Washington exige más a México y su presidente va a la frontera

En tanto se acerca el plazo para que EE.UU. empiece a aplicar aranceles a productos mexicanos -el lunes próximo, desde 5%-, aumentan las presiones sobre México para detener el flujo de migrantes centroamericanos en la frontera. 

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, desafió que "México tiene que hacer más" y "emprender acciones" ante lo que volvió a calificar de "crisis humanitaria" en la frontera, y aclaró que "las conversaciones continuarán en el Departamento de Estado, tanto con un equipo de la Casa Blanca como con otro de dicha oficina". Más amenazante sonó la  la jefa de comunicaciones de la Casa Blanca, Mercedes Schlapp: "parece que nos estamos encaminando hacia los aranceles" mientras en tono conciliador, el asesor comercial Peter Navarro, del presidente Donald Trump,  reconoció que "puede que no tengan que entrar en vigor" los aranceles, porque la Casa Blanca ya ha logrado atraer "la atención de las autoridades de México" al problema migratorio. 

En todo caso, el presidente mexicano, López Obrador, irá mañana a la zona fronteriza más transitada, Tijuana, como "un acto de unidad para defender la dignidad de México y en favor de la amistad con el pueblo de Estados Unidos".

Tags relacionados
Noticias del día