BMW: "Seguimos ganando dinero en la Argentina"

El piloto de la alemana en la región explica por qué el país es un mercado clave para la empresa. La empresa invertirá u$s 15 millones en su red comercial y sumará tres nuevos concesionarios

BMW:

"¡Sí, claro!", contestó en un español con acento mexicano el alemán Alexander Wehr, presidente y CEO de BMW Group en América latina. Le pregunta fue a si la automotriz alemana gana, todavía, es rentable en la Argentina. "Sí, estamos ganando dinero. Pero los márgenes son más bajos", reconoció.

El ejecutivo visitó el país para ratificar el plan de inversiones de la empresa que, además de su propia marca, también es dueña de MINI, Rolls Royce y Motorrad, su división de motocicletas. Entre 2018 y 2019, BMW habrá completado un desembolso de u$s 15 millones en su red local. El 50% ya está ejecutado. El resto se erogará a lo largo de este año, cuando incorpore tres nuevos concesionarios: uno en la zona Oeste de Capital Federal; otro en el GBA y el tercero, en el norte del país.

"Hoy, tenemos 10 concesionarios y 31 puntos de venta. Con estas incorporaciones, queremos llegar a 40 a fin de año", dijo Rolf Epp, presidente de la filial argentina, en un encuentro informal con la prensa. "Ya renovamos el 80% de los concesionarios actuales", agregó.

El año pasado, el grupo vendió 2646 unidades de BMW y 375 de MINI. Aunque 2019 arrancó con una caída del 56% en el primer bimestre para el segmento premium, Epp proyecta una caída acumulada del 30% hacia diciembre.

"En América latina, siempre hay cambios. Todos los días. Es parte de su historia. Desde México, manejamos 28 países. Es lo normal que, en algún año, alguno caiga y otro crezca. La Argentina también tiene sus ups & downs", describió Wehr.

"Para nosotros, la Argentina es un mercado estratégico, muy importante por su tamaño y por su potencial, por el interés que existe en nuestras marcas", agregó. "La penetración del segmento premium es la más baja a nivel regional", subrayó. Comparó: en la Argentina, de cada 100 autos que se venden, 1,5 es de lujo; en Rusia y Turquía, el 10%; y en México, el 6.

El ejecutivo resaltó la importancia que tiene América latina, en general, para la compañía bávara. Es la región de mayor crecimiento de ventas. Sobre 2,5 millón de entregas a escala global, en 2018, comercializó 75.000 unidades en la región, entre autos y motos. De los 56.000 automóviles, 45.000 fueron de su marca insignia. Representó un incremento de 10%. "Por encima de lo que avanzaron China y otros emergentes", subrayó Wehr. MINI, por su parte, creció 7% en la región.

En contexto, México es el principal mercado de la región para BMW: 18.500 ventas. El segundo es Brasil, con 11.500 y el tercero, la Argentina.

El programa de lanzamientos para el mercado local arranca con el MINI, seguirá con la séptima generación del Serie 3 (final del segundo trimestre) y los nuevos X4 y X5 (segundo semestre). "Ajustamos algunas versiones. Pero no alteramos el line-up de modelos por la situación del mercado", aclaró Epp. "Desde que tenemos presencia, tenemos presencia completa. Si estamos en la Argentina, estamos completos y lanzamos todos los productos", remarcó Wehr.

BMW ya tiene presencia productiva en la región. En 2014, inauguró su planta de Santa Catarina, en Brasil, donde ensambla el kits de piezas del Serie 3 y de los X1, X3 y X4. Tiene potencial de 30.000 unidades por año. Este año, el 6 de junio, cortará cintas de su fábrica en San Luis de Potosí, México, en la que invirtió u$s 1000 millones. Allí, hará el Serie 3. Tiene capacidad para 150.000 unidades por año. "A mediano plazo, reemplazará la producción global de ese modelo, que también se hace en Münich. No será extraño ver a alemanes conduciendo un auto brasileño", explica su CEO regional.

También podría aplicar al cupo sin arancel para importarlo a la Argentina, dado el acuerdo comercial que existe entre ambos países. Pero BMW prefiere ser cuidadoso. "Podríamos traerlo a un precio muy competitivo. Pero también nos terminaría afectando el posicionamiento de nuestro modelo de entrada (Serie 1). Así que habría que estudiarlo muy bien", sugirió Epp.

Otra carrera que BMW quiere correr en el país es la de los autos eléctricos. "La electro-movilidad es realidad en América latina. Pero el tamaño de mercado de la Argentina no nos permite tener esa oferta. Harían falta mercado e incentivos políticos", observó Wehr. Epp apuntó contra el cupo de 6000 unidades que el Gobierno liberó de aranceles para la importación y que, dijo el piloto local de BMW, está "subutilizado" por las terminales automotrices radicadas en el país.

Comentarios1
Rulo Ben Bela
Rulo Ben Bela 15/03/2019 03:32:00

Y COMO NO VAN A GANAR GUITA CON LOS PRECIOS ABSURDOS QUE COBRAN ???????


Recomendado para tí