ENTREVISTA EXCLUSIVA

"El Gobierno solo puede financiarse con deuda atada a la inflación", advierte uno de los economistas más escuchados de la City

Fernando Marengo, el economista jefe del estudio Arriazu, alertó que la inflación en 2023 puede ser aún mayor. También cree que una nueva reestructuración de la deuda por un nuevo gobierno "es evitable".

Fernando Marengo, economista jefe del estudio Arriazu, desde Bariloche, en diálogo con El Cronista, anticipó que la inflación del 2023 puede ser aún mayor.

- ¿Cómo ve la dinámica del dólar?

Siempre en la primera parte del año no hay tanto déficit fiscal, entonces hay menos emisión del Banco Central. Cuando uno compara lo ocurrido hasta ahora se observa que el Banco Central, hasta abril, casi que no había comprado reservas cuando el año pasado tenía 2500 millones de dólares adquiridos. En mayo viene comprando menos de la mitad que el año anterior. Una parte porque hay pesos excedentes en la economía pero también porque no hay mejor negocio hoy que comprar dólares al cambio oficial lo que se logra vía importación.

- La inflación en estos cinco meses rondará el 28%, pero el blue y el dólar en la bolsa no han subido tanto. ¿Cómo lo analiza?

Por un lado se tiene el tipo de cambio oficial, que es un mercado que lo maneja el Banco Central y al cual el sector privado tiene cada vez menos acceso. Los precios de la economía convertidos a dólares al "contado con liqui", diría que es un tipo de cambio todavía competitivo para Argentina. Es cierto que se viene por detrás de la inflación, pero todavía competitivo. Creo que mientras no haya una reversión de expectativas vamos a seguir con estos niveles de brecha.

- ¿Se puede complicar antes de las elecciones renovar los vencimientos de deuda?

La única forma de financiamiento que tiene el gobierno es la deuda indexada por inflación. No me preocupa la evolución de la deuda del Banco Central, porque está cayendo en términos reales. La deuda del gobierno me preocupa porque cada vez la participación de la deuda indexada es más grande. Ya casi un cuarto del total es deuda indexada por inflación y creo que cada vez se va a complicar más lograr refinanciarla para después de las elecciones porque no queda claro quién será el nuevo gobierno, cuál será el programa y una deuda que indexa por inflación claramente es un problema para intentar un programa antiinflacionario.

- ¿Es evitable una reestructuración de la deuda por parte del nuevo gobierno?

Es absolutamente evitable. La deuda en dólares la tiene toda reprogramada. Creo que la deuda con el Fondo Monetario Internacional no va a tener problemas. El gran tema viene con la deuda en pesos. Para un Gobierno que genera confianza no habría problema de canjear la deuda de manera voluntaria. Si viene un programa confiable que va a bajar la inflación, me conviene cambiar la deuda CER por deuda a tasa fija a largo plazo.

- ¿Qué inflación está estimando para el 2022 y 2023?

En un escenario sin una crisis cambiaria, ni un brusco salto de variables nominales, arriba del 85% este año. El año que viene es electoral, con lo cual es muy posible que desde el punto de vista fiscal haya un comportamiento más expansivo. Ahora la pregunta es cómo se cierra una expansión fiscal financiada con emisión de pesos, con vencimientos de deuda de CER que cada vez se van a ir complicando más renovar, al mismo tiempo que el argentino que reciba pesos va a tratar de dolarizar su portafolio y esa dolarización con un Banco Central que no tiene un gran nivel de reservas netas como para salir a intervenir en el mercado de cambios. La tasa de inflación del año que viene podría ser más alta. Lo único que podría jugar a favor es si se empieza a perfilar un gobierno con un plan económico serio y creíble. y que el actual gobierno pueda apalancarse en la confianza el próximo gobierno.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios