Quién es y por qué huyó de Japón el ex jefe de Nissan escondido en Líbano

El destituido jefe de Nissan, Carlos Ghosn, dijo hoy que viajó al Líbano para  escapar del "fraudulento" sistema de justicia de Japón, en un  hecho que generaba cuestionamientos sobre cómo logró salir del  país uno de los ejecutivos más reconocidos del mundo. 

La abrupta huida de Ghosn marca el último giro en una saga  de un año que ha remecido a la industria automotriz global, puso  en riesgo la alianza entre Nissan Motor Co Ltd y su  principal accionista, Renault SA, un escenario  exacerbado por el fuerte escrutinio de la justicia de Japón.  
               
"Ahora estoy en el Líbano y ya no seré rehén del amañado  sistema de justicia de Japón donde me presumen culpable, la  discriminación es enorme y me niegan los derechos humanos  básicos", dijo Ghosn, de 65 años, en una declaración divulgada  el martes.  
               
"No he escapado de la justicia, he escapado de la injusticia  y la persecución política. Ahora puedo comunicarme con libertad  con los medios y estar entusiasmado con el inicio de la próxima  semana".      
           
Autoridades de Tokio han dicho previamente que el sistema no  es inhumano y que Ghosn, que enfrenta un juicio por cargos de  mala práctica financiera que él rechaza, ha sido tratado como  cualquier otro sospechoso.        
         
No estaba claro cómo es que Ghosn -que tiene ciudadanías de  Francia, Brasil y el Líbano- pudo orquestar su salida de Japón.  Estuvo bajo una estricta vigilancia de las autoridades mientras  se encontró sujeto a libertad bajo fianza y había entregado  todos sus pasaportes.                 

Según una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores  libanés, Ghosn ingresó al Líbano legalmente con un pasaporte  francés y usando una identificación libanesa con los  procedimientos de seguridad habituales.
                 
Personas cercanas al tema dijeron a Reuters que el ejecutivo  llegó a Beirut el lunes en un jet privado procedente de  Estambul.                 

Las cancillerías del Líbano y Francia dijeron que no estaban  al tanto de las circunstancias de su viaje. Las autoridades  libanesas indicaron que Ghosn no enfrentaría consecuencias  legales por la manera en que ingresó a la nación de Oriente  Medio, según reportó la agencia de noticias local NNA.                 

Las autoridades japonesas no tienen registro alguno de la  salida de Ghosn, según la cadena pública NHK.              

Si bien su arresto por cargos de malas prácticas financieras  el año pasado hizo que cayera en desgracia en Japón, Ghosn es  muy popular en el Líbano, donde multimillonarios erigieron  anuncios publicitarios que dicen "somos todos Carlos Ghosn".                 

Ghosn ha dicho que fue víctima de un complot del directorio  y que sus colegas lo "apuñalaron por la espalda",  describiéndoles como rivales egoístas que buscaban evitar lazos  más estrechos entre Nissan y Renault, la cual también presidía.  

Noticias del día