Chesapeake se reconstruye con una compra de u$s 2600 millones

El pionero del fracking adquirió activos de Chief Oil & Gas menos de un año después de salir de la bancarrota

Chesapeake Energy, el pionero del fracking que fue la víctima de más alto perfil del colapso del petróleo de 2020, se está expandiendo nuevamente en el patch de shale de los Estados Unidos, menos de un año después de salir de la bancarrota.

El productor con sede en Oklahoma anunció que desembolsaría u$s 2600 millones en efectivo y acciones para comprar Chief Oil & Gas, fundada por el multimillonario de Dallas Trevor Rees-Jones y su socio, Tug Hill, en la sección del noreste de Pensilvania de la prolífica cuenca de shale Marcellus

Chesapeake dijo que también estaba vendiendo su negocio petrolero de Wyoming a Continental Resources, controlado por el multimillonario del shale Harold Hamm, por u$s 450 millones.

"En menos de un año, logramos nuestro objetivo de reenfocar y mejorar nuestra cartera en torno a nuestros activos principales", dijo Nick Dell'Osso, director ejecutivo de Chesapeake, al celebrar la captura de activos premium en el yacimiento de gas más grande de los Estados Unidos. 

Iveco invierte u$s 200 millones para la región: los planes para Argentina

"Sabemos la importancia de la escala y los activos de Chief y Tug Hill encajan como un guante con nuestra posición existente en el esquisto del noreste de Marcellus", agregó.

Los acuerdos continúan una tendencia de consolidación en el patch de shale de los Estados Unidos, donde se anunciaron transacciones por valor de u$s 66.000 millones en 2021, según la consultora Enverus, a medida que emerge un sector más eficiente y rentable de las cenizas del colapso del petróleo.

En noviembre, Chesapeake completó la compra de Vine Energy, un productor en la formación de shale de Haynesville, Luisiana, cerca de las instalaciones de exportación de gas en la costa del Golfo de los Estados Unidos. Los acuerdos reequilibran la cartera de Chesapeake hacia el gas.

"Hemos cerrado el círculo en el patch de shale a medida que Chesapeake regresa a sus raíces de gas", dijo Andrew Gillick, de Enverus, y agregó: "La consolidación continuará: a los inversores, les gustan las empresas más grandes en este mundo impulsado por la inflación".

Liliana invierte $2500 millones para ampliar planta y sumar productos

Sin embargo, Dell'Osso sostuvo que, todavía, quería mantener los activos petroleros y descartó una venta de la posición de la compañía en el campo de shale Eagle Ford, productor de líquidos en Texas. "Creemos que es valioso tener una cartera diversa que nos permita asignar capital a activos de petróleo o de gas según existan las condiciones del mercado", explicó el CEO en una entrevista. "Estamos comprometidos a estar en Eagle Ford", remarcó.

El acuerdo de Continental para comprar los activos petroleros de Wyoming se produce cuando Hamm, que posee más del 80% de la empresa, reforzó su enfoque en el petróleo estadounidense después de otra adquisición el año pasado en Wyoming y un acuerdo más reciente en Texas. 

Chesapeake dijo que usaría las ganancias de su venta de Wyoming para pagar en parte los activos de Chief. El resto provendrá del flujo de caja y de los u$s 500 millones prestados a través de la línea de crédito renovable de la compañía.

La negociación fue rápida en los últimos dos años en Marcellus, donde la falta de capacidad de gasoductos para exportar nueva producción de gas empujó a los operadores a comprar rivales en lugar de lanzar nuevas campañas de perforación. 

Comprar fracciones de propiedades en pesos y desde $ 50.000, una solución para pequeños inversores

Pero Dell'Osso sugirió que esa fase podría estar terminando, ya que las partes "centrales" más productivas de Marcellus, en el noreste de Pensilvania, estaban ahora en manos de solo tres empresas: Chesapeake, EQT y Coterra, formadas por la fusión del año pasado entre Cabot Oil & Gas y Cimarex Energy.

"Esas tres empresas. . . realmente controlarán la jugada", declaró Dell'Osso al Financial Times. "Así que creo que la posición del noreste de Pensilvania está razonablemente bien consolidada ahora".

Chesapeake se hizo famosa hace más de una década cuando encabezó la revolución del shale, acumulando una enorme posición de perforación a través de adquisiciones alimentadas con deuda que, durante un tiempo, convirtieron a la compañía en el segundo mayor productor de gas de los Estados Unidos, detrás de ExxonMobil

Pero la apuesta salió mal después de que los precios del gas natural se desplomaran, en parte, debido al aumento de la oferta de shale. Las colosales responsabilidades de Chesapeake finalmente lo llevaron a solicitar la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos en junio de 2020.

El acuerdo con Chief mostró que la empresa, ahora, podía expandir la producción mientras se mantenía disciplinada con el capital y generaba ganancias, dijo Dell'Osso. Chesapeake informó que el acuerdo generaría suficiente flujo de efectivo nuevo para pagar un aumento del 14% en el dividendo anual a partir del segundo trimestre.

Temas relacionados
Más noticias de Chesapeake

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.