TRAS 32 AÑOS DE AUSENCIA, REINICIAN SU FABRICACIÓN EN EL PA S

Vuelven los ‘Rasti’, un clásico entre los juguetes

La empresa argentina Dimare encontró la matricería de los legendarios ladrillitos de encastre en Brasil. En breve, los lanzará al mercado, adaptados al gusto actual

Ciertas marcas que tuvieron su momento de esplendor durante la infancia de quienes ya festejaron más de 30 cumpleaños quedaron marcadas a fuego en la memoria, pese a haber desaparecido del mercado en distintos períodos de tiempo y por diferentes lapsos. Los botines Fulvence, las zapatillas Le Coq Sportif, Flecha, Pony y Pampero o marcas de indumentaria como Hendy, John L. Cook, Osh Kosh, además de helados La Montevideana o los productos lácteos La Vascongada forman parte de ese pelotón de etiquetas que, pese a una ausencia temporal, volvieron en los últimos años para recuperar su mercado perdido.

Ahora le llegó el turno a Rasti, los ladrillitos de encastre que tuvieron tanto éxito en su momento que su nombre pasó a convertirse en un genérico para definir a esos juguetes. Aunque dejaron de fabricarse hace 32 años, casi nadie de más de 30 puede decir que no construyó con Rastis desde aviones y camiones hasta casas. Otros podrán hablar de Mis Ladrillos y los más jóvenes de Lego.

La empresa familiar Dimare volverá a fabricarlos en su planta de 4.000 metros cuadrados ubicada en el límite de los barrios porteños de Villa Lugano y Mataderos, donde ya producen otro juego con sistemas de bloques con la marca Blocky.

El dueño de la firma, Antonio Dimare, estuvo buscando, junto a sus hijos, la matricería de este juego en Brasil.

“Tras tres generaciones sin Rasti, descubrimos, luego de una intensa investigación de cinco años, que las matrices se encontraban en una fábrica de instrumentos musicales, en Blumenau, estado de Santa Catarina, en Brasil. Y hace dos años, junto a mi padre y hermanos, comenzamos la operación rescate, la cual estaba celosamente custodiada en uno de los depósitos de la empresa Hering , explicó Daniel Dimare, uno de los hijos de Antonio y director de Marketing y Comunicación Institucional de la empresa.

Los Rasti eran fabricados por la empresa Knittax, de la familia de origen alemán Müller, en los ’60 y ’70. De hecho, su nombre proviene de la palabra germana rasten, que significa “afirmar, asentar dando solidez, estabilidad y firmeza .

El directivo señaló que la empresa comenzó a trabajar junto a jóvenes diseñadores “comprometidos con la ideología Rasti , que en su infancia jugaron con estos bloques.

“Esto nos asegura que la producción será protegida por quienes sentimos el orgullo de haber recuperado un producto emblemático de la industria nacional, que continuará acompañando, como en otras épocas, a varias generaciones de futuros técnicos e industriales , agregó Dimare. La firma va a desarrollar una nueva matricería de piezas modernas para distintas prestaciones, para generar un Rasti adaptado al “siglo XXI , aclaró.

La empresa familiar inició sus actividades en 1965. Actualmente, tiene varias líneas de producción propia: Princesitas (cosmética infantil), Bimbi (línea bebé) y Dimare Estudio (artículos escolares) que exporta a Chile, Brasil, Uruguay, Costa Rica, Bolivia y Paraguay. Además, fabrica productos bajo licencia de la marca Molto de España.