El Gobierno de Bolivia confirmó que la auditoría de la OEA será "vinculante"

El ministro de Comunicación boliviano, Manuel Canelas, confirmó que el gobierno aceptaría una segunda vuelta si se demostraran irregularidades, e instó a la oposición a formar parte de la auditoría

El ministro de Comunicación de Bolivia, Manuel Canelas, confirmó que el oficialismo se someterá a lo que concluya la auditoría que realizará la OEA junto a México, Paraguay y Perú, entre otros países. "Si se prueba el supuesto fraude y eso determina una segunda vuelta, iremos a una segunda vuelta". Canelas repitió las palabras que el presidente Evo Morales había dicho durante el fin de semana, y confirmó: "Nada más vinculante que eso".

"A la cárcel o a la presidencia del país", dijo Carlos Mesa durante una protesta en la capital bolviana.

Además, el ministro hizo referencia a las "sospechas y dudas en torno al resultado del 20 (de octubre)" por parte de ciertos sectores de la población y afirmó que: "No hay mejor salida que recurrir a un árbitro internacional que nos aclare qué tal están los votos del domingo 20". En este sentido, remarcó la necesidad de que todos los actores políticos de Bolivia actúen con responsabilidad dada la "situación de tensión en el país", y le exigió a Carlos Mesa –el rival de Morales en las últimas elecciones presidenciales– que responda con claridad si formará parte de la auditoría que el Gobierno llevará adelante junto a los delegados internaciones.

Carlos Mesa, el rival de Evo Morales

Por su parte, Mesa –que frente a una manifestación de seguidores en La Paz dijo que no se rinde y que irá "a la cárcel o a la presidencia del país"– ya le había dicho públicamente al vicepresidente Álvaro García Linera que formaría parte de la auditoría si el Gobierno "está dispuesto a no aceptar el resultado del Tribunal Supremo Electoral" y si le reconoce el "carácter vinculante" del informe. Y agregó: "No tenemos la menor duda de que una nueva elección sería lo ideal, siempre y cuando esa nueva elección no sea parte de una manipulación".

Evo Morales desafió a la Argentina, Brasil, Colombia y EE.UU. a revisar la elección y prometió ballotage si hay fraude

Mientras tanto, el enfrentamiento político entre Morales y Mesa tiene su correlato en las calles de La Paz, donde manifestantes opositores –algunos, incluso, con consignas que exigían la renuncia de Morales y nuevas elecciones– armaron barricadas. Según Reuters, policías antidisturbios tuvieron que intervenir para separar a seguidores del oficialismo y de la oposición, y también usaron gases lacrimógenos para dispersar marchas, en al menos dos puntos de la ciudad.

Tags relacionados