INFLACIÓN

Precios congelados: los mayoristas se quieren sumar, pero temen por los márgenes de ganancia

Todavía no hay precisiones respecto de cómo se manejará la estructura de precios ni en las compras por parte de los grandes centros comerciales, ni de estos últimos a los pequeños comercios, y temen que se reduzca más la rentabilidad.

Los supermercados mayoristas se comprometieron luego de una reunión con el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, a participar del programa de venta de productos a precios congelados, con lo que el Gobierno aspira a que esta mercadería también esté disponible en almacenes y comercios de proximidad.

"Tenemos la intención y las ganas de colaborar. El sector siempre está dispuesto a acercar soluciones. Vamos a intentar que se pueda controlar todo y estar alineados", dijeron a El Cronista desde una de las cadenas mayoristas que participó del encuentro.

Sin embargo, lo que todavía no queda claro es cómo se implementará este acuerdo desde lo que tiene que ver con los precios.

Es que los 1432 productos que hoy se encuentran en el listado oficial deben respetar un precio de venta hasta el 7 de enero próximo, por lo que la gran incógnita en este sentido pasa por saber cómo se manejará este punto tan delicado.

"Todavía no se habló del tema pero sin dudas deberemos hacerlo ya que se trata de algo central. Por ahora lo importante fue que todos pusiéramos nuestro compromiso sobre la mesa", explicaron desde el sector.

El factor de conflicto en este sentido está puesto en la rentabilidad de cada uno de los integrantes de la cadena.

Los almacenes que se abastecen en los mayoristas deberán luego comercializar la mercadería a precios congelados.

Pero para que esto ocurra, los mayoristas deberían venderles los productos, como mínimo, a un valor idéntico al que marca el programa oficial, con lo que no obtendrían ganancia económica, más allá de que tendrían la posibilidad de colaborar con la iniciativa de la Secretaría de Comercio Interior.

Yendo para atrás en la cadena, lo mismo ocurriría con los propios mayoristas y las alimenticias, proveedores de estos grandes centros de venta.

Todavía no se estableció cuál será el valor al que le deberán comprar a los fabricantes de alimentos. En este caso, para que puedan bajar su valor de venta a las pequeñas bocas de expendio, las alimenticias también deberían reducir sus pretensiones, algo que no parecieran estar dispuestas a hacer por el momento.

Para Feletti nadie quiere perderse el "boom de consumo" que habrá hacia fin de año

La otra opción es que quien corra con esa baja en la rentabilidad sean los mayoristas, comprando al valor oficial de las alimenticias, pero vendiendo al precio que marca la medida oficial.

Esto llevaría a que los mayoristas se queden con una de las partes más duras de todo este proceso de intento de lucha contra la inflación que pretende llevar adelante el Gobierno.

"La intención del Gobierno es buena y estaría equiparando a los almacenes con las grandes cadenas de supermercados en cuanto a precios. Pero el costo que esto tendría para nosotros es importante. Sin dudas habrá que seguir trabajando", dijo la fuente consultada.

Por el momento nada de esto está establecido, aunque se espera para los próximos días algunas reuniones para intentar definir estos aspectos, que serán centrales para que los productos que forman parte del programa precios congelados llegue a más gente, tal como pretende el Gobierno.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios