Panorama

¿Estamos listos para que los autos sean eléctricos?: un proyecto quiere prohibir los vehículos a combustión

El proyecto de ley que propuso el Gobierno Nacional puso como meta el año 2040 para dejar de vender autos con motor a combustión. Desde el sector privado piden que se trate lo antes posible en el Congreso, mientras que aseguran que es necesario comenzar a trabajar ya para llegar a ese objetivo.

Falta poco para que la bandera se agite en la pista de la electromovilidad. Mientras varios países se están acomodando en la línea de largada, la Argentina parece que aún no llegó al circuito. ¿Nuestro país está, realmente, preparado para llegar al 2040 con el 100 por ciento de automóviles eléctricos?

Muchas automotrices aseguran que la infraestructura no es suficiente y que se debería comenzar a trabajar ya mismo. ¿Cuáles son las cuentas pendientes? ¿Llegaremos a la posición de partida con retraso?

Cuestión de ley

En la actualidad, la Argentina cuenta con el Decreto 617/2021 (13/09/21) que permite la importación de automóviles híbridos y eléctricos con alícuotas reducidas del derecho de importación extrazona del 5 por ciento y el 2 por ciento respectivamente por un plazo de 18 meses desde su publicación. El límite máximo es de 4500 unidades que podrán importarse bajo este régimen. Además, algunas jurisdicciones como la Ciudad de Buenos Aires, San Juan y Santa Fe, han eximido a los vehículos de esta tecnología del pago de patentes.

El proyecto de ley de Movilidad Sustentable que abarca también la electromovilidad ingresó al Congreso de la Nación para su tratamiento. "El sector aguarda que se trate tan pronto como sea posible para poder contar con el texto definitivo porque junto con el proyecto de fomento a nuevas inversiones, se posicionan como dos herramientas necesarias y de importancia estratégica para la sustentabilidad de largo plazo del sector. Estas leyes permitirán afrontar los desafíos futuros en materia de transformación tecnológica. Además, permitirá atraer nuevas inversiones e impulsar la producción, exportación y generación de puestos de trabajo para continuar siendo una fuente de abastecimiento internacional de productos globales de alto valor agregado", sostiene Fernando Rodríguez Canedo, director ejecutivo de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Hay varios factores a tener en cuenta para la electrificación. La gran extensión territorial de la Argentina es uno.

El proyecto propone, entre otras cosas, que desde 2041 ya no se puedan comercializar más vehículos nuevos con motor a combusión. "Lo importante es que el sector privado y el público trabajemos juntos, y que podamos tener plazos intermedios que nos permitan revisar las estrategias de las casas matrices, la evolución en otros mercados y los avances que vayamos alcanzando en nuestro país", destaca Nicolás Abbate, director de Government Affairs de Nissan América del Sur.

Por su parte, Ezequiel Vallejos Meana, gerente General de Asuntos Gubernamentales de Toyota considera que es un objetivo ambicioso que va a requerir de una fuerte articulación público-privada para ser alcanzada, y de evaluaciones intermedias para asegurar su cumplimiento. "Estas evaluaciones deben estar enmarcadas en un plan de largo plazo que incluya no solo la promoción de estas nuevas tecnologías sino también el desarrollo de la infraestructura de carga y la reconversión de la matriz energética nacional", destaca.

La gran pregunta que resuena en el ambiente es si estamos listos. El director de Adefa explica que hay varios temas a tener en cuenta. "El escenario global no está definido, y eso también se refleja en el escenario local ya que aún hay muchos desafíos a los cuales tenemos que hacer frente para llegar a esa meta", reconoce.

Según Rodríguez Canedo hay temas y características propias de nuestro mercado que se deben tener en cuenta en el proceso de planificación como, por ejemplo, la extensión de nuestro país que impone sus propios desafíos y -según él- no es un tema menor. "Dada las características de nuestra geografía entendemos que hay tecnologías que se adaptan mejor que otras, de acuerdo con el territorio y el segmento de productos. Entendemos que existen diversas tecnologías que pueden ser opciones intermedias hasta tanto se adapte la matriz energética hacia una única dirección", dice.

El ejecutivo explica que, en el caso del transporte pesado y de larga distancia de pasajeros, el GNC y GL puede utilizarse como un paso intermedio hacia la electrificación, en un futuro. En zonas rurales, la tecnología hibrida puede ser la alternativa; y en zonas urbanas de distancias cortas, el eléctrico sería mejor.

De la mano de la electrificación, Nissan se comprometió a ser carbono neutral para 2050.

"Teniendo en cuenta los planes de las casas matrices y de cómo se pueden traducir esas estrategias en el mercado local es que hemos gestionado una revisión de los plazos del proyecto de ley para 2030. Tiempo para analizar en dónde nos encuentra como industria y fijar cuáles son los pasos y plazos a seguir", reconoce el director de Adefa.

Las cuentas pendientes

Rodríguez Canedo aclara que es fundamental definir varios puntos en la agenda, como cuál es el marco normativo (legislación, incentivos) para generar las condiciones de mercado, infraestructura, definir cuál es la matriz energética en el corto plazo y que se defina cómo se generará. Y, en un estadio más avanzado, se debe pensar qué va a producir la industria y cómo.

Mientras tanto las casas matrices de las automotrices tienen su master plan para los próximos años prácticamente definido. En este proceso, en el mercado local hace una década que se viene apostando a las nuevas tecnologías. Es un proceso que viene creciendo año a año tanto en oferta como en demanda.

"Lo que planteamos es desarrollar la demanda y fortalecer el mercado para que en un estadio posterior se piense en la producción local de este tipo de tecnologías. Tanto a nivel internacional como local, el objetivo está en alcanzar un equilibrio y reducir la huella de carbono", cuenta Rodríguez Canedo.

En este proceso se ha visto un crecimiento constante de la oferta, que pasó de un solo modelo híbrido y eléctrico en 2009, a más de 30 en la actualidad. Mientras que las ventas pasaron de 20 unidades hacia 2005 a cerrar el 2021 con un volumen cercano a las 6000 unidades.

Desde Toyota ven que es un objetivo ambicioso y que requiere colaboración público-privada.

Además, el camino es largo. "Si miramos las experiencias a nivel global podemos observar que, aunque recientemente ha habido una aceleración del crecimiento de la participación de mercado de estos vehículos, la introducción y masificación de estas tecnologías en los países desarrollados significó un proceso de largo plazo. Japón, por ejemplo, tardó casi 10 años en alcanzar el millón de vehículos electrificados patentados", explica Vallejos Meana.

Cuestión de números

Desde Adefa observan que con la pandemia se produjo una aceleración, tanto a nivel mundial como local, en el incremento de ventas de vehículos híbridos y eléctricos. Por caso, en el mercado local se pasó de una participación en las ventas totales del 0,6 por ciento en 2020 al 1,5 por ciento aproximadamente en 2021.

A nivel global la electrificación de la industria automotriz es una realidad y continuará creciendo aceleradamente en los próximos años. El compromiso asumido por las marcas con la sostenibilidad de la sociedad y, en este mismo marco, el cuidado del medioambiente es prometedor. "En el caso de Nissan, anunciamos a nivel global, en enero de 2021, nuestro compromiso de lograr la neutralidad de carbono para el año 2050. Y para esto, la electrificación del portafolio de productos juega un rol fundamental", cuenta Abbate.

En América latina, en cambio, la adopción de esta tecnología es menor si se la compara con otros mercados más desarrollados como Europa. Entre las iniciativas más recientes de Nissan se destaca el anuncio de una inversión de 1000 millones de libras esterlinas, en Reino Unido, para la creación de EV36Zero, un hub de producción de vehículos eléctricos.

"Se han vendido más 500.000 unidades, globalmente, del Nissan LEAF. También nuestro aporte en el país se viene extendiendo en dos áreas. Una es las estaciones de carga. Las redes de carga media/rápida son una condición necesaria para la adopción de esta tecnología de forma más masiva. Nissan viene trabajando para instalar cargadores de acceso público en cada uno de los concesionarios de la red. Por ahora tenemos cargadores en todos los de Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y Mar del Plata. El otro tema es la educación. Tenemos un convenio con el Instituto Tecnológico Buenos Aires y somos sponsor y speakers del Centro de Estudios de la Actividad Regulatoria Energética, de la Universidad de Buenos Aires. Creemos que es fundamental colaborar con la educación para formar expertos en movilidad eléctrica", asegura el ejecutivo de Nissan.

Toyota, por su parte, asumió el compromiso de alcanzar, a nivel global, el carbono neutral hacia 2050. Esto significa alcanzar cero emisiones en todo el ciclo de vida del vehículo, desde su fabricación hasta su disposición final. En lo que se refiere específicamente a electromovilidad, Toyota Motor Corporation cuenta con un amplio line up de vehículos electrificados.

Localmente, Toyota fue la primera automotriz en comercializar un vehículo híbrido en la Argentina en el año 2009, y hoy cuenta con seis modelos de este tipo. "Creemos que la opción para el mercado argentino es el vehículo híbrido, dadas las condiciones actuales, y a medida que la infraestructura y la matriz energética del país lo permitan iremos diversificando nuestro portafolio de vehículos electrificados", afirma el ejecutivo de esta compañía.

Para tomar nota

Antes de cerrar Abbate recomienda, en primer lugar, que el Gobierno y los actores de la industria continúen trabajando conjuntamente. "Juntos debemos encontrar las medidas de promoción de esta nueva tecnología que permitan fomentar la comercialización de este tipo de vehículos, para luego estudiar la factibilidad de llevar adelante proyectos productivos para el país", sugiere el directivo.

"El escenario global no está definido y eso se refleja en el local. Aún hay muchos desafíos a los cuales tenemos que hacer frente para llegar a la meta."
Fernando Rodríguez Canedo, director ejecutivo de Adefa.

El ejecutivo de Nissan cree que es importante que en una primera etapa se permita la importación de estos vehículos con alícuotas reducidas del derecho de importación. "La demanda de estos productos en la región nos ayudará a desarrollar proyectos productivos en el país", afirma.

Mientras que desde Toyota creen que es fundamental trabajar en un plan integral que otorgue previsibilidad en el mediano y largo plazo en materia de electromovilidad. "La infraestructura de carga en nuestro país es muy incipiente si se tiene en cuenta la superficie y cantidad de habitantes. Hoy en la Argentina existen menos de 100 puntos de carga de acceso al público, por eso es necesario que todos los sectores involucrados trabajemos para desarrollar una red de infraestructura de carga que pueda dar respuesta a las necesidades de los usuarios de estos vehículos y a las características del territorio argentino", afirma Vallejos Meana.

Además, según él es indispensable la reconversión de la matriz energética argentina. "Hoy menos del 40 por ciento de nuestra energía se genera de forma limpia. Si la energía con la cual cargamos los vehículos no es limpia el objetivo de reducción de emisiones no será alcanzado en su totalidad", detalla.

Por último, el directivo de Toyota cree que es necesario crear las condiciones de mercado que permitan aumentar la oferta de este tipo de vehículos. Y, una vez creado el mercado se podrá comenzar a pensar en la producción local de estas tecnologías. "En paralelo es necesario dar respuesta a los desafíos de infraestructura y matriz energética. Por sus reservas de litio, sus condiciones climáticas que favorecen la generación de energía renovable, y la experiencia del sector automotriz local, la Argentina tiene las condiciones necesarias para ser un país que lidere la transición hacia la movilidad sustentable en la región. Pero es necesario plantear una estrategia de largo plazo que brinde un marco normativo que potencie estas condiciones", enumera.

Todos los expertos aseguran que el camino hacia la electromovilidad es una tendencia irreversible, pero gradual. Tanto es así que hoy uno de cada tres Corolla y Corolla Cross vendidos en la Argentina son híbridos. Las versiones híbridas de estos dos modelos emiten un 31 por ciento menos CO2 que sus pares con motorización convencional.

"De todas formas, no hay duda de que la Argentina deberá estar a la altura de este desafío trabajando en conjunto con todos los sectores involucrados bajo una visión integral que abarque todos los desafíos que mencionamos", concluye Vallejos Meana.

La versión original de esta nota se publicó en el número 340 de revista Apertura. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios