry trade de los fondos del exterior que compran dólares, lo cual hacen que el contado se mantengan sostenido. Esa demanda que hay de contado, es la que hacen que los bonos estén castigados. Es decir, para comprar contado hay mucha venta de bonos globales afuera y eso tiene un poco pisado el precio de los bonos", explicó Chiesa.

Mas compras pero sin mayores reservas

La dinámica de compra de divisas que mantiene el BCRA en el mercado cambiario se aceleró en las últimas semanas, y que se sostiene gracias a la liquidación del complejo agroexportador.

Según datos provistos por Econviews, en lo que va del mes, la liquidación promedio diaria (u$s 160 millones) es la más alta de toda la serie. Sin embargo advirtieron que pese a este viento de cola que el precio de la soja imprime a la coyuntura actual, la entidad monetaria todavía mantiene un stock de reservas, tanto brutas como netas, muy bajo.

"En lo que va del año el BCRA adquirió u$s 3,400 millones. Poco más de la mitad (u$s 1,800 millones) se usó para pagar deuda con organismos, para operaciones del sector público y para otras operaciones por cambios de valuación. La otra mitad de uso, en partes iguales (US$800 millones), para intervenir y para engrosar las reservas. Es el primer mes del trimestre en el que estacionalmente la oferta de divisas es abundante. El Banco Central tiene que apurar el paso para poder llegar con algo más de aire en las arcas de cara a los meses electorales que, por los acontecimientos recientes, pueden tener un alto grado de turbulencia", advirtieron desde Econviews.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • JMP

    Juan Manuel Pedrosa

    23/04/21

    Todo el sistema economico/financiero global es artificial. Lo unico interesante es analizar donde estan los puntos de equilibrio y desequilibrio. En este caso llaman artificial a la brecha cambiaria sin tener en cuenta que parte del desequilibrio (tambien artificial) es generado por la demanda de moneda extranjera, justificada o no. Quieren menos "artificialidad"? Dejen de comprar dolares, pero claro...ya se la respuesta. Tambien otro punto de equilibrio sería que todo argentino con depositos en moneda extranjera en el exterior los trajera al país, pero claro...en ese caso el peso valdria mas que el dolar y a los exportadores no les combiene eso, no?

    1
    1
    Responder
    • JMP

      Juan Manuel Pedrosa

      23/04/21

      *conviene

      0
      0
      Responder