Encuentro de los líderes

El futuro del trabajo: los desafíos en la era del cambio y de la IA

En ese contexto, se vuelve primordial analizar tanto las nuevas necesidades que plantea la sociedad, como las de las empresas.

En esta noticia

Con los cambios que, principalmente, desde la pandemia hacia adelante se produjeron en el mundo del trabajo, en la Argentina y en el mundo, se hace cuanto menos difícil establecer certezas a mediano plazo. En ese contexto, se vuelve primordial analizar tanto las nuevas necesidades que plantea la sociedad, como las de las empresas.

"Hay algunas variables concretas: la velocidad del cambio, la irrupción de la tecnología y este año la de la inteligencia artificial. Dejar de decir que solo los humanos podemos tener una parte creativa, la co creación de trabajo con robots o desarrollo tecnológico va a ser algo cotidiano y llegó para quedarse", puntualizó Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina, Chile y Uruguay en el Encuentro de los Líderes organizado por El Cronista y la revista Apertura.

En el mismo sentido, Luis Guastini, director general y presidente de Manpower Group Argentina, señaló el cimbronazo que esta irrupción generó a nivel corporativo. 

El sector logístico y de transporte se prepara para aprovechar oportunidades

"Todas las organizaciones están acostumbradas a una lógica de implementar tecnología con procesos, procedimientos, pero con la velocidad de este cambio, el proceso se ha vuelto muy democrático, ha venido de abajo hacia arriba. Estamos tratando de entender cuáles son las aplicaciones y su impacto", expresó.

¿La inteligencia artificial generará o "quitará" empleos?

"Se estima que en algunas tareas la IA va a mejorar la productividad un 50%", aportó Guastini.

Por su parte, Ávila consideró los puntos positivos que se estudian acerca de la IA en el mundo del empleo. "Hay bibliotecas optimistas y pesimistas. Estas últimas dicen que se van a destruir millones de empleos, y las optimistas dicen que si el ser humano pudo reinventarse a las miles de revoluciones, ¿por qué no lo va a hacer una vez más? Yo comulgo con esa postura", dijo.

"¿Por qué no pensar en un futuro en el que el ser humano esté empleado tres o cuatro días?", ejemplificó al hablar de los paradigmas que se deberían repensar. "¿Para qué queremos tener más productividad si después no tenemos la capacidad económica de poder adquirirlos? Adhiero a la mirada optimista de que vamos a adquirir otras herramientas, pensar de otra manera", agregó.

El rol de los líderes en un contexto cambiante

En línea con los cambios que se produjeron en los últimos años, se incluyen los relacionados con los equipos, las formas de trabajar a diario y la importancia del rol de los líderes frente a los equipos.

"Cuando tuvimos que atravesar la pandemia el tema de habilidades de los líderes era súper recurrente", Guastini. "Hay habilidades que son comunes a los grandes líderes, no importa la época en la que estemos, que son la empatía, curiosidad, templanza (me gusta más que 'resiliencia'), la capacidad para poder coordinar distintos equipos", sostuvo. 

"Hoy los líderes están atravesadísimos por una cuestión: tenemos que cambiar, ser más ágiles, más proactivos. Pero por el otro lado, tienen que conducir equipos que también cambiaron. Una tercera parte de las personas sostiene q no se siente comprendida por sus líderes", apuntó. 

"El 50% siente que está trabajando por encima de la jornada laboral, al borde del colapso. En esa tensión, entre la gente y lo que necesita la empresa se pone en evidencia mucho más esos líderes que carecen de competencia para lidiar con esas situaciones", se explayó.

Por su parte, Ávila apuntó que, en este cambio de paradigma es fundamental el acompañamiento del sistema educativo. "Tenemos una necesidad de reformarlo, pero es una problemática mundial. El actual es el que yo viví, hace mucho tiempo, con una estructura en la que íbamos al jardín, primaria, secundaria, después a un terciaro o universitario y ahí adquiríamos un conocimiento que iba a hacernos empleables en el futuro: eso está roto", analizó.

"Tenemos que estar en permanente y continua formación hoy. Eso requiere cambios en políticas públicas a nivel educación, cambios en las personas, que los jóvenes aprendan a aprender y desaprender. Y, además, tenemos el gran desafío de que no sabemos cuáles van a ser las habilidades que necesitaremos para el trabajo de mañana", remarcó.

En cuanto a las organizaciones, consideró que este reto las interpela en cuanto a "poder unir la educación con las empresas".

El desafío de retener talentos

Otro de los puntos en los que se centró el panel Futuro del Trabajo estuvo relacionado con el rol de las compañías al momento de ubicar y retener talentos.

"Nosotros hacemos un estudio en donde todos los años evaluamos la escasez de talento y las dificultades q tienen las empresas para conseguir los que están buscando", contextualizó el líder de Manpower Argentina. "Pospandemia, hay un 80% de empresas con dificultades para conseguir, y en las tecnológicas es casi 100%", detalló.

Marcas de consumo y belleza se preparan para el 'efecto Cenicienta': qué piden para crecer en el país

Frente a esto, señaló cuáles son los comportamientos en el mundo corporativo habitualmente. "El primero es 'salgo a comprar talento afuera': ofrecer salarios más altos para quienes están trabajando para un competidor. Esto afecta la competitividad, entre otras cuestiones. La segunda opción es desarrollar talento interno: requiere una fuerte inversión de la empresa y por otro lado necesita un contexto laboral- jurídico, que hoy las empresas no encuentran. Nuestro marco regulatorio prioriza proteger el bien del contrato por tiempo indeterminado. Todo gira alrededor de la duración del tiempo que una persona que está en la empresa", opinó.

"La tercera opción es pedir prestado: buscar a empresas que tienen ese talento para que lo desarrollen internamente", agregó.

En este sentido, se introdujo posteriormente la relevancia de la diversidad a la hora de formar equipos. "Es clave, pero no porque sea bonito nombrarla, sino porque, en la medida en que tenés equipos diversos, tenés consumidores diversos", indicó Ávila. "Te permite complementación, entender más a cada uno de tus públicos, construir un equipo que genera más sentido de pertenencia. Hoy ser una compañía diversa no es menor. Llegó para quedarse y podemos decir de alguna manera que es un buen negocio", cerró.

Temas relacionados
Más noticias de Líderes

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.