U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Las tres opciones económicas del presidente Macri

Las tres opciones económicas del presidente Macri

Frente al cambio de escenario financiero que Argentina está atravesando, vale la pena establecer cuáles son los posibles caminos que la realidad puede tomar. Básicamente, en teoría, dos son las posibilidades iniciales. Una, que con o sin acuerdo con el FMI las autoridades se empeñen en mantener la tasa de inflación en los actuales guarismos y por lo tanto se decidan a vender todos los dólares que haga falta para frenar la compra de divisas por parte de empresas y particulares. Al mismo tiempo, en este primer camino, las tasas de interés deberían subir todo lo que fuera necesario para ayudar a que las ventas del Banco Central sean lo menos abultadas posibles dentro de las grandes magnitudes que serían de predecir.

El segundo camino, es tirar la toalla con el dólar y sincerar la tasa de inflación que debe adecuarse, hacia arriba, a fin de ser compatible con la abultada situación de déficit fiscal y de balanza de pagos. Ello permitiría mantener las tasas reales de interés en niveles neutros.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ambos caminos? El primer camino, el de reforzar la actual postura de venta de dólares y suba de tasas de interés conlleva un inevitable correlato de caída en recesión. No es posible pensar que institucionalizar el retraso cambiario como algo buscado y producir el corte de numerosas líneas de crédito comerciales e hipotecarias puede conducir a una salida expansiva de la economía. Todo lo contrario. Las autoridades, sobre todo con un acuerdo del FMI, podrían salir triunfantes con esta alternativa. Pero se trataría de una victoria pírrica en la que el nivel de actividad queda tan deprimido y la situación financiera tan endeble que la inflación seguiría controlada por la caída en el nivel de actividad y el desempleo y la pobreza no tendrían otra posibilidad que aumentar.

El segundo camino en cambio, el de dejar que el dólar flote verdaderamente, permitiría una importante licuación de deudas en el sistema financiero, pero muy por sobre este factor, implicaría una recomposición en el tipo de cambio real lo que implicaría que numerosos sectores podrían recuperar rentabilidad y salir del actual ahogo financiero en el que viven al no poder exportar. El costo en términos inflacionarios de esta posibilidad obviamente sería notable. Habría que sincerar la tasa de inflación que en los actuales 25% anual puede parecer muy alta, pero en realidad está poco menos que maniatada porque toda la enorme cantidad de dólares y pesos que el Estado toma en forma de deuda en los mercados financieros implica en el fondo una postergación de inflación presente hacia el futuro. En esta salida es posible achicar la toma de esa deuda, parte de la cual la de pesos - se licuaría notablemente y la de dólares aumentaría a menor ritmo, dado que se sacrifica la política antiinflacionaria, lo que permitiría un aumento en el ritmo de emisión monetaria y devaluatorio.

Las ventajas y desventajas de ambos caminos quedan claros entonces. Se trata de decidir si hay que endurecer la actual política al costo de "planchar" la economía junto al dólar, o si hay que "salvar la ropa" lo más posible con el nivel de actividad y soportar el mal trago de saber que la tasa de inflación de 25% anual era en realidad una tasa de inflación baja y subvaluada para lo que en realidad es el estado de la economía y del fisco en Argentina.

Probablemente, con suerte, se llegue a advertir que el mejor de los caminos es un intermedio entre ambos: no tiene sentido efectuar ventas para "clavar" el dólar en un país en el que siempre se dijo que el dólar era flotante aún a costa de dejar que trepe la inflación, teniendo en cuenta la gravedad de los déficits. Pero tampoco luce lógico dejar que el tipo de cambio se mueva a su exclusivo capricho y que la fuga de capitales se incremente más allá de toda lógica. La salida pasaría entonces por dejar que el tipo de cambio real comience un natural proceso de normalización, y la tasa de inflación un no menos natural proceso de sinceramiento si el ritmo de tales adecuaciones no es vertiginoso.

O sea, el Banco Central podría vender dólares en el mercado financiero sin encapricharse en mantener una cotización determinada sino por lo contrario, efectuar un mero cálculo de cuantos dólares va a vender por día, por semana o por mes y dejar que sea el mercado el que en última instancia maneje el precio de la divisa. Es probable también, que este tercer camino sea el más aceptable para el FMI que en el actual contexto mundial de flotación entre monedas probablemente se oponga a un tipo de cambio fijo, pero tampoco va a desear que un país bajo el paraguas de un acuerdo no utilice las reservas en caso de que esto resulte necesario. De todas maneras, es necesario recordar que un acuerdo con el FMI no garantiza per se una gran dosis de estabilidad. Quien lo dude puede repasar la historia de los fallidos acuerdos con el FMI de las eras de Alfonsín y De la Rúa.

El precio de este moderado tercer camino entonces, caracterizado por ventas de reservas del BCRA y un dólar en alza en mayor o menor medida el más potable de todos es el desencanto. Los economistas que desde la función pública se habían "enamorado" del actual esquema, al igual que los políticos oficialistas, deberían arriar sus principales banderas económicas y llamarse a silencio y buena parte de los votantes del oficialismo podrían en buena medida sentirse traicionados. Es muy posible que ello pudiera ocurrir. Pero es necesario pensar que las otras dos opciones llevan o bien a una recesión virulenta o bien a una espiralización de las tasas de devaluación e inflación innecesariamente. "La política es el arte de lo posible" reza un viejo dogma. Precisamente es hora de que la política haciendo caso de ese refrán ponga un freno a las posiciones más ultramontanas, que van a surgir en poco tiempo, en cuanto el tema del acuerdo con el FMI deje de ser novedad.

Más notas de tu interés

Comentarios15
Alberto Oliver
Alberto Oliver 10/05/2018 08:54:02

¿El título no decía "3 opciones económicas"?

Roberto Farias
Roberto Farias 10/05/2018 05:44:27

LAS DOS OPCIONES INTERVENIR EL TIPO DE CAMBIO Y DESPUÉS DE FUNDIR A VS HDP COMPRAR EL DOLAR BARATO,,LA SEGUNDA OPCIÓN ES LA BARITA MÁGICA DE HARRY POTTER

Adolfo Martin
Adolfo Martin 10/05/2018 05:34:52

Y el déficit ? Vamos a seguir gastando 12 teniendo 9 por el resto de la eternidad? emisión o préstamo? me parece que ya es hora de actuar con un poquito mas de contundencia con el gasto...

Carlos Erefik
Carlos Erefik 10/05/2018 01:09:25

¡Qué fácil resulta dar aspirinas para bajar la fiebre ! ¿Por qué no nos receta algo para curar la enfermedad...no se atreve?

Ricardo Aran
Ricardo Aran 10/05/2018 09:58:49

Analisis correcto, pero que pasa con las lebacs, son 60 millones de dolares. A grandes rasgos licuas las del 15 con un dolar a 30, pero y el resto. O es mejor emitir un bono en dolares con garantia del fondo

Nicolás LISO FABBRI
Nicolás LISO FABBRI 10/05/2018 09:50:47

Excelente nota!. Habrá que esperar unas semanas, cuando baje la espuma del FMI y la volatilidad...

Carlos Llorian
Carlos Llorian 10/05/2018 12:32:00

PERO NO LADRONES !!!

Juan Miguel Valenti
Juan Miguel Valenti 10/05/2018 09:20:09

No queda otra q dejar q el dola se valla porq si no en un mes nos dejan sin un solo dolar o de lo contrario hacer un bono antes del martes !!!!

Adrian la monica
Adrian la monica 10/05/2018 08:50:08

EL MACRISMO SIEMPRE CON INUTILES IRRESPONSABLES, HACIENDO Q PAGUE LA CLASE MEDIA ,LA IMPERICIA DE SUS MINISTROS VAGOS Y HARAGANES.

Nico Ruiz
Nico Ruiz 10/05/2018 09:45:25

El Macrismo está tratando de arreglar el pais desbastado que nos dejó el Kirchnerismo, lleno de corrupción, inflación, delincuencia, inflación contenida y el Banco Central vacio. Llamate al silencio, kukaracha.

seba magno
seba magno 10/05/2018 08:41:09

MM 2019

Diego Perez
Diego Perez 10/05/2018 09:06:58

LPQTP

LA SALIDA MAS FACIL ES HACER UN PLAN BONEX CON LAS LEBAC. COMPULSIVO A 20 O 30 AÑOS COMO EL DEL AÑO 1989.

Carlos Erefik
Carlos Erefik 10/05/2018 01:13:20

Sos un genio Osvaldito !

Ver todos los comentarios