U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Aborto: las preguntas que se tienen que hacer los legisladores

Aborto: las preguntas que se tienen que hacer los legisladores

Yo siento, a mí me parece, yo creo. El debate en los medios de comunicación por las despenalización del aborto está signado por el discurso emocional y autoreferencial. No debería asombrarnos; es algo común en el mundo de la radio y la televisión. El problema es que varios de los que participan de esos intercambios con la prensa son legisladores, hombres y mujeres que deberán analizar y votar los distintos proyectos presentados en el Congreso, desde mucho antes de que el presidente Mauricio Macri  -sean cuales fueran sus motivos- habilitara el debate. Y lo preocupante es que lejos de pensar como estadistas y concentrarse en las necesidades reales de la sociedad, lo único que hacen es anteponer sus principios religiosos o sus convicciones morales a las políticas de salud pública.

Así, se generan por estas horas situaciones que van de lo desopilante al autoritarismo y la farsa. Se ve, por ejemplo, a un senador del PRO, Esteban Bullrich -devenido poeta (malo)- que escribe un poema inclasificable en contra de la interrupción temprana del embarazo para dejar en claro su postura. O a una diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, que solicita postergar la discusión en el Congreso hasta después de Semana Santa “por respeto” a los católicos, e impide a su tropa bajar a las comisiones para iniciar el tratamiento parlamentario cuando siempre cuestionó la tiranía de Cristina Kirchner.

La ex presidenta de la Nación y actual senadora no se queda atrás y manda a decir a través de La Cámpora que “está contenta” con que el debate sobre el aborto “se dé de manera tan abierta en la sociedad”. La realidad es que durante su mandato impidió en más de una ocasión a sus diputadas cualquier avance sobre la despenalización, un reclamo histórico de los distintos movimientos de mujeres que desde el 2005 vienen presentando el Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo en la Cámara baja.

Ni hablar del diputado y ex gobernador bonaerense Daniel Scioli -que tras pedirle a su pareja Gisela Berger que no continuara con su embarazo, según ella misma reveló el año pasado- su posición en contra del aborto seguro, legal y gratuito se convirtió en el modelo de lo hipócrita.

La marcha realizada el domingo por un grupo multitudinario de ciudadanos para rechazar la legalidad del aborto también estuvo cruzada por los prejuicios y la ideología religiosa. Todo el mundo tiene derecho a manifestarse de manera democrática pero los discursos de los voceros de la manifestación carecen de argumentos sólidos. Se dijo, por caso, que el debate habilitado por la Casa Rosada está promovido por clínicas abortistas internacionales que hacen lobby para instalar su negocio en el país. Como si el verdadero negocio de la práctica del aborto no estuviera en lo clandestino, en el carácter prohibido, que la encarece e involucra a médicos, funcionarios y policías corruptos.

Cuestionan también la estimación sobre la existencia de 500.000 abortos inseguros por año al considerar que son datos no oficiales, sin tener en cuenta que es justamente el carácter clandestino de la praxis actual lo que impide tener una estadística seria. No hay que ser muy perspicaz para saber que los abortos se practican en el país, más allá de su prohibición. Y que son las mujeres de bajos recursos económicos quienes mueren o sufren las peores consecuencias por no tener el dinero para hacerlo en condiciones mínimas de seguridad e higiene. Por eso, se trata de un problema de salud pública, tal como lo considera la Organización Mundial de la Salud.

El lema a favor de la vida es un eslogan efectista para una campaña publicitaria, pero poco serio para elevar el nivel del debate. ¿Quién puede estar en contra de la vida? Es un postulado tramposo; con ese criterio, no tendríamos que comernos la lechuga de la ensalada porque una planta es vida y mucho menos, matar a una vaca. 

Los legisladores deberían, al menos por una vez, pensar en que las leyes deben revisarse y adaptarse a los cambios y demandas sociales. Al menos diez encuestas de opinión realizadas en los últimos días en todo el país y publicadas en diferentes diarios sostienen que seis de cada diez argentinos están a favor del aborto legal, gratuito y seguro. No es tan difícil. Basta con recabar información y realizar algunas de las preguntas a los que saben: médicos, científicos, biólogos, juristas, sociólogos, filósofos y todos aquellos en condiciones de dar argumentos sólidos y sensatos. Va aquí una ayuda:

¿Qué es un ser humano? 

¿Un feto o un embrión es una persona desde el punto de vista biológico y social? 

¿Tiene los mismos derechos civiles y jurídicos que una persona? 

¿En qué semana de gestación aparece la actividad neurológica o el dolor en el feto? 

¿Se evita con la prohibición que haya abortos clandestinos? 

¿Se logra con la legalización prevenir la destrucción de embriones y fetos? 

¿Cómo fueron los resultados en los países que adoptaron el aborto legal?

Lo otro, lo que sienta un legislador en su intimidad, o lo que crea en función de sus convicciones morales o religiosas, no nos importa como ciudadanos. Mucho menos, las normas y credos de la Iglesia católica o de cualquier otra. La Argentina es un país laico. Cada uno es libre de creer en lo que quiere. Pero no se puede legislar en función de la fe para un clan o una tribu, de la misma manera que nadie debería votar una ley bajo emoción violenta. Las dudas no deben ser saldadas por una institución con preceptos anacrónicos, que cuestiona la sexualidad humana por afuera del plano biológico, que le impone a sus sacerdotes algo tan antinatural como el celibato o que considera a la homosexualidad como algo aberrante. Si fuera por la Iglesia, no habría Ley de divorcio, ni matrimonio igualitario, ni preservativos necesarios para evitar el contagio de enfermedades horribles como el sida. ¿Cómo prevenir un embarazo si la Iglesia se opone a la educación sexual en las escuelas y la distribución gratuita de anticonceptivos? ¿Evitando el sexo, como lo hacen -al menos hacia afuera- los prelados? Los católicos deberían pregonar sus leyes sagradas entre sus feligreses y no pedirle al país que viva bajo sus reglas. Y los legisladores religiosos, dejar el credo, los poemas y los sermones para la misa del domingo.

Más notas de tu interés

Comentarios12
Victor Villafañe
Victor Villafañe 01/04/2018 11:38:10

el que aborta es persona asesina, y la que quiere escindir la moral, la razon , el sentido comun de las leyes de la Republica Argentina, no es Argentina ni esta es tu Patria ni su territorio. Asi que "señora" periodista, vuelva a su pais!

Fati Membrives
Fati Membrives 01/04/2018 05:39:11

Es inconstitucional. Violando todos los Tratados Internacionales. Artr 75 inciso 22. ¿ Y si su santa madre hubiese sido pro aborto? Epaaa no estariam aca. No a la Eugenesia. Legalización de todo tipo de muerte. Sobre todo a los corruptos

walter daniel Giache
walter daniel Giache 31/03/2018 09:27:09

Ni siquiera un niño de escuela de nivel secundario diría tantas burradas !!!!!!!Argentina país laico ????? Preámbulo Invocando la protección de Dios fuente de toda razón y justicia. Art. 2 el Estado Nacional sostiene el culto católico !!!!!!!!

Rafael Clemente Prado
Rafael Clemente Prado 30/03/2018 10:38:21

AUNQUE ES INJUSTA LA ELIMINACIÓN DEL EMBRIÓN AL ABORTAR, SE DEBERÍA PENSAR SERIAMENTE QUIÉN PAGARÁ LA CUENTA DEL OPERATIVO EN LOS ENTES MÉDICOS. ESA ASISTENCIA MÉDICA SOLO DEBE SER GRATUITA SI SURGE EL EMBARAZO DE UN HECHO DELICTIVO BIÉN PROBADO.

Franco Segovia
Franco Segovia 30/03/2018 10:04:09

Muerte por muerte. No es justo. Vida + vida. Entender que todos estamos en desarrollo desde un embrión hasta un viejo somos vida. Nada nada más orrible que matar un bebé que sólo es inocente.

Adrian Hawk
Adrian Hawk 29/03/2018 08:15:33

No al aborto..... No a las criminales de niños....

Adrian Hawk
Adrian Hawk 29/03/2018 08:11:39

No al aborto..... No a las criminales de niños....

Roberto Verdini
Roberto Verdini 29/03/2018 04:27:56

Gratuito? Lo pagamos los jubilados que no embarazamos a nadie!

Rafael Clemente Prado
Rafael Clemente Prado 30/03/2018 10:40:43

ACUERDO QUE SOLO DEBE SER GRATUITO CUANDO EL EMBARAZO SURGE DE UN HECHO DELICTIVO PROBADO ANTE LA JUSTICIA. LA POBREZA DE UNA MUJER NO JUSTIFICA SER ASISTIDA GRATUITAMENTE.

Adrian Hawk
Adrian Hawk 29/03/2018 06:56:36

"Sí el aborto se permite.... Entonces todo de permitirse...." El derecho a nacer es La base de La justicia.....

Capullo, en un todo de acuerdo con vos. Los legisladores no me representan en cuestiones como estás. Prohíben el aborto, pero no pueden evitar las muertes clandestinas. ¨rubenardosain.wordpress.com¨

Adrian Hawk
Adrian Hawk 29/03/2018 07:03:16

Tampoco nunca se hizo nada por evitar las muertes clandestinas.... Matar un niño en aborto, ...afortunadamente todavía es ilegal.....