Coronavirus: la segunda ola en Europa está golpeando nuevamente a los ancianos

El aumento de las infecciones entre las personas mayores significa que probablemente habrá aún más hospitalizaciones y muertes en las próximas semanas, alertan las autoridades francesas.

En esta segunda ola del coronavirus en Europa, los datos de Francia, Italia, Alemania, los Países Bajos y el Reino Unido revelan que la población anciana nuevamente se está contagiando. Los positivos reportados, incluyendo en geriátricos, así como una cifra de muertes en aumento, constituyen "importantes señales de advertencia", indicó el gobierno francés.

"Tenemos una situación muy grave en marcha" vaticinó el director regional de la Organización Mundial de la Salud para Europa, Hans Kluge, quien por primera vez usó barbijo en una conferencia de prensa el jueves pasado. "Los números de septiembre deberían servir como una llamada de atención para todos nosotros."

Una persona de 75 años tiene 220 veces más probabilidades de morir de una infección de coronavirus que su nieta de 27 años, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU.

El Ministro de Salud francés, Olivier Veran, calificó de "preocupante" el aumento de pacientes de Covid-19 en cuidados intensivos y apeló directamente a los ancianos, pidiéndoles que se protejan mejor reduciendo el número de personas que ven todos los días porque son "los más frágiles ante el Covid".

El aumento de las infecciones entre las personas mayores significa que probablemente habrá aún más hospitalizaciones y muertes en las próximas semanas, indicaron las autoridades. Los enfermos suelen tardar semanas en empeorar, por eso hay un lapso antes de que las nuevas infecciones causen un cambio en las tasas de mortalidad.

Los datos de Italia apuntan en la misma dirección. La edad media de los casos diagnosticados aumentó a 41 años en la semana al 13 de septiembre, frente a los 30 años de hace unas semanas. El informe señaló que el coronavirus circula ahora "incluso entre personas de edad más avanzada".

Incluso en Alemania, que logró mantener su tasa de infecciones de siete días a un nivel bajo de unos 11,5 casos por cada 100.000 residentes -cerca de una séptima parte de la tasa de Francia-, los brotes sembrados por viajeros comenzaron a propagarse a los geriátricos.

El viernes, el presidente francés, Emmanuel Macron, evaluó que hay que encontrar la forma de proteger a los ancianos sin encerrarlos. "Sabemos que el aislamiento y la soledad son malos para los ancianos".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios