Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sinceramiento fiscal en el nuevo ciclo

SERGIO CAVEGGIA Socio de la división de impuestos de EY Argentina

0

El sinceramiento fiscal que la actual administración de gobierno incentiva supone, desde el costado tributario, el paso inicial y necesario para corregir comportamientos o situaciones que no fueron adecuadamente contemplados o, directamente, se mantuvieron al margen de circuito formal de la economía. Mucho ya se ha escrito sobre el entorno local y, sobre todo, internacional que enmarca a este régimen. En efecto no sólo la administración actual favorece el sinceramiento de activos sino también la cooperación mutua que muchas administraciones tributarias están coordinando se ha convertido en un hecho relevante a la hora de decidir la adhesión al sistema.

Este nuevo entorno necesita una herramienta que permita remediar situaciones que por error, omisión o propia protección del universo de contribuyentes tuvieron lugar en los últimos años. El acto de sinceramiento fiscal merece un ejercicio de abstracción personal de la vorágine diaria y, sobre todo, de los preconceptos tributarios que se erigieron y enquistaron paulatinamente a lo largo de muchos años. No caben dudas de la oportunidad, necesidad y conveniencia que para muchos contribuyentes supone la adhesión a este régimen. La cuestión central radica en anticipar y merituar el efecto tributario futuro que dicha adhesión supondrá.

El análisis que debe efectuarse no sólo comprende las cuestiones técnicas propias del régimen sino también una mirada sobre el futuro que el nuevo ciclo depararía. Sólo la evaluación de una perspectiva de mediano y largo plazo puede ayudar a redimir acertadamente las situaciones o activos no declarados en años pasados y asegurar que se está conscientemente caminando en la dirección correcta desde la arista tributaria.

El acto de sincerar activos o patrimonios es fundacional y un punto de inflexión que supone el adecuado planeamiento previo de la estructura patrimonial y de su correlativo flujo de rentas futuro.
El impuesto especial establecido por el régimen no representa la conclusión del sinceramiento sino, por el contrario, su comienzo.

Los flujos de rentas del patrimonio sincerado no solo comprenden las rentas o el producido del capital o la tierra sino también las ganancias derivadas de la futura salida o venta de las inversiones. Asimismo la situación personal y familiar del contribuyente es también un elemento significativo a la hora de estructurar el nuevo patrimonio ya que las dinámicas familiares actuales y, sobro todo, futuras representan una variable central del ejercicio reflexivo que impactará eventualmente en la sucesión familiar.

Es por estos conceptos que el costo de entrada al sinceramiento no representa la cuestión sustancial a definir. Por el contrario, el adecuado planeamiento de las rentas que dicho sinceramiento supondrá merece el análisis más profundo y delicado porque implica que el patrimonio sincerado ya integrará el circuito formal de la economía del propio contribuyente y, muy probablemente, condicione también a las generaciones futuras.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar