Tecnología

Huawei se podría quedar fuera del despliegue de la red 5G en zonas rurales

Tras el veto de la Comisión Europea a la tecnología de Huawei y ZTE, parece peligrar el despliegue de la red 5G en parte de España. Cómo se puede definir este conflicto.

En esta noticia

El triunfo del sistema capitalista sobre el comunista, escenificado con la caída del muro de Berlín en 1989, hizo pensar a no pocos analistas que el fin de la guerra fría había llegado. Pero esa ilusión duró lo que tardaron los tanques rusos en cruzar la frontera de Ucrania.

La diferencia ahora es que esta nueva división reconoce no ya dos países, Estados Unidos y la Unión Soviética, sino dos bloques. El rol que ejercido por la Unión Soviética ahora lo representa China, Rusia e Irán. El bloque occidental, Estados Unidos y Europa

Como antaño, este conflicto puede desestabilizar la geopolítica mundial. En el plano económico, más ahora con la nueva guerra entre Hamás e Israel, todos los ojos están puestos en el precio del petróleo. Es el árbol que tapa el bosque. Porque en el bosque hay muchos más árboles. Por ejemplo, el que sostiene al mercado de la telefonía móvil que enfrenta a los occidentales con los chinos.

Huawei, en el punto de mira

El conflicto entre Huawei y la Unión Europea puede afectar al despliegue del 5G en España (Fuente: Archivo)

La guerra de los móviles, que tiene a Huawei y ZTE como enemigo a batir, se libra también en terreno europeo, siendo España uno de los campos de batalla.

En la primera quincena de junio, la Comisión Europea anunció que vetará en sus instalaciones el uso de servicios equipados con material de Huawei y ZTE. Porque, de acuerdo a Bruselas, constituyen un riesgo para la seguridad de la Unión Europea lo suficientemente grave como para justificar absolutamente su exclusión del despliegue de la red 5G. 

Ambas compañías representan para el gobierno comunitario un posible riesgo de seguridad emanados de proveedores poco fiables de una tecnología crítica, como la que representa la red 5G.

El comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, a la hora de explicar la medida tan dura para los intereses de las telecos chinas, argumentó que representan un riesgo demasiado grande "para nuestra seguridad común". De ahí, que el Alto Cargo de la UE hizo un llamamiento a todos los Estados miembros y los operadores de telecomunicaciones a tomar las medidas necesarias sin más dilación. "Lo antes posible", subrayó, para que no quedaran dudas que sus palabras eran mucho más que una sugerencia.

La primera reacción del Gobierno español fue hacer oídos sordos al veto de Huawei impulsado por Bruselas. Pero con el estancamiento de la guerra de Ucrania todo cambió. España y el resto de las naciones europeas que, con las excepciones de Dinamarca, Suecia, Estonia, Letonia y Lituania, dejaron que la recomendación de la Comisión navegase libremente en el limbo endurecieron su posición.

El caso del 5G español

Huawei acusó al Gobierno de haber sido vetado para desplegar 5G en España (Fuente: Archivo)

Aunque sin hablar explícitamente de veto, en la práctica éste llegó. El Ministerio de Economía español convocó un concurso para otorgar de hasta 550 millones de euros en ayudas para el despliegue de la tecnología 5G en zonas rurales de menos de 10.000 habitantes con cargo a los fondos europeos del Plan de Recuperación, cuya reglamentación provocó la furia del proveedor chino.

Los representantes de Huawei interpusieron un recurso contencioso administrativo ante la Audiencia Nacional contra la Orden 685/2023 del Ministerio de Asuntos Económicos "por considerar que la misma contiene una provisión contraria a Derecho y desproporcionada", en referencia a un artículo incluido en las bases para la concesión de esas ayudas que perjudica a los operadores que hagan uso de equipos de Huawei en su despliegue de redes 5G en zonas rurales, de acuerdo a la información atribuida a fuentes de la empresa por EL PAÍS.

La cláusula impugnada por los chinos es el artículo 10.9 de las bases del concurso en la que se especifica que "los equipos, componentes, integraciones de sistemas y software asociado en los elementos críticos de las redes 5G no serán adquiridos a proveedores que hayan sido designados como de alto riesgo por España". Si bien España aún no presentó la lista de compañías que entrañan alto riesgo, todo indica que terminará haciéndolo y que el logo de Huawei estará incluido.

Como en toda guerra hay "efectos colaterales" no deseados, dicha cláusula perjudica a dos empresas nada sospechas de pertenecer a capitales chinos. Se trata de Vodafone y Orange, que operan con equipos suministrados por Huawei. 

Lo cierto es que tanto Vodafone como Orange, en caso de ganar el concurso, estarán en una situación de alta incertidumbre. Porque si la lista en cuestión se publica a posteriori, y en ella figura Huawei como proveedor peligroso, se verán obligadas a devolver prácticamente toda la cantidad de las ayudas ya que las subvenciones abarcan casi la totalidad de los equipos.

"El artículo en cuestión interfiere con la libertad de los operadores para elegir el mejor proveedor sobre la base de criterios objetivos que reflejen requisitos comerciales, técnicos y de seguridad. En su lugar, busca excluir a ciertos suministradores en función de criterios políticos arbitrarios

Este planteamiento reducirá la competencia, lo que provocará una distorsión del sector de las telecomunicaciones en España, obstaculizará la innovación y planteará grandes riesgos económicos y sociales", afirma la filial local de Huawei.

En el medio, el Gobierno español que está involucrado en una guerra que no buscó ni deseó, pero que deberá tomar partido en sintonía con el club al que pertenece: La Unión Europea.

Temas relacionados
Más noticias de 5G