Estrategia opositora

Halcones y palomas: en Juntos por el Cambio cierran filas detrás del comunicado

Desde la oposición aseguran que hubo acuerdo en el tono de las críticas al gobierno por el manejo de la pandemia. Igualmente, hay matices entre los que deben consensuar medidas con Nación.

La mesa nacional de Juntos por el Cambio tuvo ayer su primer encuentro presencial en tiempos de pandemia. Los referentes del espacio opositor se reunieron en un bar palermitano y dialogaron sobre dos ejes principales: medidas relativas a la pandemia y posibles modificaciones electorales para este año.

El segundo tema se resolvió fácilmente: todavía no hay una propuesta concreta del Gobierno, cuando esté, se decidirá. Igualmente, parece haber poco margen para grandes modificaciones electorales para este año. La única que podría tener cabida es la de postergar un mes las elecciones, tanto las primarias como las generales.

El otro tema, sin embargo, permitió distintas lecturas y generó más consecuencias. Tras el encuentro hubo un comunicado conjunto, y uno de los párrafos señalaba que consideran "preocupante que frente al fracaso de la estrategia sanitaria del gobierno nacional la respuesta repetida sea insistir con restricciones excesivas y mal calibradas". Incluso, luego de la reunión, Patricia Bullrich y Alfredo Cornejo fueron más duros en sus dardos al manejo de la pandemia.

Esto generó reacciones dentro del oficialismo. Una de las más encendidas fue la de Axel Kicillof. El gobernador de la provincia de Buenos Aires sostuvo que "no existe otro caso de tanta irresponsabilidad y oportunismo", ya que el comunicado "rechaza toda medida de cuidado".

En particular, Kicillof subió al ring al presidente de la UCR. "Cornejo, mendocino, firma el comunicado. Pareciera que está bien cuidar a Mendoza pero quiere que el resto del país esté desprotegido", añadió. Es llamativo, igualmente, que apunte a Cornejo, diputado nacional, y no a Rodolfo Suárez, gobernador de Mendoza, quien también estaba en esa mesa y firmó el comunicado.

"El oficialismo lo tiene como enemigo a Alfredo. Pero con estas cosas le suben el precio", revelan desde el entorno del presidente de la UCR, un dirigente con peso puertas adentro pero con relativo nivel de conocimiento a escala nacional. En este sentido, destacan que el comunicado lo firmaron todos los participantes, que no hubo discusiones y que "no hay halcones y palomas, están todos de acuerdo".

Dentro de Juntos por el Cambio, la grieta no parece ser entre duros y moderados, sino entre quienes tienen responsabilidad ejecutiva y los que no la tienen. Este último grupo suele ser el que elabora los ataques más fuertes al gobierno nacional.

A contramano, Horacio Rodríguez Larreta y Gerardo Morales han tenido que consensuar con el Ejecutivo nacional y no han tenido problema en alinearse cuando lo consideraron.

Cerca del jefe de gobierno porteño le bajan el tono al comunicado, y aseguran que "si era tan fuerte, no hubiera salido". En esta línea, interpretan que "dice que no volvamos a cero con las restricciones, nada más". En este sentido, aseguran que es la misma conversación que mantienen con el Gobierno, que incluye cuidar las fuentes de empleo y el bienestar de la gente y cómo tomar medidas "sin volver a un cierre total de nueve meses".

Morales, por su parte, no ha ocultado nunca su sintonía con el gobierno nacional por el manejo sanitario. Cerca del gobernador jujeño reconocen que quienes tienen responsabilidad de gestión saben que deben coordinar con el Ejecutivo Nacional. En esa línea, reconocen que "no estamos muy conformes" con el comunicado, ya que las medidas fueron tomadas entre los distritos y la nación.

De una forma u otra, con mayor y menor tenor de críticas, desde todos los sectores rescatan el nivel de acuerdo alcanzado y haber podido coordinar rápidamente la posición. Nuevamente, todos valoran la unidad a pesar de las diferencias en lo más puntual.

Mientras, los radicales sacan cuentas y encuentran un motivo para festejar. A los 14 asistentes regulares de las videoconferencias de Juntos por el Cambio ayer se sumaron los tres gobernadores de la UCR. De esa forma, los boinas blancas fueron 7, contra 6 representantes del PRO. Un pequeño triunfo simbólico frente a las discusiones que vendrán sobre el armado de listas.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios