ECONOM A

Brasil da por descontada la reforma previsional y lanza un plan de estímulo

El equipo de Bolsonaro elabora un paquete de medidas post nuevo sistema jubilatorio. Incluirá privatizaciones, desendeudamiento y reducción de la tasa de interés

El gobierno de Jair Bolsonaro celebra por adelantado la casi segura aprobación de la reforma previsional y ya piensan en el día después y prepara un paquete económico para intentar revertir la crisis en la que se encuentra inmerso Brasil.

El ministro Paulo Guedes avanzará sobre su agenda que apunta a reducir el intervencionismo estatal, bajar la deuda pública y estimular la actividad.

La iniciativa incluye un proyecto de ley de reforma fiscal y la aceleración del programa de privatizaciones. También acciones para estimular la demanda (como la reducción de algunos impuestos internos) y la indicación al Banco Central para que reduzca la tasa de interés.

Plantearán también nuevas reglas para obras de infraestructura, mayores facilidades para el acceso al crédito y exención impositiva para importaciones de bienes de capital y tecnología de la información.

"Después de la Seguridad Social abriremos la puerta", dijeron al diario Valor Económico desde el Ministerio de Economía, quienes revelaron que al interior del gabinete la aprobación del proyecto previsional en Comisión se festejó como si fuera un campeonato de fútbol, ya que les permitirá lanzar el "Plan Plurianual (PPA)", que también está siendo redactado por el gobierno y que será válido para el período comprendido entre 2020 y 2023.

"Brasil logró un gran paso hacia el desarrollo sustentable", dijo el secretario de Finanzas Especiales, Waldery Rodrigues, quien afirmó que ahora "la economía tiene una amplia agenda de medidas para presentar y defender".

El presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, prometió por su lado que para esta semana se llevará adelante la votación de la reforma de seguridad social en el plenario de la Cámara. Si esto se materializa, la visión en el gobierno es que habrá una reducción significativa en el nivel de incertidumbre en la economía y que se allanará el terreno para la reanudación del crecimiento.

Los estímulos, de todas formas, no consideran la inversión pública. Por el contrario, proyectan nuevos recortes en el gasto debido a la desaceleración de la economía.

Tags relacionados