Una asociación entre la intensidad de uso de efectivo y la actividad de la construcción

La evolución de los sistemas de pago es el resultado de innovaciones que buscan satisfacer la demanda de mecanismos más eficientes de interacción entre los agentes económicos. A nivel global, una gran proporción de transacciones se realizan aún en efectivo, siendo motivo de debate cuales serían sus principales causas.

Uno de los objetivos del BCRA consiste en incentivar la utilización masiva de medios de pago electrónicos y facilitar su acceso a la población como elemento esencial para la inclusión financiera1. A fin de diseñar las políticas y medidas adecuadas para facilitar y fomentar el uso de medios electrónicos de pago, es importante entender los determinantes detrás de la utilización de efectivo en Argentina. A continuación, estudiamos la relación entre la intensidad de uso de efectivo en la economía y la actividad de la construcción.

Como es de esperar, por motivos transaccionales existe una relación positiva entre la cantidad de billetes y monedas en poder del público en términos reales y el tamaño de la economía. Sin embargo, la intensidad de la utilización de billetes y monedas en relación al tamaño de la economía2 no es estable. Encontramos que dicha intensidad puede ser en parte explicada por la evolución relativa de la actividad de la construcción respecto al total de la economía3. Esto podría sugerir que diferentes actividades económicas tienen distinta intensidad de uso de efectivo (ver Gráfico 1).

A fin de analizar si las series están correlacionadas, es importante saber si ello no responde a la existencia de tendencia común. Por ello, extraemos la tendencia lineal de ambas series y regresamos los componentes cíclicos de ambas series. Durante el período 2004-2016, la correlación entre ambas variables es positiva, a excepción del período 2011-2015. En los períodos pre-restricciones (ene-04 a oct-11) y post-restricciones (dic-15 a jul-17), la correlación es positiva. En contraste, durante la vigencia de las restricciones cambiarias, la demanda de efectivo dio un salto importante, tornando la relación entre ambas variables negativa (ver Tabla 1).

Para testear esta relación, realizamos un análisis de regresión entre ambas variables. Además, añadimos una variable dummy para el período del cepo que mejora el ajuste de la estimación. Los resultados sugieren que la evolución relativa de la construcción a la actividad agregada tiene signo positivo y es estadísticamente significativa para explicar el comportamiento de la intensidad del uso de efectivo.

En el período post-cepo la relación entre estas variables es significativa, siendo el crecimiento de la construcción (relativo a la actividad económica) uno de los factores que podría explicar la suba de la intensidad del uso de efectivo durante 2016 y 2017.

Tags relacionados

Más de Columnistas