Campo

Cepo al dólar: aumentan las quejas por faltantes y aumentos de precios

Neumáticos, alambre, fertilizantes y maquinaria son los insumos que más aumentaron en dólares en el último año, por la escasez en el mercado interno. Cuáles serán los impactos sobre la producción si se profundiza la tendencia.

 Alambre, neumáticos, fertilizantes y repuestos de maquinara agrícola son algunos de los insumos básicos que el campo reclama que hace más de un año hay dificultades para conseguirlos y si se logra, es con fuertes incrementos. La restricción adicional sobre la compra de divisas dejó al descubierto la falta de dólares del Banco Central, que tiene un impacto directo en las dificultades para importar.

La brecha cambiaria entre el dólar oficial y las cotizaciones bolsa hace 18 meses supera el 50%, por eso desde el sector agroindustrial sostienen que desde abril de 2020 hay faltantes y subas de precios en dólares de insumos y repuestos. Advierten que si avanza el desabastecimiento tendrá un impacto directo sobre la producción.

"Cuando hay restricciones de importación preocupa principalmente el caso de los fertilizantes porque eso genera faltantes de insumos tecnológicos para el desarrollo de las siembras y nos impacta posteriormente en el volumen de la cosecha", señaló Gustavo Idígoras, presidente de Ciara-CEC.

Y sumó: "esperemos que el Gobierno pueda entender que la cadena agrícola, que es la gran aportante de divisas al país, necesita que haya un canal asegurado de ingreso de los insumos agrícolas".

El sector agroindustrial importa anualmente por un valor de u$s 2600 millones entre fertilizantes, principios activos y el resto de los insumos que requiere el campo para producir, de acuerdo a estimaciones de la Sociedad Rural Argentina (SRA) a las que pudo acceder El Cronista.

La principal dificultad que trae la brecha cambiaria al comercio es que al aumentar, los precios de los insumos tienden a subir en dólares, a pesar de que una parte de los vendedores accede a comprarlos al dólar oficial. Pero, ante una perspectiva devaluatoria, ajustan precios.

Para tener un panorama claro de la situación, entre septiembre de 2020 y el mismo mes de 2021, el rollo de 1000 metros de alambre pasó de valer 87,2 dólares a 177,9 dólares. El glifosato -principal producto que se utiliza para siembra directa- de 3,3 dólares el litro a 8,8 dólares. El sulfato de amonio de 465 dólares a 855 dólares.

"En el último año los costos directos de producción para maíz y soja crecieron entre un 20% y un 25%", apuntó Ezequiel de Freijo, economista jefe de la SRA, y agregó: "estas subas de precios en dólares define cuánto paquete tecnológico utilizan los productores en la siembra y esta situación te alienta a achicarlo".

Además del impacto que tiene la brecha cambiaria por el lado de los costos, también es distorsiva para el campo desde el punto de vista de los ingresos. Por las retenciones y la brecha cambiaria, los productores reciben aproximadamente la mitad del precio internacional que obtendrían por producir soja en otros países.

"La escasez de divisas está generando problemas para conseguir maquinaria, neumáticos y de productos de envasado. Y, si se consiguen tienen precios tres o cuatro veces más caros en dólares. Otro problema importante es consecuencia de nuestra posición en el comercio internacional y es la falta de contenedores", dijo Silvina Campos Carles, responsable del área de economía de Coninagro.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios