Reforma electoral

Los analistas pronostican qué puede pasar con la Boleta Única y el fin de las PASO

Los legisladores de Javier Milei debaten en ambas cámaras diferentes medidas de la reforma política que busca implementar el oficialismo de cara a las elecciones legislativas del año próximo. Cuáles son los alcances, peligros y virtudes de las propuestas

En esta noticia

El Gobierno nacional presidido por Javier Milei se encuentra a la espera de poder realizar las primeras reformas en materia de política electoral. Puntualmente, están debatiéndose en el Congreso, aunque por vías diferentes: mientras que en el Senado se aprobaron dos dictámenes diferentes sobre posibles modelos de Boleta Única Papel, en Diputados todavía está en debate cuáles de los artículos insertos en la ley ómnibus tienen probabilidad de ser avalados por la oposición.

Esta última consta de un amplio abanico de propuestas que esperan a ser tratadas en el Congreso durante el plenario de comisiones de la Cámara baja. Allí está en debate la eliminación de las PASO, la modificación de algunos aspectos de la legislación que regula a los partidos políticos, la implementación de circunscripciones uninominales para la elección de diputados nacionales y el cambio de la base para el cálculo de la composición de la Cámara de Diputados.

En caso de aprobarse cada una de estas medidas se estaría hablando de un giro copernicano del modelo electoral tal y cómo se venía llevando a cabo en los últimos comicios. El oficialismo ya está llevando a cabo negociaciones en el Congreso con sus representantes del bloque de La Libertad Avanza y algunos funcionarios como el ministro del Interior, Guillermo Francos, titular de la cartera con mayor responsabilidad sobre la redacción de estos artículos.

Aun así, conseguir el número para aprobarlo no es nada fácil. El bloque partidario de Milei está compuesto por 38 bancas y en el plenario de tres comisiones que debaten el articulado de la ley ómnibus tienen 18 de un total de 115 firmas. En su exposición frente a los diputados, Francos dijo que se llevaba las "inquietudes" y que verán en qué "aspectos" se puede avanzar. Pero en Casa Rosada admiten que seguramente habrá cambios en aspectos importantes de la normativa como parte de la negociación.

El debate por la Boleta Única

Lo más inmediato será el tratamiento de la Boleta Única Papel (BUP), dado que ya pasó la etapa en comisiones. Hay dos iniciativas diferentes: la que impulsa el bloque de La Libertad Avanza, basado en el modelo utilizado en Córdoba, que integra los cargos en un mismo papel; y la movilizada por el bloque de Unión por la Patria, inspirado en las boletas santafesinas, que establece una boleta por categoría.

Aun así, no sería descabellado que se produzcan cambios sobre este proyecto. Si la iniciativa fuera puesta a consideración en el recinto, de acuerdo con las firmas que se obtuvieron de las comisiones, el proyecto tiene serias chances de terminar 36 a 36. Al ser una ley que modifica el Código Electoral, precisa de la mitad más uno de los votos del total de la Cámara. Si la votación terminara así, el proyecto debería ser desechado.

El ministro del Interior, Guillermo Francos, quien expuso en el plenario de Diputados la semana pasada.

"La reforma vale la pena porque ha acumulado con el paso de los años una desconfianza en el tema del reparto y en el robo de las boletas. La boleta única cordobesa es mejor que la santafesina por la concentración de los cargos. Eso sí, ambos modelos pueden generar una incomprensión del sistema lo que derivaría en una alta tasa de votos anulados, algo que ya pasa en Santa Fe como Córdoba", explica en diálogo con este medio Patricio Talavera, politólogo y especialista en gestiones electorales.

"Lo que yo lo veo más cómo un gesto de Milei a los sectores que impulsaron la BUP, el cual es un sistema que no presenta problemas de legitimidad. Con estas boletas es que ganaron Macri, Alberto y ahora el propio Milei. La boleta única de las elecciones pasadas tendría que tener 27 filas, sería enorme. No veo la urgencia de tratar este cambio", indicó el politólogo especializado en sistemas electorales Andy Tow.

En tanto, el politólogo y director del Centro de Investigación para la Calidad Democrática (CICaD) Facundo Cruz remarca que "hay otras discusiones prioritarias antes de la Boleta Única. No me parece ni buena ni mala, pero el debate sobre reformas electorales precisa primero modificaciones sobre cómo reducir el número de partidos políticos, por ejemplo, que va a incidirte en el funcionamiento de la BUP. Temo que después aparezcan listas sábanas que dificulten enormemente la votación".

La reforma política y el cambio sustancial sobre el Congreso

Aunque la ley ómnibus ya estaba lista, el Gobierno dudó hasta último momento si mantener o sacar uno de los artículos que hacía al paquete de reformas electorales: el del cambio hacia un sistema de elección por "circunscripciones uninominales" para la designación de diputados nacionales.

¿Qué implica esto? Que dentro de cada una de las provincias se divida el territorio en la cantidad de bancas a disputar y esas nuevas áreas elijan a un solo representante. El sistema así deja sin efecto a las listas sábanas con gran cantidad de candidatos en ciertos distritos como Buenos Aires, CABA, Córdoba o Santa Fe, por ejemplo.

Anexado a esto, el Gobierno propuso que la base de cálculo de diputados se actualice, lo cual variará la representación de cada provincia en la composición total de la cámara.

El proyecto del oficialismo propone la reducción de bancas en diputados, al pasarse de 257 a 255.

Según los cálculos de los especialistas electorales, Buenos Aires pasaría de 70 a 97 legisladores, mientras que la CABA perdería ocho bancas. Por su parte, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Tucumán, Salta y Misiones tendrán una mayor representación, mientras que el resto de las provincias sufrirá una merma de diputados.

Ambos apartados tienen poca probabilidad de ser aprobados por los bloques opositores. Incluso, el de La Libertad Avanza lo ve como una de las reformas menos prioritarias del paquete electoral y busca que sea moneda de cambio para otras como la eliminación de las PASO.

"A mí me parece la división por circunscripciones es contraria al texto constitucional, que establece para la Cámara de Diputados que las provincias y la Ciudad se consideran como distritos electorales de un solo Estado. Además, es peligrosa la licuación de los distritos y la diagramación de los límites tienen riesgo de ser manipulados. No creo que a los gobernadores les convenga", analiza Tow.

Contrariamente opina Talavera, quien afirma que el sistema de listas sábanas "desprofesionaliza la política y hace que el votante desconozca a por lo menos un 40-45% de los representantes. Terminamos enviando auténticos desconocidos cuya legitimidad de origen está en haber sido favorecido por un referente partidario y no por la decisión del elector. Esto ayuda a que otras categorías como son las de Presidente y Gobernador terminen arrastrando todo y nadie se fija en las listas legislativas".

El cálculo de la nueva composición del Congreso. (CICaD)

"El efecto que tendría sobre el sistema partidario argentino es desconocido. De por sí, afectaría a los partidos pequeños y tendería a llevar a una reducción de los espacios políticos y la aglomeración en coaliciones. Dado que la reforma no indica mecanismos para lograr la paridad por género, es probable que se generen asimetrías en ese aspecto", consignó Cruz.

Por otro lado, el cambio en la base de cálculo para la cantidad de bancas que le correspondería a cada provincia es efectivamente más representativo que el modelo actual, dado que provincias como La Pampa o Tierra del Fuego, con cinco diputados, tienen mayor número de bancas por cantidad de habitantes que la provincia de Buenos Aires, por ejemplo.

Sin embargo, Cruz indica que es una discusión "más filosófica y no hay una postura correcta, dado que hay quienes postulan que mantener este sistema serviría para corregir asimetrías históricas entre esas provincias y las provincias más grandes".

Javier Milei en su victoria en las elecciones PASO de agosto pasado.

Por otro lado, a través del artículo 451 de la ley ómnibus el Poder Ejecutivo propone la derogación del título II de la Ley N°26.571, por la que en 2009 se habían creado las PASO para la definición de los candidatos a cargos electivos.

Talavera comenta que la eliminación de esta instancia va a ser "difícilmente evitable, dado que implica un mecanismo muy costoso para tratar de inocular forzosamente la democratización en la selección de cargos. Los porcentajes si bien son crecientes de uso de las PASO son insuficientes al cabo de 12 años de experiencia". Además, afirma que "las PASO son muy problemáticas a la hora de la implementación de la boleta única".

"A mí me parece bien. En las últimas elecciones presidenciales hemos visto cómo lo sucedido en las PASO generó mucha incertidumbre entre los dos meses y medio que tiene con las Generales. Anticipan de modo innecesario el desenlace del proceso electoral. Además, centralizan las candidaturas, les sacan la decisión a los mandatarios locales al obligarlos a una elección abierta donde la conducción nacional pueda intervenir. Implica una intervención del poder central sobre la vida partidaria", indica Tow.

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.