Financial Times

Netanyahu tildó de "delirantes" las demandas de Hamás para un alto al fuego y quiere una "victoria total"

Advirtió de que aceptar las condiciones de Hamás provocaría "otra masacre". La organización había propuesto un acuerdo de tres fases para liberar a 130 rehenes israelíes en Gaza.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, calificó de "delirantes" las condiciones de Hamás para alcanzar un acuerdo de liberación de los rehenes que mantiene en Gaza y advirtió de que aceptarlas provocaría "otra masacre".

En una conferencia de prensa celebrada el miércoles por la noche, Netanyahu prometió continuar la ofensiva militar israelí en Gaza hasta conseguir la "victoria total", y afirmó que su país lo lograría "en cuestión de meses".

"No nos conformaremos con menos", afirmó. "Rendirse a las delirantes demandas de Hamás (...) no sólo no conducirá a la liberación de los rehenes, sino que invitará a otra masacre".

Conflicto en Gaza: Hamás busca un alto al fuego de cuatro meses con Israel

Netanyahu insistió en que sólo la presión militar sobre Hamás garantizaría la liberación de los cerca de 130 israelíes que siguen retenidos por el grupo, incluidos los cadáveres de algunos que se cree que han muerto.

Dijo que le había comunicado al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken -que se reunió el miércoles con altos cargos israelíes en el marco de una visita a varios países de Medio Oriente- que, una vez derrocado Hamás, "nos aseguraremos de que Gaza quede desmilitarizada para siempre".

La visita de Blinken, durante la cual también se reunió en Ramala con el presidente palestino Mahmoud Abbas, forma parte de una intensa campaña diplomática liderada por Estados Unidos y Qatar con el objetivo de rescatar a los rehenes y, en última instancia, poner fin a la guerra.

El jefe de la diplomacia estadounidense dijo el martes que un acuerdo de rehenes era el "mejor camino para conseguir un periodo prolongado de calma" en Gaza y que era "realmente esencial".

Añadió que EE.UU. estaba estudiando "intensamente" la propuesta de Hamás. "Queda mucho trabajo por hacer, pero estamos muy enfocados en hacer ese trabajo y esperamos poder reanudar la liberación de rehenes".

Hamás había exigido un alto el fuego de cuatro meses y medio, la retirada militar israelí de Gaza y la liberación de al menos 1500 presos palestinos como precio para liberar a todos los rehenes que aún retiene tras el ataque del 7 de octubre.

La propuesta del grupo respondía a un acuerdo marco negociado en París hace 10 días por funcionarios de EE.UU., Egipto, Qatar e Israel, que pretendía facilitar la liberación de los rehenes y una pausa de seis semanas en las hostilidades.

Arabia Saudita lidera un plan para terminar la la guerra entre Israel y Hamás y crear un Estado palestino

En su lugar, Hamás propuso una pausa de 135 días en los combates y la liberación de los rehenes en tres fases, lo que, en su opinión, conduciría a una "calma completa y sostenible". Tras la intervención de Netanyahu, Osama Hamdan, alto dirigente de Hamás, declaró en conferencia de prensa en Beirut que "los comentarios de Netanyahu sobre la propuesta de alto el fuego demuestran su intención de continuar el conflicto en la región".

"Hamás está dispuesto a abordar todas las opciones", declaró Hamdan, quien agregó que una delegación del ala política de Hamás visitaría El Cairo para entablar conversaciones sobre el alto el fuego con responsables egipcios y qataríes.

Hamás mató a unas 1200 personas y tomó como rehenes a otras 250, según las autoridades israelíes, durante el ataque de octubre que desencadenó la guerra. Unos 110 de los rehenes fueron liberados durante una breve tregua el año pasado.

Qué significa el acuerdo de rehenes entre Israel y Hamás

La ofensiva de represalia israelí ha causado la muerte de más de 27.500 personas en Gaza, según funcionarios palestinos, además de desplazar a 1,7 millones de los 2,3 millones de habitantes del enclave y hacer inhabitables enormes franjas del territorio.

El debate sobre el acuerdo con Hamás sobre los rehenes ha llegado a dominar la política israelí, y los familiares de los secuestrados exigen que el gobierno derechista de Netanyahu "pague cualquier precio" por el regreso de sus seres queridos.

Gadi Eisenkot, miembro del gabinete de guerra de Netanyahu, compuesto por cinco personas, declaró el mes pasado que la liberación de los rehenes debería ser el principal objetivo de la guerra, por encima de la destrucción de Hamás.

Sin embargo, los aliados de extrema derecha de Netanyahu, entre ellos el incendiario ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, han amenazado con retirarse de la coalición de gobierno de cinco partidos si se llega a un acuerdo "temerario".

Temas relacionados
Más noticias de Benjamin Netanyahu

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.