En venta

El tradicional parador de la ruta 2 Ama Gozúa busca nuevos dueños

El restaurante había cerrado sus puertas en la cuarentena. Los propietarios quieren reactivar la marca

El tradicional parador de la ruta 2 Ama Gozúa tiene cartel de venta. Cerrado en marzo de 2020 cuando se decretó la cuarentena para combatir el Covid, el local situado en la localidad de Maipú nunca más pudo abrir sus puertas. La familia dueña del restaurante busca desprenderse de parte o toda la sociedad, que es la propietaria del inmueble y de la marca.

"Queremos encontrar la manera de que vuelva el parador, que es un clásico del camino a Mar del Plata. Está en la misma esquina desde 1968. Somos optimistas, porque anunciamos que estaba en venta el fondo de comercio la semana pasada y ya aparecieron varios interesados", dijo Esteban Ercoreca, nieto del fundador, que prefirió no dar a conocer el monto que piden.

Las medialunas de Atalaya ahora tienen local en Buenos Aires: el plan para competir con Havanna

Los dueños actuales son los hijos y nietos de Manuel Ercoreca, un inmigrante vasco que luego de haberse afincado en Mar del Plata, se trasladó a Maipú. Allí abrió primero un almacén llamado Las Armas donde preparaban chorizos que les servían los camioneros. Poco tiempo después llegó el restaurante, al que bautizaron Ama Gozúa, "mamá dulce" en euskera.

Épocas de gloria

En su mejor época atendía cerca de 500 personas por mediodía que hacían un alto en el camino a la costa. En los años 90, durante los fines de semana largo se formaban colas de entre una hora y una hora y media para poder sentarse a comer.

El punto alto de la carta del restaurante era el chorizo de cerdo a la parrilla con papas fritas y huevos fritos. Sin embargo, había otros platos que los turistas pedían casi con la misma devoción, como la morcilla criolla con cebolla de verdeo, papas fritas y huevos fritos, o los ravioles de acelga caseros.

Hace poco más de un año, el parador volvió a funcionar de manera solo para la venta de chorizos frescos, para cocinar en el hogar. Fue un primer atisbo de ver el interés que podría llegar a despertar un retorno de este clásico.

"Ahora estamos con la venta del fondo de comercio. Una opción que vemos posible es no vender todo, sino encontrar un socio que pueda invertir el dinero necesario para la reapertura. También tenemos la habilitación para convertir el salón en una planta de chacinados. Queremos que la marca siga activa y se pueda desarrollar", agregó Ercoreca.

Efecto pandemia

Cuando en marzo de 2020 se decretó la cuarentena, el parador estaba funcionando normalmente. Sin embargo, la forma "artesanal" de manejar el comercio les dejó muy poco margen de maniobra a los dueños para enfrentar un cierre tan prolongado.

Finalmente, en septiembre de ese mismo año el restaurante bajó la persiana de manera permanente. Las finanzas de la sociedad, recordó Ercoreca, no estaban desordenadas, pero para reabrir el local se necesitaba una inversión muy grande.

"Los socios no tienen esa cantidad de dinero y, además, ya están grandes como para iniciar la rueda una vez más". agregó Ercoreca.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.