GUERRA RUSIA-UCRANIA

Rusia escala su ataque sobre el este de Ucrania, mientras el impacto de la invasión se siente en la economía mundial

Las fuerzas rusas lanzaron un ataque aéreo sobre Lviv, una ciudad a sólo 60 kilómetros de la frontera con Polonia; mientras endurecen su ofensiva sobre el este del país y se prepararan para tomar Mariúpol.

Con las negociaciones de paz en un punto muerto, Rusia continúa la ofensiva sobre Ucrania. Expulsado por la resistencia ucraniana en el norte, el ejército ruso ha reorientado su ofensiva terrestre en la región del Donbás, al este del país, mientras sigue atacando otros objetivos a distancia.

Al menos siete personas murieron y otras 11 resultaron heridas en Lviv, una ciudad ubicada a sólo 60 kilómetros de la frontera con Polonia. Las tropas rusas lanzaron un ataque sobre tres depósitos (que no tendrían uso militar) y una estación de servicio, según las autoridades ucranianas.

Es la primera vez que Lviv -una de las ciudades ubicadas más al oeste del país, adonde se trasladaron la mayoría de las embajadas cuando estalló la invasión- registra muertes civiles desde el inicio de la guerra.

Guerra Rusia-Ucrania, EN VIVO, Día 54 | Putin condecoró a los soldados acusados de la matanza de civiles en Bucha

El Ministerio de Defensa ruso dijo que había atacado cientos de objetivos militares ucranianos durante la noche del domingo. Otras ciudades bombardeadas fueron Járkov, Zaporiyia, Donetsk, Dnipropetrovsk y Mykolaiv, ubicadas al sur y este de Ucrania.

Rusia está endureciendo su avance sobre el este, donde ha concentrado su ofensiva luego de un fallido intento por llegar a la capital. Mariúpol -donde se ubica el puerto más importante del este- está sitiada hace semanas, sin acceso a agua, alimentos o energía.

El Ministerio de Defensa ucraniano dijo que la situación en Mariúpol es "extremadamente difícil" pero que la ciudad todavía no había caído completamente bajo control ruso. El fin de semana, Moscú envió un ultimátum para las fuerzas y civiles ucranianos que todavía resisten en la ciudad. Según dijo el primer ministro ucraniano, Denys Shymhal, las tropas "lucharán hasta el final".

Se estima que quedan alrededor de 100.000 personas en Mariúpol, una ciudad que llegó a tener una población de 500.000 antes de la guerra. Varios civiles y tropas permanecen atrincherados en la metalúrgica Azovstal (un complejo de 11 kilómetros cuadrados sobre la costa del Mar de Azov), ahora rodeada por las tropas rusas. Las autoridades ucranianas están pidiendo con urgencia un corredor humanitario desde la planta para que puedan escapar los civiles.

Tomar Mariúpol sería un triunfo importante para los rusos, que a casi dos meses de la invasión todavía no han capturado ninguna ciudad importante. Si Mariúpol cae, Rusia podría establecer un corredor entre Crimea (anexada en 2014) y los territorios separatistas del Donbás, Donetsk y Lugansk, y podría fortalecer el control sobre el este de Ucrania

Rusia también está enviando refuerzos al este de Ucrania para renovar las operaciones ofensivas en la región, dijo un alto funcionario del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, que habló bajo condición de anonimato. Rusia ha añadido unos 11 grupos tácticos de batallones, lo que eleva el total en el país a unos 76, dijo.

Guerra Rusia - Ucrania: EE.UU. advierte que el conflicto puede extenderse hasta finales de 2022

El escenario de una guerra larga, que pueda extenderse por varios meses o incluso años, preocupa a los países. Por la invasión rusa a Ucrania, el Banco Mundial redujo su pronóstico de crecimiento global para este 2022, justo cuando la economía mundial comenzaba a recuperarse de la pandemia.

El organismo recortó de 4,1% a 3,2% el crecimiento para este año; se espera que el Fondo Monetario Internacional también revise a la baja sus proyecciones este martes.

Putin bombardea Kiev sin piedad y amenaza a EE.UU., Suecia y Finlandia, ¿es 'solo' por el hundimiento del Moskva?

El titular del Banco Mundial, David Malpass, dijo que planteará un nuevo plan de respuesta a la crisis de u$s 170.000 millones para los próximos 15 meses. El plan es la continuación de un programa de financiación para el Covid-19 y el objetivo es ayudar a los países que han recibido a los refugiados ucranianos -se estima que unas cuatro millones de personas escaparon por la guerra- y a los países afectados por la escasez de alimentos, como consecuencia de los problemas en el comercio internacional y el aumento de las materias primas.

Los comentarios de Malpass se adelantan a las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial que se llevarán a cabo esta semana en Washington, donde predominarán la seguridad alimentaria, la inflación, la deuda y el impacto de la invasión rusa de Ucrania.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.