El año de las motos: por la brecha y la financiación barata prevén una explosión de ventas

El mercado de motos tocó fondo en 2020, pero los productores ya ven una recuperación. Las restricciones al transporte público por la pandemia y el temor a contagios ayudan a impulsar el sector.

En 2017 se patentaron 687.966 motos. El año había sido un boom de ventas y el mercado había alcanzado un crecimiento de 44,6 por ciento con respecto a 2016. Y aunque todo parecía indicar que esta era una tendencia que había llegado para quedarse -en los primeros cuatro meses de 2018 las ventas continuaron el camino alcista-, ese fue el pico histórico. A partir de allí y a raíz de las sucesivas crisis cambiarias, comenzó un camino descendente hasta el año pasado, que -pandemia mediante- con 269.934 patentamientos mostró el peor número histórico desde que existen registros.

Sin embargo, en la industria están convencidos de que el Covid representa una oportunidad para el segmento de las dos ruedas. Las restricciones al uso del transporte público para combatir el Covid-19 y la necesidad de un medio de movilidad que otorgue sensación de seguridad frente a los contagios son vistas como una oportunidad para el sector. Es que, por un lado, permiten moverse con facilidad en las ciudades y ayudan a sortear los problemas del tránsito. Por el otro, evitan el contacto con otros y, de esta manera, disminuyen las posibilidades de contagio.

Con este panorama, esperan que 2021 sea el año de inflexión en el que los números vuelvan al terreno positivo. Antes del inicio de la segunda ola, para este año se preveía llegar a 360.000 patentamientos, un crecimiento interanual de más del 30 por ciento. Con la curva de contagios en alza es posible que se revisen un poco los números, pero el optimismo sigue.

En marzo hubo un incremento del 38,5 por ciento en relación con febrero -la comparación con marzo de 2020 no es estadísticamente válida, porque a mediados de mes se frenaron los patentamientos a raíz de la cuarentena-. En tanto, el acumulado de abril venía con un alza de casi 36 por ciento en relación con 2020.

"Lo bueno es que los promedios diarios de marzo fueron los mejores de los últimos 15 años. A pesar de la pandemia, el mercado empieza a rearmarse", señala Facundo Lippo, director Comercial de la División Motovehículos del Grupo Iraola.

La compañía tiene el 37 por ciento de market share con marcas como Corven, Mondial y la reciente incorporación -batalla judicial mediante con Motomel- de Zanella. Además, distribuye y produce en la Argentina las internacionales Kymco, Bajaj y Kawasaki.

Made in Argentina

Para estar preparada para este nuevo mercado, Grupo Iraola realizó una inversión de casi $ 1000 millones para ampliar su planta en Venado Tuerto e iniciar la producción local de Kawasaki. La marca japonesa se vende en el país hace más de 40 años, pero desde hace unos meses ya tiene modelos made in Argentina. Hasta ahora los resultados son positivos, sobre todo porque permitió incorporar la marca al programa Ahora 12, lo que ayudó a impulsar las ventas.

Grupo Iraola comenzó a producir Kawasaki en el país

Lippo señala que la reactivación del mercado llega por dos vías diferentes. Por un lado, está la financiación a la que se puede acceder con el Banco Nación y el Banco Provincia o el programa Ahora 12 y Ahora 18 para las motos fabricadas en el país. Estos programas oficiales impulsan sobre todo al segmento de baja cilindrada, que es el de mayor demanda en el mercado: las motos de 101 a 125 cc representan el 63 por ciento de los patentamientos.

Por el otro lado, la brecha cambiaria -que en los últimos días volvió a incrementarse tras varios meses de letargo- le da una ayuda al segmento de alta gama. Con precios que se mueven al valor del dólar oficial, los potenciales compradores ven la oportunidad de adquirir un vehículo que en dólar billete sale menos que hace un par de años.

"Vemos que hay un cambio cultural en la valoración que hace la gente sobre el tiempo de movilidad. Ahí es donde la moto y otros medios como la bicicleta y la bicis eléctricas empiezan a ser vistas de otra manera. La pandemia aceleró un proceso que ya se venía dando en los últimos años", agrega Lippo.

Otro de los factores para el crecimiento del mercado, señala, está relacionado con el auge de las apps de delivery. Al principio los cadetes se movilizaban en bicicleta, pero rápidamente cambiaron a la moto, que les permite mejorar los tiempos de entrega y realizar más pedidos en un mismo día.

Y los números no mienten. El 63 de los patentamientos realizados en lo que va de 2021 son vehículos de 110 cc, el preferido por los repartidores, ya que es accesible en precio (se pueden comprar a partir de $ 80.000) y tienen un muy bajo consumo de combustible.

En alza

Royal Enfield empezó la producción local en 2020

"El sector tiene una oportunidad a raíz de la pandemia. Venimos de un 2020 que fue el peor año en cuanto a ventas y ahora nos encontramos con que hay más demanda interna. Nuestras predicciones son que en 2021 el sector va a crecer un 30 por ciento. Esto seguramente va a depender de la habilidad que tenga el gobierno de conseguir las divisas necesarias. El mercado podría crecer más si estuvieran los dólares. Pero preferimos ser un poco más cautelosos", dice Martín Schwartz, director de la División Rodados de Grupo Simpa, distribuidor en la Argentina de Husqvanra, Vespa, Can-Am, CF-Moto, Piaggio, Aprilia, Moto Guzzi y Ninebot-Segway, y productor local de KTM y Royal Enfield, y enfocada en el segmento premium del mercado, con precios a partir de US$ 4000.

"Nosotros tenemos la estrategia de trabajar con primeras marcas en los segmentos medios y premium. La verdad es que en el negocio de moto económica, de más volumen, hay muchas empresas y una guerra comercial bastante importante. Son márgenes muy pequeños que todavía no nos sedujeron", agrega.

El año pasado, en plena pandemia, la compañía empezó a fabricar en Campana la marca india de origen inglés Royal Enfield. La planta, que necesitó una inversión de $ 700 millones para el proyecto, es la primera que la marca tiene fuera de la ciudad india de Chennai.

"Nosotros estamos cambiando nuestra estrategia y pasamos de ser un importador a un grupo industrial. En los próximos meses terminaremos nuestra segunda planta en Pilar, de 35.000 metros cuadrados, que nos permitirá incrementar nuestra capacidad productiva hasta 25.000 unidades anuales", agrega Schwartz.

La decisión, explica, tiene que ver principalmente con los cambios que introdujo el decreto 81/2019, que llevó al 0 por ciento los aranceles para la importación extrazona de kits IKD (desarmada en un kit incompleto, para completar con partes locales), contra un 35 por ciento que paga si el mismo vehículo llega ya ensamblado.

De esta manera, la compañía logró bajar notablemente el precio de algunas de los motos que ya vendía en el mercado local. Por ejemplo, el modelo más económico de Royal Enfield pasó de US$ 6700 a US$ 5000 en apenas unos meses, solo por haber localizado la producción en el país.

Además de la marca anglo india, Grupo Simpa produce la austríaca KTM. En febrero de este año, la compañía inició la fabricación del modelo 790 Adventure, la de más alta cilindrada ensamblada en el país, con un precio de entre $ 3,2 millones y $ 3,7 millones. Para iniciar la producción requirió una inversión adicional de $ 200 millones.

Hasta el año pasado el 70 por ciento de las unidades vendidas eran de origen extranjero. Este año cerca del 80 por ciento es de producción local.

"El 2020 fue un año de reconversión para efectivamente pasar a ser un grupo industrial. Por ahora, estamos en un 10 por ciento de integración nacional promedio, pero aspiramos a llegar al 12 por ciento para fines de este año. Acá se integran partes metálicas, filtros y cableado, principalmente", explica Schwartz y agrega que el desarrollo de proveedores locales fue uno de los principales desafíos que tuvieron que afrontar. Tanto, que ya están empezando a trabajar internamente para reemplazar piezas importadas.

La compañía espera producir 15.000 unidades en 2021. Sin embargo, están convencidos de que si no hubiera problemas con el acceso a divisas, podrían llegar a las 20.000. Además, para fin de año tiene previsto empezar a fabricar vehículos utilitarios UTV y ATV.

"En 2020 y en un mercado muy malo se vendieron 10.000 motos del segmento premium. Creemos que este año debería recuperarse a entre 15.000 y 20.000 unidades. Y aspiramos a mantener al menos el 60 por ciento de market share", concluye. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios