Negocios

A pesar de la crisis, el gobierno valenciano busca sostener la industria cerámica

Durante el primer semestre del año, las exportaciones de cerámica valenciana se ubicaron en 1938,2 millones de euros. Esto significa una baja del 15,1% con referencia al mismo período de 2022.

Primero fue la subida de los precios de la energía; luego, la invasión de las fuerzas rusas en Ucrania; más tarde, la inflación y la bajada de la demanda, y ahora la guerra desatada en Medio Oriente, las que conforman la cadena de razones por la que la industria de la cerámica afronta una crisis que ya lleva 18 meses y obligó al gobierno de la Comunidad Valenciana salir en su ayuda con sucesivas líneas de financiación a las empresas del sector.

Una industria de gran dinamismo en España, con más de 3500 empresas concentradas casi todas en la provincia valenciana de Castellón, la caída en las ventas se mantiene desde comienzos del año. 

Así lo reflejan los datos en el último estudio difundido por la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Ascer), en donde las exportaciones se habían ubicado en los 1938,2 millones de euros, solo en el primer semestre del año, lo que equivale a una merma del 15,1% con referencia al mismo período de 2022.

Fachada del edificio de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Fuente: ASCER)

La baja de ventas al extranjero fue mayor al contabilizar el total del material cerámico, que descendió el 24,6%. A este panorama se le sumó el aumento de los precios de la energía, en particular el gas, que puso a la industria del sector en uno de los momentos más difíciles de los últimos años.

En ese contexto fue que el gobierno de la Comunidad acudió en ayuda del sector con cuatro líneas de financiación por parte del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), a través de 21 operaciones por un total de 26 millones de euros.

Así lo aseguró la consejera de Hacienda, Economía y Administración Pública, Ruth Merino, quien advirtió que, de esas 21 operaciones, "10 se han aprobado en el último mes".

"Es de apreciar el esfuerzo que se ha hecho para agilizar la concesión de las ayudas", sostuvo Merino, quien hizo hincapié en que el número de operaciones aprobadas en el último mes equivale casi a la misma cantidad de las que se habían librado en los últimos 12 meses.

El sector viene sufriendo una aguda crisis, que obligó a suspensiones de personal y a paros prolongados en sus respectivas plantillas, desde abril de 2022. Una coyuntura que lo obligó a pedir ayuda tanto al gobierno central como al de la Comunidad.

La cerámica es parte de la identidad cultural valenciana (Fuente: Shutterstock)

De los mercados históricos de la industria azulejera local, donde más se vieron afectadas las compras, fue en Estados Unidos, Reino Unido, Israel, Marruecos y Alemania. Sin ir más lejos, en la primera mitad de 2023, las exportaciones de material cerámico a Estados Unidos -el segundo mercado de los cerámicos españoles, detrás de Francia-había caído cerca del 20% en el lapso de un año, lo que traducido en euros ascendió a 231,1 millones de euros.

En el caso del Reino Unido, la merma fue el 19,8% por un total de 112,9 millones de euros, mientras que a Alemania (quinto destino en importancia) la caída fue del 20,4% en el mismo período, por un total de 76,3 millones.

El foco de la crisis está puesto desde hace varias semanas en Israel (sexto mercado), donde, en virtud del conflicto bélico, las exportaciones se proyectan a la baja. En tanto, las previsiones para el mercado interno en lo que refiere al 2024 también se ven afectadas por la moderación con la que se mueve la construcción a nivel local.

En ese marco fue que Merino mantuvo una reunión con los directivos de Ascer, encabezados por su presidente, Vicente Nomdedeu, en el que resaltó el compromiso del gobierno valenciano para socorrer a la industria. "Lo dijimos, nos hemos puesto a ello y lo hemos hecho", concluyó la consejera.

Temas relacionados
Más noticias de empresas