Bajar la temperatura

Helado casero de frutilla y duraznos: cómo preparar el postre ideal para los meses cálidos que todos amarán

El helado casero es una excelente opción para disfrutar de un postre saludable y delicioso durante los meses cálidos.

En esta noticia

Con la llegada de la primavera y el verano, nada mejor que un postre refrescante y natural. El helado casero de frutilla y duraznos no solo es delicioso, sino también sencillo de preparar. Este helado combina lo mejor de dos frutas jugosas y frescas, ideal para cualquier momento del día.

Ingredientes para la base de frutilla:

  • 300 gramos de frutillas frescas
  • 140 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita de jugo de limón
  • 200 gramos de crema de leche

Ingredientes para la base de durazno:

  • 500 gramos de duraznos (pueden ser frescos o en almíbar)
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1 taza de leche
  • 2 claras de huevo

Magdalenas españolas: la clásica receta para un rico desayuno, fácil y rápido

Leche asada: la receta de la abuela que nunca falla para sorprender a toda la familia, fácil y rápido

Ingredientes adicionales:

  • 1 cucharadita de almidón de maíz (para la base de frutilla)
  • 30 gramos de leche en polvo (opcional para la base de frutilla)
  • Hojas de menta (opcional, para decorar)
  • Ralladura de limón (opcional, para decorar)

Estos ingredientes asegurarán que tu helado tenga una textura cremosa y un sabor delicioso, ideal para los días cálidos de primavera y verano.

Helado casero de frutilla y duraznos: cómo preparar el postre ideal para los meses cálidos que todos amarán. (Imagen: archivo)

Receta de helado casero: preparación de la base de frutillas

Para comenzar, es esencial tener frutillas frescas y en buen estado. Lava las frutillas, quítales el cabito y córtalas en trozos pequeños. Luego, colócalas en una olla junto con azúcar y un poco de jugo de limón. 

Cocina a fuego medio, removiendo constantemente hasta que las frutillas se conviertan en una especie de mermelada. Deja enfriar la mezcla antes de proceder al siguiente paso.

Una vez que la mezcla esté fría, bate la crema de leche hasta que esté a punto de nieve. Incorpora las frutillas cocidas con movimientos envolventes para no perder el aire de la crema. 

Vierte la mezcla en un recipiente apto para congelador y deja reposar por al menos cuatro horas, removiendo cada cierto tiempo para evitar la formación de cristales de hielo.

El clásico postre de las abuelas que enamora a todos: flan de calabaza, fácil y rápido

Tarta de ricota en freidora de aire: la receta mejor guardada de las abuelas en su versión más fácil

Receta de helado casero: añadiendo los duraznos

Mientras la mezcla de frutilla se enfría, puedes preparar la base de duraznos. Lava, pela y corta los duraznos en trozos pequeños. Si prefieres un sabor más intenso, puedes usar duraznos en almíbar. 

Coloca los duraznos en una licuadora junto con un poco de azúcar y licúa hasta obtener una mezcla suave. En un bol aparte, bate las claras de huevo a punto de nieve y luego incorpora los duraznos licuados, mezclando suavemente.

Para integrar ambas bases, saca el helado de frutilla del congelador y añade la mezcla de duraznos, removiendo con cuidado. Vuelve a congelar por unas dos horas más, asegurándote de remover ocasionalmente para mantener la textura cremosa.

Helado casero de frutilla y duraznos: cómo preparar el postre ideal para los meses cálidos que todos amarán. (Imagen: archivo)

Consejos y trucos para un helado perfecto

Es importante asegurarse de que las frutas estén en su punto óptimo de maduración para obtener un sabor dulce y natural. Si prefieres un helado menos dulce, puedes reducir la cantidad de azúcar o utilizar edulcorantes naturales. Además, para un toque especial, puedes añadir unas hojas de menta o un poco de ralladura de limón a la mezcla antes de congelar.

Para servir, saca el helado del congelador unos minutos antes para que se ablande un poco y sea más fácil de servir. Puedes decorar con trozos de fruta fresca o unas galletas trituradas para darle un toque crujiente.

Preparar helado casero de frutilla y duraznos es una manera sencilla y deliciosa de disfrutar de un postre refrescante durante los meses cálidos. Con estos pasos y consejos, lograrás un helado cremoso y lleno de sabor que encantará a todos.

Temas relacionados
Más noticias de Recetas