Desiree de Ridder en Calvaresi: armar a los animales

La última exhibición de la artista, donde muestra esculturas de animales que portan armas, es una reivindicación ecológica desde el arte con una exquisita ejecución de las piezas. 

Desiree de Ridder en Calvaresi: armar a los animales

El segundo piso de la galería Calvaresi, ubicada a metros de la Plaza Dorrego en el barrio porteño de San Telmo, está tomado. Un conjunto de animales de cerámica observan al espectador apenas sube la escalera del lugar. Portan escopetas con las que defienden un fuerte donde descansan un yaguareté y un cóndor.

“El grito de alarma esperan”, de la artista Desirée De Ridder, es una reivindicación ecológica desde el arte con una exquisita ejecución de las piezas a cargo de la experimentada escultora. El material empleado, la cerámica, es, como sostiene la joven curadora Elena Tavelli, “una decisión conceptual de armas tomar”. Desde tiempos ancestrales la arcilla ha sido la materia con la que el hombre ha creado. Fuerte y maleable al mismo tiempo, sus características son trasladables a la actitud de los seres humanos para con la naturaleza.

La exhibición se divide en dos partes: por un lado, los animales en cerámica esmaltada pintados en colores vivos y plenos; por el otro, una serie de piezas amorfas con apenas referencias a partes del cuerpo humano. De Ridder invierte la ecuación al hacer adoptar a los animales una actitud cazadora, amenazante, mientras los seres humanos son representados como partes mutiladas.  

“Esta defensa no es agresiva,  sino una protesta estética”, explica Tavelli. Un zorro, una liebre, un ciervo y hasta una paloma de la paz custodian el fuerte donde descansa el yaguareté, una de las principales especies en extinción de Argentina. Bello y amenazante, las piezas de De Ridder merecen ser vistas.

“El grito de alarma esperan” de Desiree De Ridder se puede ver en Galería Calvaresi, Defensa 1136, hasta el 5 de mayo.