Ganancias y Bienes Personales: cómo aplicar mejor las deducciones y exenciones tras los últimos cambios

Entrevista con Javier Sabin, Socio Especialista de Impuestos de Personas Físicas en EY Argentina. Cuáles son las variantes que aún no aplican muchos empleadores.

El impacto de los impuestos en el patrimonio de las personas y las empresas es siempre un tema de debate en la Argentina, especialmente en tiempos de inflación y devaluación de la moneda. También es importante conocer a fondo cómo manejarse frente a los cambios que se aplican en las reglamentaciones y las posibilidades de deducciones y exenciones que se abren, especialmente en dos tributos: Ganancias y Bienes Personales.

"Siempre es de interés general el impacto de los impuestos en nuestras vidas. No solo en Argentina, también en la región y en todo el mundo", señala en una charla en video el especialista Javier Sabin, Socio de Impuestos de Personas Físicas, Derecho Laboral y Liquidación de Sueldos en EY Argentina.

En la conversación, Sabin brindó las claves para tener en cuenta a la hora de evaluar el modo en que tanto empleadores como trabajadores están aplicando las posibles desgravaciones. También, comentó cuál es alcance en Bienes Personales para los ahorros en billetes físicos, así como el impacto para los inmuebles utilizados como vivienda única o familiar.

Los cambios en Ganancias

El especialista de EY Argentina detalló por ejemplo que "la última modificación aplicada a la Ley de Impuesto a las Ganancias, que tuvo lugar en abril, incorporó una serie exenciones que al día de hoy muchos empleadores aún no han terminado de asimilar en su políticas de compensaciones".

Es el caso de los bonos por productividad, para aquellos trabajadores que ganan hasta 300 mil pesos mensuales. Con un determinado tope, aproximadamente de 67 mil pesos por año, pueden llegar a encontrarse exentos del impuesto si se cumplen una serie de requisitos enumerados por Sabin. Por ejemplo, que se compruebe que el bono no suplanta el pago de horas extras.

Además mencionó qué ocurre con gastos para empleado que son pagados por el empleador, como el pago de cursos o posgrados de especialización que se encuentren vinculados con la actividad de la compañía.

Desde el punto de vista del empleado, Sabin recordó cuáles son las deducciones generales que se pueden presentar a través del Formulario 572 de la AFIP, como el pago del alquiler con destino a casa habitación o los seguros de retiro y de vida.

Bienes Personales, con más contribuyentes

El entrevistado respondió también a la pregunta de por qué razón cada vez más contribuyentes se ven afectados al tributo de Bienes Personales, el impuesto que grava el patrimonio al 31 de diciembre de cada año.

Sabin explicó que la inflación y la devaluación tienen su impacto en los mínimos no imponibles. "El mínimo exento es de 2 millones de pesos, un poco menos de 20 mil dólares al cambio actual, por lo cual a partir de las devaluaciones e inflación cada año se incorporan más contribuyentes", remarcó.

De todos modos, aclaró que existe la exención de 18 millones de pesos para el caso de "la casa habitación, el inmueble que se valúa en pesos conforme al valor de escritura comparado con la valuación fiscal, por lo cual en general el inmueble habitación suele quedar fuera del gravamen".

Billetes en el sistema financiero

Finalmente, el analista de EY recordó que a partir de las últimas modificaciones en el impuesto a los Bienes Personales, la tenencia de dinero en el sistema financiero reconoce también algunas exenciones. Es el caso de determinadas inversiones en que cotizan en Bolsa argentina, o los depósitos las cajas de ahorros en pesos o en dólares, los plazos fijos en instituciones bancarias oficialmente reconocidas por el Banco Central y las Obligaciones Negociables nominadas en moneda nacional. "Las acciones argentinas y títulos argentinos per se no pagan el impuesto", aclaró Sabin.


Accedé a toda la información sobre Impuestos y Outsourcing de Nóminas.


Tags relacionados