Vending Machine

Estas máquinas revolucionaron la forma de vender en la Argentina: cómo conseguirlas

Inspiradas en las expendedoras tradicionales, las vending machine se imponen como una nueva forma de acercar la marca a los clientes y mejorar la experiencia de compra más allá del salón de venta

No sólo ofrecen bebidas y comestibles, también hay cupcakes y panes, cosméticos, perfumes, accesorios y todo tipo de artículos de lujo. Son máquinas totalmente automatizadas que funcionan en espacios públicos o privados y ya constituyen un formato que demuestra su potencial en centros comerciales, estaciones de subte y aeropuertos del mundo.

Los ejemplos, tal vez más emblemáticos, con la de las expendedoras táctiles de maquillaje que Sephora, la cadena de cosméticos francesa perteneciente al conglomerado de lujo Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), instaló en aeropuertos de EE.UU. con el objetivo de acercar sus productos al público y evitar aglomeraciones en sus locales, o las que la joyería americana Tiffany & Co., que diseñó uno para comercializar sus icónicos perfumes.

En nuestra región, algunas empresas se animan a adoptarlas. Por ejemplo, la argentina Blue Star Group (BSG), acaba de inaugurar en Santiago de Chile sus propias máquinas vending de accesorios para sus marcas Todomoda e Isadora, convirtiéndose en la primera compañía de Latinoamérica en ofrecer esta propuesta.

"Esta iniciativa busca acercarnos a más clientes a través de una alternativa fácil y dinámica que contribuye, además, a minimizar el contacto físico en estos tiempos de distanciamiento social. Permite operar en espacios reducidos y de alto tránsito. En cuanto a su funcionamiento, el comprador identifica los productos que le gustan, los selecciona en la pantalla táctil, elige el medio de pago que le sea más conveniente y retira los productos. De esta manera, puede efectuar la compra que desea en tan sólo unos instantes", relata Sergio Sierlecki, Country Manager de BSG en Chile.

"Una de las principales ventajas es que permite presencia en espacios reducidos donde no hubiésemos podido tener una tienda tradicional, tal como los 15 puntos estratégicos del subterráneo y shoppings chilenos donde las tenemos instaladas. Otra virtud es que posibilita un horario 24x7. Actualmente, nos encontramos desarrollando el proyecto en Chile, a modo de prueba piloto, pero tenemos pensado expandirlo cuanto antes en Argentina y en el resto de la región. Los tiempos dependen, también, de la situación sanitaria de cada país", agrega el ejecutivo de esta empresa que cuenta con más de 800 tiendas en la Argentina, Brasil, Chile, México y Perú.

"Este tipo de solución se enmarca dentro del concepto que llamamos Phygital, donde converge la revolución digital y la física. La pandemia llevó rápidamente a todos los negocios a migrar hacia lo virtual, pero en muchos casos descuidaron las nuevas necesidades en los canales físicos. El retail está en constante evolución y los desafíos actuales llevan a repensar el modelo de atención, permitiendo opciones contactless, como las máquinas expendedoras, y adicionalmente responder a cambios repentinos en las rutinas de desplazamiento de los clientes", concluye.

Smart vending

Otra gran apuesta llega de la mano de Intuitivo, la startup argentina de Tomas Manzitti, Nicolás Parziale y José Benitez Genes fundada en 2019, que se dedica al desarrollo de hardware y software para transformar cualquier refrigerador en un punto de venta autónomo mediante la utilización de visión por computadora (una tecnología de inteligencia artificial (IA) que le permite a una pc identificar imágenes y luego categorizarlas) y código QR.

"Nuestro servicio consiste en ofrecerle a las empresas heladeras o máquinas expendedoras que, al usar reconocimiento de productos por medio de cámaras, están preparadas para vender de todo. Algo que no pasa con los gabinetes tradicionales dado que están seteados para vender solo latas o snacks. Las vending también permiten identificar los productos almacenados en su interior, conocer quién es el usuario, cuáles son sus gustos y qué productos quiere tener cerca de él. Además, resultan más baratas ya que carece de partes mecánicas que encarecen su valor y son menos vandalizables, ya que al estar selladas solo se pueden abrir si el usuario valida su identidad. Por último, como son inteligentes, detectan cuando hay quiebre de stock lo cual facilita su rellenado.", enumera Manzitti, quien comercializa este desarrollo en países de Latinoamérica y tiene como clientes a Coca Cola, AB-InBev, Nespresso, Arcor y Sodexo.

"Este pequeño retail además tiene la ventaja de instalarse en espacios reducidos y lugares tan disímiles como por ejemplo eventos, condominios, aeropuertos y hoteles. Esto genera una autonomía del punto de venta y acerca más que nunca los productos a los usuarios. Por otra parte, estos gabinetes operan con un código QR que se integra con los procesadores de pago para completar transacciones. Entonces, lo que sucede es que un cliente se acerca a la heladera, escanea ese cifrado y se destraba la puerta del contenedor de tal modo que la persona pueda comprar el producto que desee. Esto al final arroja como resultado una experiencia mejorada para el consumidor a través de un proceso de pago simplificado", agrega Manzitti, quien junto a su equipo acaba de desarrollar el primer sistema grab and go (agarrar y salir) de cerveza del mundo que ya lleva instaladas unas 300 terminales en San Pablo, Brasil.

"La reacción de las marcas es muy buena. Conectar con tu consumidor es elemental pero además con esta tecnología podés incorporar una nueva experiencia y hacer que el proceso de compra sea totalmente innovador", concluye.

 Por Georgina Lacube  

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios