Sábado  23 de Septiembre de 2017

Qué tipo de licencia por paternidad puede reducir la desigualdad de género

Qué tipo de licencia por paternidad puede reducir la desigualdad de género

LUCÍA CIRMI OBÓN Economista. Miembro de Asociación de Familias Diversas de Argentina (AFDA)

Poco a poco (¡y finalmente!) la necesidad de reformar el sistema de licencias en Argentina va tomando lugar en la agenda pública. El actual sistema, plasmado en el Régimen de Contrato de Trabajo (Ley 20.744), refuerza los estereotipos de género que afectan las oportunidades laborales de las mujeres y excluye a las familias diversas y/o adoptivas. Sin embargo, no cualquier reforma va a modificar esta situación. La experiencia internacional nos da algunas pistas de qué hacer y qué no si queremos que las cosas cambien.

¿Porque es tan importante la licencia?

Diversas investigaciones han encontrado que los primeros meses en la crianza de un/a hijo/a son un momento crucial en donde implícitamente se definen los roles que padres y madres cumplirán con respecto al cuidado del/a niño/a de allí en adelante. El diseño del sistema de licencias puede sembrar que ese cuidado sea tomado sólo por la madre o puede por el contrario promover una modificación en la división tradicional del cuidado: hombre que trabaja y mujer que cuida (o trabaja, y ¡además cuida!).

La ley que regula el trabajo privado en nuestro país otorga 90 días para madres biológicas, 2 días por “nacimiento de hijo” para todo el resto de los trabajadores y 0 días por adopción. La ley tampoco contempla a las familias LGBTQI que terminan viendo como encajar en este sistema binario. Por supuesto que muchos convenios colectivos de trabajo, así como convenios de trabajadores públicos, han logrado condiciones un poco mejores. Sin embargo, las brechas entre los días asignados entre los sexos en general se mantienen. Monotributistas y trabajadores/as informales quedan además por fuera de todo el sistema.

En la práctica, madres y padres de todo el país terminan ingeniándoselas para combinar las licencias otorgadas con días por vacaciones, licencias por enfermedad, arreglos informales con los jefes y faltas sin goce de sueldo. La necesidad de cuidado es mucho más grande de lo que la visibilizan las políticas públicas y de lo que la oferta pública de servicios de cuidado esta hoy cubriendo.

La licencia desigual es el primer tramo de un camino largo en el que la mujer queda cargando con el cuidado de los/as hijos/as como “responsable natural”. Esto es malo para madres, padres e hijos/as. Las madres terminan limitando su participación laboral para hacer frente a las nuevas tareas, afectando estas sus oportunidades de tomar trabajos de tiempo completo, de alcanzar ascensos, así como de generar mayores y mejores ingresos. Esto incrementa su dependencia económica. Las mujeres que no son madres también se ven afectadas, toda vez que el estereotipo general hace asumir a los empleadores que en algún futuro cercano sí lo serán y descuidarán entonces su puesto (con ausencias/generando mayores costos). Terminan enfrentando así la misma discriminación laboral.

Los padres se pierden del derecho y de la responsabilidad de cuidar, algo que si se sostiene durante el crecimiento del hijo/a puede hacer que el vínculo sea más débil. En Suecia, país líder en esta temática, un estudio hecho sobre padres que tomaron licencias por paternidad mostró en ellos menores niveles de estrés y mejor vínculo con los/as hijos/as. Por último, para los chicos, estar bajo un modelo de dos cuidadores reduce su riesgo de vida y les permite ver roles a seguir menos sexistas.

La experiencia internacional muestra que ofrecer días distribuibles a elección de la pareja, una de las opciones que actualmente se barajan como reforma, no necesariamente va a mejorar la cosa. La pareja termina eligiendo que quien tiene el mejor trabajo cuide su puesto y la otra persona tome los días. Dada la brecha salarial y de calidad de empleo en términos de género, las mujeres terminan tomando la mayor parte de los días distribuibles y los hombres cuidando su puesto. Así, permanece la desigualdad.

Por el contrario, los sistemas “tómalo o piérdelo”, donde cada padre/madre tiene un porcentaje alto de días propios e intransferibles, son los únicos que en la práctica hacen que los varones tomen la licencia. Generan un incentivo directo a tomarla porque es entonces la única forma de extender el tiempo total de licencia que logra la pareja. Además, su carácter más claro y estandarizado para todos evita que los hombres se rehúsen a ausentarse del trabajo por miedo a perder posiciones, ya que en estos sistemas la probabilidad de que sus compañeros también usen licencias es mucho más alta.

Por último, mantener las categorías de licencias con diferencias de días basados en una pareja heterosexual (maternidad/paternidad) tampoco tiene mucho sentido. Seguirán siendo poco flexibles a las particularidades, dejarán afuera otra vez a las familias LGBTQI y continuarán provocando injusticias en término del origen de la filiación. Por ejemplo, si una posible modificación de la normativa consiste sólo en el aumento de la licencia por paternidad a diez días, ¿un matrimonio gay que adopte tendrá sólo 20 días ante la llegada de su hijo/a?

Una licencia parental igualitaria

Desde la Asociación de Familias Diversas de Argentina (AFDA) estamos pidiendo por la instalación de una licencia parental igualitaria, de 3 meses por trabajador/a como base, sin importar su género. Que pueda ser acomodable en el tiempo (por ejemplo, primero la toma una persona y luego su pareja) y mayoritariamente no transferible. También es necesario que pueda utilizarse para procesos previos (trámites de adopción e inicio de tratamientos de reproducción asistida). Así, se respondería a los reclamos por una licencia por paternidad y a la vez los de otras composiciones familiares.

Un paso final para avanzar en este tema es dejar de ver el asunto con una mera visión de costos de corto plazo. El año pasado, un entonces funcionario de la cartera de Trabajo respondió a la prensa que la prioridad del país era la productividad y que “más días de licencia producirían menos días de trabajo”. La evidencia muestra lo contrario, más días de licencia mejoran luego el presentismo y la productividad. ¿Qué tan buena puede ser la productividad de un padre que por no tener días usó todas sus vacaciones anuales para cuidar?

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000055,000058,5000
DÓLAR BLUE1,209762,250062,7500
DÓLAR CDO C/LIQ4,3044-69,7450
EURO0,440062,157662,4141
REAL0,412313,704413,7593
BITCOIN0,110310.201,270010.206,9800
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000060,1875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-3,289573,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-3,225875,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000060,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000095,0095,00
CUPÓN PBI EN PESOS-8,82351,551,70
DISC USD NY2,904674,4072,30
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-0,264030.150,6500
BOVESPA-0,0800104.616,8600
DOW JONES0,130027.110,8000
S&P 500 INDEX0,03433.005,7000
NASDAQ-0,11008.186,0160
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,5315326,6516328,3969
TRIGO CHICAGO1,0842179,8605177,9314
MAIZ CHICAGO1,0190146,3524144,8761
SOJA ROSARIO0,0000240,0000240,0000
PETROLEO BRENT-1,254863,740064,5500
PETROLEO WTI-1,904358,210059,3400
ORO-0,95671.490,70001.505,1000