Brasil: la confianza del consumidor cayó por segundo mes consecutivo

Crece la preocupación por el impacto de la pandemia en la economía, que también se reflejó en una menor inversión extranjera en el sector productivo, a la espera de saber si habrá o no segunda ola de Covid-19.

La confianza del consumidor en Brasil cayó en noviembre por segundo mes, indicó hoy un sondeo reflejando una creciente preocupación por la pandemia del Covid-19 y su impacto en la economía, así como el inminente fin a las transferencias gubernamentales de emergencia para los más necesitados.

El índice de confianza de la Fundación Getulio Vargas (FGV)  bajó 0,7 puntos en noviembre a 81,7 puntos, el segundo declive consecutivo tras una serie de cinco alzas desde el récord mínimo de 58,2 en abril, y alejándose más del nivel prepandémico de 87,8 en febrero.

Por otra parte, la crisis a causa de la pandemia se reflejó también en la reducción de la inversión extranjera en el sector productivo de Brasil, aunque las inversiones en acciones, bonos y fondos muestran signos de reacción, según los datos difundidos por el Banco Central. En octubre, las inversiones directas destinadas al sector productivo de la economía totalizaron u$s 1800 millones frente a u$s 8200 millones en octubre de 2019.

En los 12 meses finalizados hasta octubre anterior, las inversiones directas en el país alcanzaron u$s 43.500 millones, el 2,94% del PBI brasileño. En igual período (12 meses) acumulados hasta septiembre de 2020, el indicador tuvo u$s 49.900 millones, que correspondieron al 3,29% del PBI.

Según el jefe del Departamento de Estadísticas del BC, Fernando Rocha, la incertidumbre por la duración de la crisis que generó el coronavirus provoca que los inversionistas extranjeros pospongan sus planes de inversión en Brasil. Sostuvo que la espera para que haya menor incertidumbre es conocer si habrá o no una segunda oleada de infecciones y menos contagios cuando se tenga una vacuna efectiva.

En octubre pasado, las inversiones netas de cartera en el mercado interno ascendieron a u$s 5500 millones, de los que u$s 2800 millones correspondieron a acciones y fondos de inversión, mientras que u$s 2700 millones fueron por títulos de deuda.

Durante los primeros 10 meses del año salieron del país u$s 21.600 millones en términos netos, frente a u$s 872 millones en igual período del año pasado. Según Rocha, las inversiones en acciones, fondos y bonos tuvieron la reacción más rápida a la crisis por la pandemia, con una salida de fondos a partir de febrero de 2020.  "Las inversiones de cartera reaccionan incluso más rápidamente: desde febrero hasta mayo tuvimos salidas todos los meses", recordó, y agregó que la actividad económica comenzó a mejorar de forma gradual.

Tags relacionados

Más de Internacionales

Compartí tus comentarios