El delicado equilibrio entre la ciencia, la innovación y la política

La reconstitución de las sociedades nacionales como Sociedades del conocimiento es uno de los nuevos temas en la agenda política. Hoy, las economías desarrolladas y muchas de las emergentes asignan un lugar central al proceso de innovación. De hecho, el éxito de los países del sudeste asiático y otras economías de desarrollo reciente también se sustenta en este tipo de estrategias.
La posibilidad de crecer rápidamente y elevar los niveles del PBI per cápita muestra un vínculo directo con el gasto que realizan los países en investigación y desarrollo (I+D) medida como porcentaje del producto. Esto queda demostrado en países como Israel, Finlandia, Corea e India, sostienen Hernán Thomas, Carlos Gianella y Diego Hurtado, en su obra: El conocimiento como Estrategia de Cambio (Ediciones Unsam).

La realidad argentina
En la primera parte del libro, se muestra el marco conceptual que vincula conocimiento, innovación y crecimiento económico. En la segunda, se presentan y discuten los rasgos centrales de las políticas de innovación, según se plantean en los países desarrollados y, en muchos otros, en desarrollo, con el objetivo de mejorar la competitividad de la economía y la inserción de esos países en la economía del conocimiento. A continuación, se discute el caso de la Argentina, su situación actual y perspectivas en términos de la economía del conocimiento, considerando el peso de los recursos naturales, en su estructura productiva; las características del sistema nacional de innovación y las políticas implementadas en los últimos años. Finalmente, plantea conclusiones y recomendaciones en términos de políticas públicas, porque todavía existen alternativas y margen para la acción.
Noticias de tu interés