Viajes

Escapadas: queda a dos horas de Madrid y es el hogar de uno de los castillos medievales más hermosos

Belmonte es un pueblo que sigue manteniendo su arquitectura clásica, atrayendo a miles de visitantes por año. Además, es parte de la "ruta del Quijote", relacionada a las aventuras del personaje creado por Miguel de Cervantes.

En esta noticia

Con tantos años de historia, España es un país que ha visto diferentes estilos arquitectónicos a lo largo del tiempo. Desde el prerrománico hasta el brutalismo, cada una de estas corrientes cuenta con características propias que muestra las necesidades tanto estéticas como prácticas del momento en que fueron concebidas.

No es extraño entonces que haya personas que usan estas edificaciones como excusas para hacer una breve escapada y conocer más de la historia edilicia del país.

Belmonte, ubicado en la famosa "ruta del Quijote", es reconocido no sólo por ser el lugar de nacimiento del poeta Fray Luis de León, sino también por su majestuosa fortaleza del siglo XV. Además, su casco antiguo ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

Viajes: ¿cuánto sale el crucero que recorre 135 países, visita 375 ciudades y durará tres años?

Escapadas: el castillo más antiguo de España está a menos de una hora de Jaén y es impresionante 

Historia de Belmonte

Esta localidad española está ubicada en la provincia de Cuenca, en la región de Castilla-La Mancha. Su historia se remonta a la época romana, cuando en el espacio donde hoy se encuentra la ciudad se construyó una villa llamada Bellomonte.

En la Edad Media, Belmonte fue un importante centro defensivo debido a su ubicación estratégica en la frontera entre los reinos de Castilla y Aragón. En el siglo XIII, el rey Alfonso VIII concedió la villa a la Orden de Santiago, una orden militar encargada de la defensa de la frontera. La Orden construyó una fortaleza en Belmonte que se convirtió en uno de sus principales enclaves defensivos.

En el siglo XVI, la fortaleza de Belmonte fue reformada y ampliada para adaptarse a las nuevas técnicas de guerra. Durante la Guerra de la Independencia española en el siglo XIX, Belmonte fue uno de los pocos lugares que resistió el avance de las tropas francesas.

Belmonte se convirtió en un importante centro turístico durante el siglo XX, debido a su rico patrimonio histórico y cultural. En 1961, la fortaleza de Belmonte fue declarada Monumento Nacional, mientras que en 1980, su casco antiguo fue declarado Bien de Interés Cultural.

Hoy en día, Belmonte es una ciudad llena de encanto y tradición, que ofrece a sus visitantes la oportunidad de conocer la historia de España y disfrutar de la belleza de su patrimonio arquitectónico.

Qué se puede hacer en Belmonte

Fortaleza de Belmonte

Uno de los castillos mejor conservados de la época medieval en España, esta estructura fue construida en el siglo XV y ha sido declarada Monumento Nacional. Los visitantes pueden recorrer sus diferentes salas y estancias, como la capilla, el salón del trono o la sala de armas. Además, desde sus torres se pueden disfrutar de impresionantes vistas panorámicas del paisaje circundante.

Casco antiguo de Belmonte

Está declarado Bien de Interés Cultural y es una joya del patrimonio arquitectónico de Castilla-La Mancha. En sus calles empedradas, se pueden encontrar numerosos edificios históricos, como la iglesia de San Bartolomé o la casa-museo de Fray Luis de León. Las plazas y rincones de la ciudad permiten conocer su historia y transportarse a otra época.

Imserso: lanzarán nuevas licitaciones de viajes para la temporada 2023 y 2024, ¿cuántas plazas habrá? 

Escapadas Semana Santa 2023: estos son los destinos más populares y con los vuelos más baratos

Ruta del Quijote

Belmonte forma parte de la famosa Ruta del Quijote, un recorrido turístico que sigue las huellas del personaje literario más famoso de España. Los visitantes pueden descubrir lugares relacionados con la obra de Cervantes, como la casa-museo de Dulcinea, que recrea el hogar de la amada de Don Quijote. Además, el centro de interpretación del Quijote permite conocer la historia y los personajes de esta obra universal en un ambiente educativo y entretenido.

Gastronomía

La gastronomía de Belmonte está muy influenciada por la cocina tradicional manchega, y es una combinación de sabores autóctonos con la utilización de ingredientes propios de la región.

Entre los platos más conocidos se encuentran las migas manchegas, el pisto, el asadillo, el ajo arriero y el cordero asado. De postre, flores de miel, pestiños y gachas manchegas.

También se pueden degustar una amplia variedad de vinos, ya que la ciudad se encuentra en plena Ruta del Vino de La Mancha. Estos son muy apreciados por su calidad y su sabor afrutado, los cuales maridan perfectamente con los platos típicos de la región.

Turismo en España: las cifras que reflejan cómo los viajes y escapadas hicieron crecer la economía en 2022

Escapadas de fin de semana: está en Asturias y es el mirador más impresionante del mundo

Cómo llegar a Belmonte

Desde Madrid

Con una distancia de 160 km. entre las dos ciudades, se puede llegar en coche por la Autovía del Este (A-3) hasta la salida de Tarancón. Desde ahí, se continúa por la CM-200 hasta llegar a Belmonte.

Desde Murcia

La distancia es de unos 240 kilómetros y se puede llegar en coche por la Autovía del Mediterráneo (A-7) hasta la salida de Almansa. Desde ahí, se continúa por la N-310 y la CM-3113 hasta llegar a Belmonte.

Desde Valencia

Separadas por apenas 160 kilómetros, se puede llegar en coche por la Autovía del Este (A-3) hasta la salida de Motilla del Palancar. Desde ahí, se continúa por la N-320 hasta llegar a Belmonte.

Temas relacionados
Más noticias de escapadas