Coronavirus

Aunque no las aprobó, Cuba ya comenzó a inmunizar a su población con las vacunas que le interesan a la Argentina

Se trata de Abdala y Soberana, fármacos que obtendrían en junio la autorización para su "uso de emergencia". El objetivo del gobierno de la isla es que todos los cubanos sean inmunizados durante 2021.

Cuba comenzó ayer la inmunización masiva contra el coronavirus en La Habana con las dos vacunas de producción local, Abdala y Soberana 02, como parte de un estudio de intervención sanitaria que prevé la participación de alrededor de 1,7 millones de ciudadanos en la capital cubana.

Se trata de los dos fármacos en los que Argentina está interesada. Por ellos la ministra de Salud, Carla Vizzotti, mantuvo conversaciones hace un mes con el embajador de Cuba en el país, Pedro Pablo Prada Quintero .

Abdala y Soberana 02 están actualmente concluyendo la fase 3 de ensayos clínicos y son las opciones más avanzadas de la industria biofarmacéutica cubana, que también desarrolla otras tres propuestas.

Para junio, las autoridades médicas cubanas prevén autorizar el "uso de emergencia y o un registro condicionado" de ambos fármacos, tras lo cual podrían avanzar con la inmunización masiva.

Cuba espera producir para agosto las dosis de vacunas contra el coronavirus que necesita para inmunizar a toda su población durante este 2021.

La confianza en la ciencia y medicina cubanas

El primero en ser inoculado con Abdala fue el marinero Rolando Peregrín, de 70 años, y sintetizó dos motivos para que el país haya comenzado a aplicar estos fármacos incluso antes de lo aprobado: la confianza en la medicina y ciencia cubanas y la compleja situación epidemiológica de la isla por la pandemia.

"La campaña de vacunación contra la Covid-19 es algo muy esperanzador en medio de la compleja situación epidemiológica que atraviesa el país. Confío mucho en las vacunas nuestras", aseguró.

En las últimas 24 horas, Cuba registró 1207 nuevos casos de coronavirus y 13 muertes, para un total de 119.375 personas infectadas y 768 decesos a causa de la enfermedad. 

QUÉ PASA EN LA HABANA

La capital cubana, con 2 millones de habitantes, se convirtió en el epicentro de la emergencia sanitaria en la isla ya que concentra más de la mitad de los casos diarios de Covid-19. A los centros de vacunación acudieron personas con 60 años o más, uno de los grupos vulnerables a los efectos del coronavirus.

Las autoridades aseguraron a medios locales que todas las condiciones están creadas para garantizar el almacenamiento de las vacunas a las temperaturas requeridas. 

En tanto, el fármaco Abdala comenzará a inocularse este viernes al sector turístico de la provincia de Matanzas, mientras los centros de vacunación de Varadero ya están preparados para inmunizar a los 5900 trabajadores turísticos, apuntó Europapress.

Como medidas para frenar la propagación del coronavirus, actualmente en La Habana está limitada la circulación nocturna, los gimnasios y centros culturales están cerrados, y se mantienen las restricciones para el baño en zonas de playa. 

El interés argentino

Carla Vizzotti, y la asesora presidencial Cecilia Nicolini, mantuvieron la semana pasada un encuentro virtual con el ministro de Salud Pública de Cuba, José Ángel Portal Miranda, y otros representantes del gobierno y del sector científico de ese país.

Durante la reunión virtual, los participantes cubanos dieron cuenta de los avances alcanzados en cuanto a la evaluación de seguridad e inmunogenicidad en el desarrollo de las vacunas Soberana y Abdala, en sus respectivas fases de ensayo.

Por ahora no hay definiciones sobre la compra ni, consecuentemente, fechas establecidas para la llegada de las dosis.

Llegaron 500.000 dosis de Sputnik V y se espera otra partida esta semana

Los prototipos cubanos se basan en inocular una proteína de la espícula del coronavirus, la parte que se une a las células que infecta, para producir una respuesta inmunológica. Soberana 2, en la que más expectativas hay depositadas, añade además un potenciador de la respuesta inmune.

Esta última es inyectable, se prevén dos dosis de aplicación, con intervalos de dos semanas entre cada una, además de un posible refuerzo. Y aporta una novedad en la materia: no necesita de congeladores para su mantenimiento, un atractivo posterior para los países pobres del mundo.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios