Zoom editorial

Enigma 2024: cómo utilizará el próximo Gobierno los dólares de la cosecha

La Argentina del próximo Gobierno va a contar con dólares que a este Gobierno le faltan. Cerca de u$s 20.000 millones llegarán de la cosecha. La gran discusión se dará en cómo se aplicarán esos recursos a la economía y, básicamente, se puede pensar en dos posibilidades: la liberación del cepo o la continuidad de la política de administración.

La Argentina viene de dos ejemplos claros de tomar un camino u otro. Un informe del Banco Central de 2019 describe que a finales de 2015 se puso en marcha un profundo cambio de paradigma en el enfoque de la política cambiaria, monetaria y de endeudamiento tendientes a una desregulación de los mercados.

Al igual que en anteriores experiencias de extrema liberalización, las medidas resultaron el punto de partida de una grave crisis que afectó a la economía argentina. Durante la fase de ingreso de capitales comprendida entre diciembre de 2015 y principios de 2018, aproximadamente 8 de cada 10 dólares que ingresaron al país desde el exterior tenían su origen en colocaciones de deuda y capitales especulativos. El ingreso de divisas por deuda pública, privada e inversiones especulativas de portafolio sumó uSs 100.000 millones en el período. En 2018, a partir del cierre de los mercados voluntarios de crédito, se inició una fuerte reversión en los flujos de capitales, ante lo cual las autoridades decidieron recurrir al Fondo Monetario Internacional (FMI), que desembolsó un préstamo récord de u$s 44.500 millones.

A lo largo de todo el período, la formación de activos externos (FAE) de los residentes (coloquialmente llamada "fuga de capitales") se triplicó, superando los u$s 86.000 millones. Aún durante la primera fase de auge e ingreso de capitales, la formación de activos externos de los residentes alcanzó los u$s 41.100 millones. En la etapa de aceleración de salida de capitales, a partir de mayo de 2018, la FAE alcanzó los u$s 45.100 millones.

Es decir, se fugaron de forma legal millones de dólares. Es más, Lo que ingresó por comercio exterior fue menor y por ende, la diferencia se financió con endeudamiento.

La pregunta ahora es qué puede ocurrir a partir del año próximo cuando la balanza comercial deje un promedio estimado de u$s 20.000 millones ¿Se utilizarán para financiar otra fuga de capitales o se aplicarán al sistema productivo?

Una Argentina con 46 millones de habitantes no puede vivir sólo del campo. Necesita de la industria y de los servicios. La discusión en todo caso estará dada en qué tipo de industria necesita el país.

Una industria que produzca y exporte es la industria ideal, aunque no siempre es posible. Hay cuestiones de tamaño de mercado que también son parte de las limitaciones que tiene la Argentina. Pero también es cierto que no siempre la matriz tiene ese foco. La industria volcada sólo al consumo interno con la necesidad de dólares para pagar insumos, no hay que erradicarla. En todo caso hay que darle el tiempo prudente para su reconversión. Los dólares no sobran, eso está claro.


Temas relacionados
Más noticias de Banco Central
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.