Venezuela: por la crisis económica, Maduro analiza privatizar el petróleo

Representantes del gobierno venezolano habrían mantenido conversaciones con compañías de Rusia, España e Italia para permitles explotar propiedades petroleras que actualmente están bajo la órbita estatal

Ante el colapso económico y las sanciones de Donald Trump, el gobierno de Nicolás Maduro propuso ceder acciones mayoritarias y el control de su industria petrolera a las grandes corporaciones internacionales, en una movida que podría terminar con décadas de monopolio estatal.

Según reporta Bloomberg, representantes de Maduro mantuvieron conversaciones con la rusa Rosneft PJSC, la española Repsol SA y Eni SpA, de Italia. La idea es permitirle a las compañías hacerse cargo de las propiedades petroleras que están actualmente en control del gobierno venezolano y reestructurar una parte de la deuda de PDVSA a cambio de activos, según le informaron personas que están familiarizadas con las negociaciones.

Venezuela al rojo vivo: Guaidó cruza a Colombia para hablar con Pompeo

La propuesta, que podría traer algo de alivio al sector, está en sus primeras etapas y se enfrenta a grandes obstáculos. Las leyes venezolanas tendrían que ser modificadas y hay desacuerdo sobre cómo se financiarían las operaciones. Además, las sanciones de Washington –que prohíben a cualquier empresa estadounidense hacer negocios con el régimen de Maduro sin una licencia– pueden disuadir no sólo a las empresas con sede en EE.UU., sino también a las que están fuera del país.

Catalogada por muchos como la 'joya de la corona' venezolana, PDVSA,  que en algún momento llegó a producir 3.5 millones de barriles por día,  ahora bombea a un mínimo histórico de 700.000, a pesar de contar con las reservas más grandes del mundo. Sus finanzas están en ruinas: las reservas de divisas del banco central han caído a su nivel más bajo en tres décadas, mientras que las reservas de efectivo del gobierno suman menos de u$s 1000 millones.

Guaidó quiere que la UE catalogue el oro venezolano como 'oro de sangre'

Mientras tanto, PDVSA está pidiendo a las empresas nuevas inversiones. Si la propuesta sigue adelante, las compañías pedirán que se les pague con el flujo operativo y también se ha planteado la posibilidad de convertir en capital parte de la deuda de PDVSA con las empresas, le dijeron dos personas a Bloomberg.

Según Bloomberg, Maduro ha entablado conversaciones secretas con los titulares de unos u$s 60.000 millones en bonos, algunos de ellos estadounidenses, y les ofreció asociarlos con una empresa de perforación extranjera a la que se le otorgarían los derechos de los campos petrolíferos como medio para recuperar la deuda, según personas familiarizadas con el asunto.

Repsol, Eni y el Tesoro de los Estados Unidos se negaron a hacer comentarios, mientras que PDVSA y Rosneft directamente no respondieron. Varios contratistas estadounidenses, incluyendo Chevron Corp., tienen licencias temporales para operar en Venezuela. No está claro qué pasaría con esas licencias si el gobierno de Maduro decide seguir adelante con la propuesta.

Qué pasa en la Asamblea Nacional

Pero para que el Departamento del Tesoro estadounidense cambie su política, es casi seguro que quiera la aprobación del líder de la oposición, Juan Guaidó, que cuenta con el respaldo de Washington y, además, es el presidente de la Asamblea Nacional (AN), donde se deberá tratar un eventual cambio de leyes.

A comienzos de año, las fuerzas de seguridad de Maduro mantuvieron a Guaidó y otros legisladores de la oposición fuera de la AN mientras que los diputados oficialistas elegían a un nuevo jefe, Luis Parra.  Más de 100 legisladores, no obstante, se reunieron en una sesión improvisada fuera de la sede parlamentaria y volvieron a elegir a Guaidó como líder de la AN.

Según personas familiarizadas con la situación le dijeron a Bloomberg, una de las razones por las que Maduro buscó a Parra fue para facilitar la promulgación del cambio de ley requerido para la privatización de PDVSA.

Y, aunque Guaidó y la oposición están a favor de aumentar la participación e inversión extranjera en Venezuela, no quieren hacer nada que ayude a Maduro a seguir en el poder. De hecho, lo están presionando para que renuncie y permita nuevas elecciones presidenciales.

El Departamento del Tesoro de los EE.UU., por su parte, impuso  recientemente nuevas sanciones sobre funcionarios de Maduro y sobre los legisladores que impidieron la reelección de Guaidó en la AN.

Tags relacionados