Coronavirus

Vacunas, ¿tercera dosis sí o no? De Pfizer a Sputnik, qué dicen los laboratorios y los científicos

La comunidad científica dice que todavía no hay suficiente evidencia que amerite la aplicación de una tercera dosis de las vacunas contra el Covid-19. Sin embargo, varios países están empezando a administrarlas, preocupados por el avance de la variante Delta

La variante Delta del coronavirus, más contagiosa y con mayor capacidad para eludir la protección de las vacunas, está haciendo a muchos replantearse la idea de una dosis de refuerzo.

Israel fue uno de los pioneros en aplicar terceras dosis, preocupado por un nuevo brote de coronavirus que está empujando las estadísticas -la semana pasada reportó 858 casos diarios, la mayor cifra desde mayo- a pesar de que casi el 50% de la población ya está vacunada con ambas dosis de Pfizer-BioNTech.

El gobierno israelí dijo que por ahora las dosis de refuerzo estarán reservadas únicamente para las personas con problemas de inmunidad -trasplantadas o que estén atravesando un proceso de quimioterapia-, pero también están evaluando la posibilidad de extenderlo al resto de la población en el futuro.

Vacunas contra el coronavirus: de Pfizer a Sputnik, una por una cuál es la efectividad contra la variante Delta

Un estudio de efectividad ordenado por el Ministerio de Salud de Israel en base a la campaña de vacunación del país, concluyó que la vacuna de Pfizer es menos efectiva para frenar las infecciones por Delta (64% versus 95% frente a otras variantes del coronavirus), pero seguía manteniendo un alto nivel de efectividad (93%) para prevenir cuadros graves, internaciones y muertes por Covid-19.

Pfizer anunció su intención de pedirle autorización a la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) estadounidense y a la Agencia Europea de Medicamentos para comercializar una tercera dosis, que se aplicaría entre seis y 12 meses después de la segunda. Ese es el período en que comienza a declinar la protección de la vacuna, según el estudio de vida real israelí

La semana pasada, ejecutivos de la compañía se reunieron con funcionarios de la Casa Blanca para presentar su propuesta. Por ahora, sin embargo, las autoridades sanitarias estadounidenses parecen no estar convencidas de la necesidad de una tercera dosis.

En un comunicado conjunto la FDA y los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) afirmaron: "los estadounidenses que han sido completamente vacunados no necesitan una vacuna de refuerzo en este momento". Y agregaron tajantes: "Estamos preparados para las dosis de refuerzo siempre y cuando la ciencia demuestre que son necesarias".

En la misma línea, la EMA dijo días atrás: "Actualmente es demasiado pronto para confirmar si se necesitará una dosis de refuerzo para las vacunas contra el Covid-19 y cuándo, porque todavía no hay suficientes datos de las campañas de vacunación ni de los estudios en curso para comprender cuánto durará la protección de las vacunas".

Soumya Swaminathan, científica jefa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), resaltó que todavía no hay "evidencia científica" de que se necesiten a esta altura. "Es muy posible que se necesiten refuerzos después de un año o dos años, pero en este momento, después de seis meses tras la dosis primaria, no parece haber ninguna indicación", señaló. Por su parte, la OMS advirtió a los países en contra de seguir acaparando vacunas cuando todavía una buena parte de la población mundial sigue sin tener acceso a ellas.

Por la variante Delta, Israel es el primer país que comienza a aplicar la tercera dosis de Pfizer

Moderna, otra vacuna de ARN mensajero al estilo de la de Pfizer, actualmente está haciendo ensayos para evaluar la eficacia de una dosis de 50 microgramos (la mitad que una dosis común) como refuerzo, tras un esquema completo de vacunación. El CEO de Moderna, Stéphane Bancel, considera que la población de riesgo (adultos mayores y personal de salud) vacunada en enero, deberían recibir una tercera dosis para septiembre, según le dijo a Axios. El laboratorio ya cerró un contrato para producir 600 millones de dosis en una planta holandesa.

El Reino Unido está considerando aplicar una tercera dosis para adultos mayores y personas inmunocomprometidas, mientras Francia viene aplicando dosis de refuerzo para personas con problemas inmunitarios desde abril. En la región, países como Uruguay también están analizando terceras dosis.

En Chile, científicos de la Universidad Católica recomendaron una tercera dosis de refuerzo para proteger contra la variante Delta. La conclusión se desprende de un ensayo de vida real sobre personas vacunadas con Coronavac (Sinovac). La vacuna demostró tener una alta eficacia ya que seis meses después de la aplicación sólo el 3% contrajo el virus, sin embargo, el efecto neutralizante contra Delta cayó hasta cuatro veces.

Antes, el vocero de Sinovac, Liu Peicheng, le dijo a Reuters que los resultados preliminares de otro ensayo, basados en muestras de sangre, mostraban que la protección era tres veces menor.

Turquía, donde gran parte de la población fue vacunada con Sinovac, también comenzó a distribuir dosis de refuerzo entre personal médico y mayores de 50 años.

Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos ya empezaron a ofrecer dosis de refuerzo para quieres haya completado su vacunación con Sinopharm hace seis meses o más. Puede ser una tercera dosis de Sinopharm o una dosis de Pfizer. En Bahréin más de 106.000 personas ya recibieron el refuerzo.

Lambda: la nueva variante de interés que se expande por el mundo 

En abril, Gao Fu, director del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades, admitió que estaban estudiando utilizar diferentes tipos de vacunas "para el proceso de inmunización", debido a que "las vacunas actuales no tienen fuertes niveles de protección" y afirmó que se le debería prestar más atención al desarrollo de la tecnología ARNm. Más tarde, Gao aclaró fue mal interpretado y que no se había referido a las vacunas chinas específicamente sino a las vacunas en general.

La semana pasada, el medio Caixin dijo que los reguladores chinos habían completado una revisión de la vacuna de BioNTech (el socio alemán de Pfizer) que se comercializaría localmente a través de la empresa china Fosun Pharma. Según Caixin, la idea del gobierno no sería reemplazar las vacunas, sino utilizar las vacunas de ARNm como una dosis de refuerzo después de un esquema completo de vacunación.

El país también está haciendo ensayos para probar una dosis de Cansino (basada en adenovirus modificado Ad5, similar a la vacuna de Oxford-AstraZeneca) como tercera dosis después de una inmunización completa con vacunas de virus inactivado.

El Fondo Ruso de Inversión Directa dijo que le pronto ofrecería a otros productores una dosis de refuerzo de su vacuna Sputnik V, adaptada para la variante Delta.

Moscú, que atraviesa un fuerte brote de coronavirus, anunció a comienzos de julio una campaña de refuerzo con alguna de las dosis de la Sputnik V o la Sputnik light para aquellos que ya hayan recibido la segunda dosis hace seis meses.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios